First of all, a few warnings:

1: Major spoilers ahead. Be careful

2:English is not my native language. There may be gramatical mistakes. Sorry. I decided to do it in english because i played it in english

3: In my text, sans and papyrus have their fonts. WordPress won’t allow that. I’m sorry too.

 

 

Long ago, two races ruled over earth: Humans and Monsters. One day, war broke out between the two races. After a long battle, the humans were victorious. They sealed the monsters underground with a magic spell. Many years later…

Mt Ebott. 201X

Legends say that those who climb the mountain never return.

Frisk climbed it and fell down. Frisk was disoriented. It was something new. It was different. You KNEW it. Some ruins were in the distance and looked like somebody might be there, so you decided to walked to them.

Suddenly, a little flower sprouted from the ground. The flower had a smiling face and began talking.

-Howdey. I’m Flowey. Flowey the flower! Hmmm… You’re new to the Underground, arent’ cha?

You told Asriel to shut up. The expression on the flower’s face changed.

-What did you just called me? How do you know? Well, I suppose you’re not new to the Underground, right? I’m sure you know about the SAVE, right? Well then, what will you do this time?

You saw Toriel coming in the background. You asked her to stop. You explain to her that flowey is Asriel. She looks shocked, but gets closer to flowey and hugs it. Toriel is crying. You ask both of them to follow you to snowding. All the puzzles on the way are already solved. You don’t find anybody on your way there. Once you arrive at snowdin, everybody is there. Asgorel, Undyne, Alphys, Sans, Papyrus, Napstablook, Snowdrake… It like they already knew to gather there. You know this is not supposed to happen.

You tell everybody that flowey is Asriel. Everybody is shocked. Asgore walks slowly towards flowey. He hugs it silently. Sans looks worried. You ask him what’s wrong.

-I don’t know kiddo. It’s just that something feels… off. Like there was something missing. And at the same time, like there’s something more. It’s weird.

You tell everybody that you’ll save Asriel. That you will return him to his usual form. That he will be able to age again. But that the price will be high.

Everyone gets trapped in some sort of vines. Nothing happens. Yet. Flowey looks surprised.

-What the hell is going on? I’m actually confused.

And Frisk replied:

-Don’t you get it? You’re not in control. This isn’t what it usually is. YOU know it. That’s what you felt, Sans. This time, we’re not in control. Nobody can be. It’s all already set.

Flowey was starting to realize what was going on. It was desperate.

-YOU. YOU can stop this. Please. I don’t like where this is going.

-But you already know the answer, flowey. Don’t you. Sans already told me. Or maybe he didn’t. It’s all a bit confusing. But Sans knows that this will happen. How did you said it? “Just because you can” Or something like that.

One after another, every monster started turning into dust. All of their souls started getting together. Alphys was extremely surprised.

-This… this should not happen. Monster souls can’t exist outside of the body. How can this happen?

More and more monsters were turning into dust. One after another. Froggit. Shyren, Lesser dog, Muffet…And then, it stopped until only Toriel, Asgore, Sans, Papyrus, Undyne and Alphys remained alive.

-Why did it stopped?-Asked flowey.

-It’s a last chance. Just in case. It will continue now.

As Frisk was saying this, Alphys turned into dust. Undyne raged.

-I’M GOING TO KILL YOU SO HARD IT WILL HURT YOUR ANCESTORS.

Frisk had a resignated face.

-I’m sorry Undyne, but there’s nothing I can do to stop this. If it was up to me, i’d save everybody. I already did. Probably. But i’m powerless now. Nothing can stop what’s happening. Nothing can save you. Not even your determination.

And as soon as Frisk said those words, Undyne vanished into dust. Frisk then walket to Asgore and Toriel. They knew what was going to happen.

-Goodbye, my son.

And then, dust.

Frisk approached Papyrus.

-Don’t you dare…-Said sans.

-I don’t know, brother. I think he doesn’t mean bad. Maybe we can convince him to stop what he is doing.

-I’m sorry, Papyrus. But it’s not me who you have to convince.

And then, Papyrus vanished to dust.

-Come on, Sans. Use your power. You can see further than most of the other monsters. You know what’s going on. You know I can’t stop it. I wish I could but… Don’t worry. Everything will be fine in the end.

Sans’ eye glowed bright blue, as he looked at the timeline. And he understood.

-So, it’s already decided. Hey, YOU. I hope you know what you’re doing. If you don’t, you’ll regret it.

And Sans too became dust. Now, all the monster souls were one. A tiny, white blob separated from the big mess all the monsters souls had become. It was everyone’s impression of Asriel. What every monster perceived him to be. It was not everything, but it almost was. And that part of everybody went to flowey and fused with him. His body flashed. And when the flash vanished, there he was. Asriel, as a kid again. Fully complete. Forever. But alone. Asriel started sobbing.

-Why? Why did this happen? I didn’t want anybody to be hurt. And now…

-I know. But it’s not your fault. Nor is mine. It’s YOUR fault. YOU know who you are. YOU think you can play with our lives. Well, you actually can. But think. Should you? Look at what happened because YOU wanted. Everybody died. And there’s only one way to solve this. YOU should know what to do. In the end, reality is nothing more but the addition of different perceptions of it. You can’t change your perception of our reality, but you can change ours. And we can change your. Please

Help us.

Espada de piedra

Publicado: 21/12/2015 en Elementum: Candela

Toda esta investigación me vino muy bien bastante pronto. Tuve otra misión en que tenía que ir a un sitio a encontrarme con alguien. Y de nuevo, era un asesino. Esta vez, estaba preparada para luchar contra él. Llevaba mi pistola y tenía más conocimiento.

Y por supuesto, todo se fue al garete más rápido de lo que tenía planeado. Este tipo llevaba una espada. Era un experto usándola. Y además, llevaba chaleco y máscara antibalas protegidos contra los poderes. Iba muy rápido. No era fácil seguirlo. Traté de luchar con espada contra él, con una espada de hielo. Y resultó que su espada también estaba protegida contra el hielo. Si no llego a tener buenos reflejos, me habría hecho un buen corte con su espada. Mientras pensaba en posibles soluciones, fui retrocediendo hasta tocar la pared.

Y por fin se me ocurrió una idea. La protección era contra los poderes de los elementales. Por lo tanto, si lo que golpeaba no había sido creado o manipulado por el poder de algún elemental, en ese caso tenía que poder golpear sin problemas. No tenía encima un cuchillo esta vez, pero por suerte, sí que tenía una idea. Cogí un trozo de suelo y lo convertí en lava casi todo. Sin embargo, dejé un trozo del suelo sin afectar por mis poderes. Ese trozo tenía la forma de una espada. Era como si fuera un trozo de roca natural. Sin alterar. Metí la mano dentro de la lava y saqué la espada de piedra justo a tiempo para parar el golpe que me estaba a punto de dar.

Ahora estábamos en igualdad de condiciones. Solo que no estábamos en igualdad de condiciones. Yo controlaba el fuego y el hielo. Justo antes de preparar el ataque, creé una bola de fuego. No le haría daño, lo sabía, pero no era eso lo que quería. La hice más brillante de lo que le tocaría por temperatura. Lo dejé cegado. Fue en ese momento en que le clavé la espada en una de las aberturas que dejaba el traje de protección. Hasta la empuñadura. Y ahí la dejé. Ya encontrarían el cuerpo. Yo, por mi parte, había encontrado una buena táctica. La máscara que llevaba no tenía nada cubriendo los ojos, así que eso me había salvado un poco, pero lo de la espada de piedra usando los poderes a la inversa… Eso me había acabado de salvar la vida.

Seguí investigando los límites de mis poderes. El hielo fue más sencillo de averiguar. Todo vino de investigar el fuego. Pasé del fuego a la lava y me di cuenta que podía solidificar la roca en diversas formas. Pero algunas me era más fácil de hacer que otras. En concreto, la obsidiana me era muy fácil de hacer. Probé a hacer directamente obsidiana, sin pasar por lava, y no tuve ningún problema. Había algo en esa roca en concreto que me era muy sencillo de hacer. Y solo podía ver dos opciones:

1: También era elemental de roca.

2: Tenía que ver con ser elemental de hielo.

Había pensado que tal vez tenía que ver con el fuego y con ser una roca magmática. Parecía que todo lo que entendiera que estaba conectado con el fuego se incluía dentro de su ámbito. Tan solo tenía que tenerlo en mi mente considerado como uno. Es algo complicado. Tengo control sobre el fuego y lo que esté relacionado con el fuego. Todo lo que yo considere que es parte del fuego, puedo controlarlo usando el fuego. Pero tengo que considerarlo parte del fuego como tal. No tiene que ser algo consciente.

Probé la primera opción. Primero, hice una pequeña bola de obsidiana. Medio centímetro de diámetro. Después, intenté hacer lo mismo con una bola de grafito. Me concentré mucho, investigué la estructura atómica del grafito hasta tenerla memorizada en la cabeza e intenté crear una bola. Conseguí hacerlo, pero casi me desmayo de la cantidad de energía que tuve que usar para hacerlo. Y encima fue más pequeña incluso. Cuanto más investigaba, más preguntas se abrían.

¿Por qué podía crear piedra, aunque fuera una cantidad minúscula? Tal vez estaba ligada de alguna forma con otros poderes. Tal vez era ligeramente elemental de piedra. No tenía ni idea. Lo que si sabía es que la obsidiana podía crearla fácilmente porque era elemental de hielo. Y lo único que tenían en común el hielo y la obsidiana, al menos que yo viera a simple vista, era la estructura cristalina. ¿Tal vez consistía en eso el hielo? Dejé el enigma de la piedra a un lado por el momento y me centré en la estructura cristalina.

Sí. Podía ver la estructura cristalina. La notaba. Entonces, ¿era eso? ¿El poder hielo consistía en frío y estructura cristalina de las cosas? Cogí un poco de agua y la enfrié, tratando de evitar que formara una estructura cristalina en el proceso. Me costó bastante, pero lo conseguí. Tenía agua congelada, pero no tenía hielo. Nadie había visto aquella sustancia nunca. Era… extraña. Pero lo importante es que me había confirmado algo. Controlaba las estructuras cristalinas y las temperaturas en su totalidad.

Todavía tenía dudas sobre el funcionamiento de los poderes. ¿Qué era lo que hacía que funcionaran como lo hacían? ¿Por qué podía hacer todo lo que hacía? Traté de ir más al fondo, pero no pude llegar más abajo del átomo por mucho que me concentrara y lo dejé estar por el momento. Iba apuntando todos los detalles de mis descubrimientos. Mis impresiones, mis conclusiones, el camino que había seguido para llegar a esas conclusiones… todo. Algún día lo publicaría, pero de momento, era privado.

En ese primer año como directora de operaciones, me di cuenta de una cosa mientras rebuscaba en la biblioteca. Había una enorme cantidad de libros explicando cómo usar los poderes, dando ideas de cómo funcionaban, cómo controlarlos mejor, técnicas para mejorar su uso y consumir menos energía… Todo un arsenal de libros prácticos. Pero no había absolutamente ninguno que tratara sobre cómo funcionaban los poderes a un nivel fundamental.

Todavía no estaba segura de cómo funcionaban mis poderes de fuego. Me daba la sensación de que me estaba perdiendo algo. Así que busqué información sobre los poderes. Pero solo encontré cómo funcionaban. Supongo que nadie más se había encontrado con el problema de  no entender su poder. De hecho, con el hielo no tenía esa sensación de que me perdía algo, con lo que no me había molestado en buscar información. Sabía lo que podía hacer, o eso creía, pero no sabía por qué podía hacerlo. Y nadie se había molestado en buscarlo. Era más urgente saber cual era el límite.

Como no encontraba información de ningún tipo acerca de cómo funcionaban los poderes elementales, decidí investigar en qué consistía el fuego para ver si podía inferir alguna cosa. Me pase un mes entero investigando sobre el fuego y tratados que hablaban sobre el fuego.

En principio, podía controlar el fuego. En general. Esto debía querer decir que podía controlar tanto su temperatura como la luz que emite, aunque estas dos vayan ligadas entre si. Tal vez era posible desligarlas debido a mis poderes, así que me dispuse a comprobarlo. Hice una llama a 1.000 grados y traté de alterar la cantidad de luz que emitía hasta apagar la luz, pero mantener la llama. Y funcionó. Me costó un poco pillarle el truquillo, pero pude desligar la temperatura de la luz. Esto me llevó a pensar. Podía controlar la luz. Podía llegar a emitir solo luz si hacía falta. Y la luz era la radiación electromagnética que nuestros ojos pueden percibir. Es decir, podía controlar la radiación o, al menos, la radiación electromagnética. ¿Podría controlar otros tipos de radiación?

Primero investigué acerca de la radiación. Otro mes entero buscando tratados y trabajos sobre ella. Un día, fui a una central nuclear de las que todavía estaban en uso. Una de las de fisión nuclear. Ahora las sabía distinguir de las de fusión. Me acerqué a la cámara del reactor con un traje de protección y me senté a tratar de observar las partículas radiactivas. Tras todas las capas de protección, había barras de plutonio. Traté de notarlas. Poco a poco. Primero lo grande. Luego iría a lo más pequeño. Y sí, con un poco de paciencia, pude notar las barras de plutonio sin verlas. Saber cuanta energía les quedaba. Estaba empezando a ver cómo funcionaba esto. Cuanto más observaba las barras y más me fijaba en sus entresijos, más me daba cuenta de cómo funcionaba realmente y más podía ver. No pasó mucho tiempo hasta que pude ver detalles microscópicos. Cada vez más y más pequeño, hasta llegar a ver y saber cómo funcionaba la fisión nuclear.

Todo un mundo de posibilidades se abría ante mi. Nuevas formas de usar los poderes. Nuevas formas de combinarlos. Todo con fijarme bien en las cosas y hacerme las preguntas adecuadas.

Casi, pero no.

Publicado: 30/11/2015 en Elementum: Candela

Fue en esos primeros días donde hice la peor misión de mi vida. Iba demasiado confiada de mis poderes, me encontré con un grupo de gente que estaba preparada para luchar contra mis poderes y no supe reaccionar. Me atraparon. No quiero recordar cómo lo hicieron. Fue bochornoso.

No solo me atraparon, sino que me pusieron de rodillas frente a su jefe, que me apuntó con una pistola a la cabeza. Ese fue el momento en que he pasado más miedo en toda mi vida. Acababa de llegar al puesto que quería y podía empezar a cambiar las cosas, pero me iban a disparar. Traté de quemar controladamente la pólvora para encasquillar la pistola, pero estaba protegida. Tenía que averiguar la contraseña, y podía ser cualquier cosa. Una palabra, un concepto, una imágen… Comencé por la palabra, ya que es lo más simple, mientras me llevaban hasta su jefe. No era ninguna letra, así que probé lo siguiente más fácil que fuera, una imágen. Cogí un lienzo y comencé a pintarlo de color y de líneas por todas partes. Poco a poco, iba encajando. Iba formándome una imágen. Mientras hacía esto, tenía la pistola a un dedo de mi frente. Y la verdad, era una pistola enorme.

Estaba nerviosa como nunca. Trabajaba frenéticamente para encontrar la solución a ese puzle. Y el lider se estaba quedando sin nada que decir. Ya casi había acabado cuando dijo «adiós». Me faltaba tan poco. Tan poco… Todo se iba al garete. Absolutamente todo. Me invadió una sensación de impotencia como ninguna. Fue horrible.

Y fue justo cuando apretó el gatillo que vi la luz. No me iba a dar tiempo para desactivarla totalmente. Ni de lejos. Pero en el momento en que comenzó a prender, ya no estaba protegida. Había cambiado lo suficiente para ser otra cosa, al menos en lo que a poderes respecta. Aproveché ese momento para absorber el fuego que se iba generando. Me fue justo, pero conseguí salvarme. Tenía la frente llena de sudor por los nervios y respiraba demasiado rápido.

El que me estaba apuntando volvió a apretar el gatillo, se miró la pistola extrañado y expulsó la bala que no funcionaba. No iba a poder hacer el mismo truco dos veces. Y si podía hacerlo, se iban a dejar de pistolas y sacar las armas blancas. Y eso no podía evitarlo. Aproveché la poca confusión que se había creado para lanzar mi contraataque.

Todavía no se cómo pude acabar con todos los que estaban en esa habitación. Al final, sólo quedamos yo y el que me habia apuntado con la pistola. Estábamos igual, solo que esta vez, los papeles eran al revés. Le había inmovilizado de brazos y piernas con el hielo y lo tenía arrodillado frente a mi. Cogí la bala con que me había tratado de matar y la cargué en la pistola. Iba a matarlo con la misma bala con que me había tratado de matar. Mientras le apuntaba a la cabeza, me dijo sus últimas palabras. Estaba aterrado. Había destrozado a todo su equipo de guardias de élite.

-Por favor… No lo hagas. No tienes ni idea de lo terrorífico que es esto. Por favor… por favor…

-Yo creo que sí que lo se. Hace un momento estaba en tu posición.-Y disparé. Era de un calibre enorme. Podía ver a través del agujero que le había hecho en la cabeza.

El director

Publicado: 23/11/2015 en Elementum: Candela

Por suerte, no tardó en llegar ese momento. Fue tras hacer la primera misión. Las misiones que teníamos eran de distinta urgencia. Algunas se habían de cumplir en una fecha completa. Otras se habían de completar antes de una fecha concreta y otras no tenían un periodo para completarlas. Ya no había misiones que cumplir especialmente para ese día, así que decidí mirar cual de las que no tenían fecha era la más antigua. Y fue justo la excusa que estaba esperando para vengarme del director. Era él el objetivo. Y además era una misión impuesta por el gobierno europeo.

Todos los papeles que entraban y salían de la sala de archivo estaban estrictamente controlados. Por eso el director no había podido eliminar ese papel. Y el resto de directores de operaciones seguramente no tuvieron ganas o valor de enfrentarse al director. O tal vez les había convencido. Incluso era posible que ni se hubieran molestado en comprobarlo.

Todavía tenía balas en mi arma de la misión que acababa de hacer. Fui directa hasta su despacho, donde sabía que estaría a esa hora. Cuando entré, levantó su cabeza de los papeles que estaba mirando y me preguntó:

-¿Quérías alguna cosa?

-Tan solo es por motivos de trabajo.-Dije sacando la pistola y apuntándole.

La frente del director se llenó de sudor. Comenzó a temblar. Se puso de pie y levantó las manos.

-¿Has visto la orden entonces? ¿Que quieres a cambio de olvidarte? Te daré lo que sea.

-No quiero nada. Matarte es solo algo profesional. ¿No era ese vuestro objetivo cuando apartasteis a todos los que quería de mi lado? ¿Que me involucrara más en esto? Me hicisteis una máquina de matar. Solo estoy haciendo para lo que se me programó.

El director había ido andando hasta las estanterías. Entonces se detuvo y sacó un revolver del lomo de un libro. Si no fuera por mis poderes, estaría bien escondido. Pero tenía mis poderes. Estaba preparada. En cuanto lo cogió con la mano, le disparé a la mano. No para hacerle saltar el revólver. Le hice un agujero en plena mano. Después, le disparé a la pierna derecha. Esto le desequilibró y lo tiró al suelo.

-¿Entonces es una venganza personal? ¿Por eso es por lo que me vas a matar?

-No. Lo de matarte es puramente profesional. Ya te lo he dicho. Estoy cumpliendo mi trabajo, como vosotros queríais. No. Tu muerte es profesional. Pero mi disfrute de ella es por motivos personales.

Le apunté a la cabeza. Ahora si que estaba temblando. Parecía un chihuahua. Sus ojos estaban llenos de lágrimas y no paraba de sacar mocos. Daba hasta asco. Apreté el gatillo mirándole a los ojos.

Y en un momento, ya estaba. Me había vengado. Clavé la órden de asesinato en su pecho con un abrecartas que tenía encima de la mesa y me fui. Ya lo encontrarían. Matar al director fue algo curioso. Estaba alegre. Mientras paseaba por los pasillos, con salpicaduras de la sangre del director, me reí a todo pulmón. Sí. Me había gustado matar a ese capullo. De hecho, me gustaba matar. Al final le había pillado el gusto.

La verdad

Publicado: 16/11/2015 en Elementum: Candela

Como había accedido a jefa de operaciones, podía ver todos los datos y archivos de todos los estudiantes y miembros de la academia. Por curiosidad, busqué el mio. Ni siquiera hoy estoy segura de que eso fuera lo correcto. Ahí me di cuenta de cuanto puede llegar a doler la verdad.

Lo primero que descubrí fue que Roc había muerto por mi. O más bien dicho, que la muerte de Roc estaba planeada desde el principio. Nos habían mandado ahí para que Roc se envenenara de radiación. Querían hacer que me volcara más en el entrenamiento para volverme más fuerte. Sabían que si Roc moría, me echaría las culpas a mi misma y trataría de hacerme más fuerte para proteger a los que me gustaban. Así que por eso nos mandaron a esa misión. Estaba todo preparado. Roc tendría que haber entrado y absorbido las barras de plutonio de todas formas.

La segunda cosa que descubrí fue sobre Centia. Me habían puesto cerca de ella queriendo. Sabían que nos haríamos amigas por las mentalidades que teníamos. Me haría casi dependiente de ella. Me aferraría a ella como a un clavo ardiendo ya que no tenía a nadie más. Y entonces nos dieron las misiones opuestas, solo que hicieron que Centia me insultara y se enemistara conmigo. Esas eran las instrucciones que le habían dado. Y Centia las había llevado a cabo. Todo para que me volcara más en la academia.

Esas dos cosas que me habían  marcado estaban planificadas desde el principio para que yo reaccionara de una forma determinada. Por mi personalidad sabían exactamente como iba a reaccionar. Centia no tenía la culpa. Y Roc había sido víctima de una trampa. En los documentos había dos firmas. Los dos responsables. Uno era el anterior jefe de operaciones. De ese ya me había encargado. El otro era el director de la academia. Estaba furiosa. Pero supe contenerme. Sabía cómo dirigir mi rabia. Tenía que esperar al momento adecuado. Entonces es cuando me encargaría de él.

Planetes

Publicado: 13/11/2015 en Excusas y otras cosas, Rincón crítico

Hay muchas otras series de las que quiero hablar. Y en algún momento hablaré. Pero antes, quiero hablar de la serie Planetes.

Empezaré diciendo que me encanta la ciencia ficción. El Marciano me encanta, Asimov me encanta. La ciencia ficción me encanta. Y la ciencia me gusta también mucho, en general. Y Planetes me encanta.

A ver, que me voy a ir por las ramas si no me controlo. Lo primero, de qué va la serie.

La serie va de unos recogedores de basura.

Sí. De basureros. De basureros DEL ESPACIO. Todo empieza con un accidente de una nave espacial por culpa de la chatarra espacial. A partir de ese momento, se vuelve obligatorio que las empresas que trabajan en el espacio recojan chatarra espacial. Toda la sección de chatarra es la protagonista, aunque Tanabe es la protagonista principal.

 

Y básicamente, eso es todo. La sección de chatarra yendo a recoger basura espacial, visitando la luna para recuperarse de los problemas que puedan tener etc. Al final, las cosas se complican con un accidente en el espacio bastante chungo y un viaje a júpiter, terroristas…

A primera vista, parece que no es nada especial. Pero luego, piensas en los personajes… Dios santo, adoro los personajes. Todos ellos cambian durante la serie. Absolutamente todos. Hasta los que crees que no harán nada más que estar por allí. Si aparecen en dos episodios, cambiarán en alguna forma. Algunos más bruscamente, otros menos. Y todos tienen sus fallos. Nunca me había pasado de tener ganas de abofetear a todos los personajes al menos una vez en toda la serie. Pero abofetear de partirles la cara para que se callen de una maldita vez y se paren a pensar.

Pondré el ejemplo de Yuri (obvio homenaje a Yuri Gagarin. Si no sabéis quien es, pues click en el nombre, que se os ha de decir todo). Lo hago porque ocurre en los primeros episodios. En los primeros, de hecho, está ahí. No hace casi nada. Y llega un momento en que empiezan a enseñarte lo que hace y piensas “Oye, es cierto. De este tipo no se más que el nombre. ¿Qué puñetas quiere? ¿Cual es su ambición en la vida?” Y es en ese capítulo en que te lo enseñan. Donde se pone en un peligro muy muy grave por una pequeña cosa.

Sencillamente, los adoro a todos. Me desesperaron muchos (todos), pero muy muy chulo todo.

Oh, y el tema de la muerte. Tratan la muerte muy muy bien. O al menos, a mi entender. Aaaagh, es un spoiler grande, pero me gusta tantísimo cómo primero hacen que conozcas a los personajes y luego los matan una vez les has pillado cariño por sus propios logros, todas ellas de forma horrible e inclemente, como el espacio.

La animación, pues no se. No está mal. A lo mejor la gravedad cero no la pillan del todo bien. Es difícil pillarla del todo bien, pero al menos reconocen la gravedad cero (vaaale, técnicamente no es gravedad cero. Es ingravidez, que consiste en una caída libre contínua.).

Pero hay una cosa de animación que me gusta muchísimo. El opening. ADORO el opening. No por la canción, más bien porque contiene resumida la historia de la exploración espacial. Y he escuchado peores canciones. Y como soy un puto friki del espacio, me he tragado el opening todas las veces. Y los pequeños cambios aquí y allí, cuando aparecen nuevos personajes o les ocurre algún evento que cambie a los protagonistas me encantan. Lo he visto no se cuantas veces y aún así, cada vez que lo veo me emociono.

Esta puñetera serie me ha recordado por qué adoro el espacio como lo hago. Muestra en una misma serie, en un mismo personaje, lo mejor y lo peor del ser humano. A veces, un personaje hace el acto más valiente, desinteresado que puedas imaginar. Pero un par de capitulos después, hace el acto más egoista y que acaba jodiendo a todo el mundo, y sabes antes de que lo haga que joderá a todo el mundo. Adoro eso.

Y la música… adoro el apartado sonoro de la serie. Cuando una escena es en el espacio, notas que es en el espacio. Hay silencio absoluto. Solo escuchas la radio. Y no se cómo se lo hacen, pero si pasan al espacio, puedes no ver la escena, pero lo escuchas. Escuchas el silencio. Y sabes que pasan al espacio. No se si es un sonido de fondo que hay siempre que quitan o si cortan todo el sonido un momento antes de empezar a decir algo. Me inclino por el primero, pero eso me encanta.

Solo tengo un problema con la música. Y es el ending. No es porque sea malo. No del todo. Tampoco es que le haya prestado mucha atención. No suelo prestar atención a los endings. Pero siempr escuchas los primeros acordes. Y es un ending muy animado. Está chulo. Pero algunos capítulos tienen un final bastante bestia. Y por bastante bestia me refiero a un personaje al que le has cogido cariño dice, básicamente, que tiene cáncer y que todos los protagonistas seguramente contraigan cáncer. Y luego saltan al ending. Vienes de una puñalada en el estómago y saltan a este ending… Por el amor de dios, no hagáis eso. Queda raro. Te saca de la ilusión.

Y las canciones son una pasada también. Tal vez no lo mejor de la serie, pero hay una en concreto, A secret of the moon, que adoro. No se por qué. Pero no es la única. Planetes (si, se llama como la serie la canción), del final, también es muy chula.

Se que la serie tiene otros problemas y soy consciente de que no es la mejor serie. Pero para mi, es un diez. Me encanta. Y si os gusta la ciencia ficción, haceos un favor y mirad la serie. Solo puedo decir que la adoro muchísimo y que se ha convertido en una de mis series favoritas de la que hablaría muchísimo y llenándolo todo de spoilers si se me dejara. Es preciosa. Y ese final, enseándote un detalle, pero sin decir nada… MIRAD LA SERIE POR EL AMOR DE DIOS.

Cuando entré por primera vez en la oficina, estaba dispuesta a abolir todas las misiones que consistieran en matar gente. Pero sabía que había trabajo más importante que hacer. Estaba a punto de acabarse el periodo tributario y las cuentas tenían que cuadrar. Teníamos un par de personas que se dedicaban a manejar todo el dinero. Ellos me habían enviado el balance del año, con todos los gastos desglosados.

No podía suprimir absolutamente nada. De hecho, incluso habíamos perdido un poco de dinero. Las subvenciones que nos daban por recoger a elementales eran nimias. Europa no nos estaba dando un duro.

Recibíamos dinero de varias fuentes. Por un lado, las subvenciones y ayudas de Europa por hacernos cargo de los elementales que ahí aparecían. Por otro lado, las misiones que hacíamos a los diversos gobiernos, ya que estas iban aparte. La tercera fuente de ingresos eran las misiones que nos pedían los particulares. Hice las cuentas, traté de recortar gastos por donde fuera, pero no había forma. Sin las misiones en que asesinábamos a alguien, no podíamos seguir funcionando.

Bueno, pues si no podía hacerlo al momento, lo haría gradualmente. Iba a aumentar las ayudas que recibíamos e iba a generar todo el dinero posible para eliminar de una maldita vez esas misiones. Nada me iba a poder detener. De hecho, la primera ocasión se presentó bastante pronto. Un representante del gobierno europeo estaba a punto de venir para darnos las misiones previstas para el año. Decidí investigarlo un poco y rápidamente vi que era un pez gordo. Si tan solo entonces hubiera sabido cómo de gordo era ese pez, le habría sacado todo el dinero que nos hacía falta y mucho más en esa primera reunión, pero decidí actuar con cautela.

Por fin entró. Se llamaba Drake. Ya lo había visto alguna otra vez, cuando había venido otros años. Cuando entró, lo primero que dijo fue:

-¿Quien eres tú?

-La nueva directora de operaciones. Sin querer, le pegué un tiro en la cabeza al anterior.

Estoy segura de que entendió que aquello no había sido un accidente. De hecho, endureció su expresión. Iba a ser una reunión divertida.

Me dio un enorme fajo de papeles. Eran las misiones previstas para todo el año. Habían sido revisadas por elementales de tiempo, así que las fechas y lugares eran ciertos. Al final, tras un separador de color rojo, estaban los objetivos que querían que elimináramos. Algunos narcotraficantes, algún que otro mafioso que estaba consiguiendo demasiado poder y dando demasidos problemas y una larga lista de objetivos políticos. Había incluso una ficha de cada una de esas personas con información personal. Estuve negociando un rato y como tenía todavía las cuentas a mano, conseguí que aumentara el precio por estar en números rojos.

-Bien, si me excusas-Dijo Drake levantándose.

-Antes de nada, hay una cosa más que querría discutir.

-¿Cual es?-Contestó intrigado.

-Las subvenciones que recibimos del gobierno europeo están siendo excesivamente escasas. No nos dan para mantenernos ni de lejos. Tal vez si se doblaran nos iría mucho mejor y nuestros alumnos podrían estar mejor preparados.

-Lo siento. No puedo hablar nada en ese aspecto. Yo no tengo competencia en esos temas y no os puedo ayudar.

Fue entonces cuando saqué la pistola que tenía oculta en la parte de abajo de mi mesa y le dije:

-Se que tienes suficientes contactos como para podernos ayudar. Así que vas a aumentar lo que recibimos de subvención. ¿Entendido?

Realmente, ni se inmutó. De nuevo, su tan solo hubiera sabido quien era realmente entonces, las cosas habrían sido muy diferentes.

-Un 25% podría hacerlo. Más no. Pero que sepas que esto no quedará así.

-Acepto. De todas formas, no tengo intención de que las cosas sigan igual.

Da boss

Publicado: 02/11/2015 en Elementum: Candela

Primero me lanzó una roca. Era grande, pero no era gran cosa. La hice explotar en mil pedazos. Luego me lanzó otra. Intenté hacerla explotar, pero esta vez estaba protegida. No podía usar mis poderes en ella. Simplemente puse un pilar de hielo delante. Un elemental solo podía proteger algo respecto a su magia. Y sí, tocó el pilar. Pero venía con mucha fuerza. El pilar se rompió y alguno de los trozos de la roca me golpeó. Aquello se había puesto más interesante de lo que pensaba.

Me lanzó otra roca. En lugar de esquivarla o defenderme de ella, cubrí mi brazo de hielo y le di un buen puñetazo. La fuerza bien aplicada es más útil que la fuerza a secas. Un golpe seco en un punto concreto de la roca. La roca se partió limpiamente en dos. Antes de que el trozo de mi derecha tocara el suelo, lo había calentado hasta hacerlo lava. Me pegué la lava al otro brazo, sin dejarla enfriar. Continuamente dándole energía para mantener la lava caliente. Comencé a darle puñetazos. No fue estúpido y se ocultó por debajo del suelo. Allí no le podría dar directamente.

Convertí toda la lava en energía. La energía la moldeé en forma de fuego y lo lancé por el agujero. Hacía mucho calor. No lo iba a matar. Solo lo iba a dejar con quemaduras de tercer grado si no salía pronto. Y salió pronto, justo a mi espalda. Le di tal golpe en la mandíbula que se la desencajé. Y creo que perdió el sentido y todo.

Ya estaba. Había ganado. El de rayo se había rendido al clavarle el cuchillo y este había perdido el sentido. Mientras se los llevaban a la enfermería grité en voz alta:

-Cualquiera que me gane en un combate puede tener el título de jefe de operaciones. Ahora o en un futuro. Pensad bien si el puesto merece la pena.

Y me fui del lugar del combate. No lo dejaba ver, pero estaba bastante jodida. Había perdido mucha sangre. Me estaba empezando a marear. Y los golpes que me habían dado dolían mucho. Si no recuerdo mal tenía un brazo dislocado. ¿O era roto? No se. Me dolía todo el cuerpo. Fui a curarme y luego a descansar. Al día siguiente comenzaba mi nuevo trabajo. Por fin estaba en la posición que quería. Al día siguiente podría abolir todas las misiones que consistían en matar gente. Por fin los nuevos reclutas no tendrían que pasar por lo mismo que yo.