Historia Conjunta parte 5 (y final de momento)

Publicado: 02/12/2016 en Elementum: Candela

5

El día se fue enfriando a medida que se acercaba la noche y las estrellas comenzaban a brillar en el firmamento. Era una noche clara y las estrellas brillaban con fuerza. Aunque hacía frio, era un bello espectáculo, con la luna reflejándose en el mar.

Una voz salió de la parte de atrás del coche.

-¿Podríais poner el capote? Hace frío. O al menos poner la calefacción.

Un escalofrío recorrió la espalda de Alchi y Viriato. Sin girarse. Alchi preguntó:

-¿Quien dice eso?

-Hektor. Me habéis sacado de mi sitio así que exijo al menos un poco de cuidado.

-JAJAJAJAJA. QUÉ GRACIOSA ALCHI. AHORA PARAMOS Y PONEMOS LA CAPOTA QUE YA REFRESCA.

La voz de Viriato era tan forzada que no había forma de que nadie creyera lo que estaba diciendo, ni siquiera sin contexto. El frenazo fue también brusco. Alchi ni se movió de su asiento. Estaba aterrorizada. Sentía frio, pero no era por el ambiente. Aún así, tragó saliva y, con voz temblorosa, preguntó:

-¿Así que eres un fantasma, Hektor?

-No, soy una rana que habla si te parece. ¿Tu qué crees?

-¿Y cómo es que acabaste como fantasma?

-Era contable en el templo. Un día bajando las escaleras me resbalé en una piel de plátano y morí. Pero como todavía tengo que hacer algo, no he podido pasar al otro lado.

-¿Y qué es ese algo? A lo mejor podemos ayudar.

-Ya, para libraros de mi, ¿no? Mira, no me voy a quejar ya que estar varios cientos de años en un edificio abandonado es un rollo y la vida eterna no me llama. Llevadme al jefe de la iglesia y ya me las arreglaré solo.

-Pues eso está difícil. Es un hombre ocupado.

-Meh, tengo todo el tiempo del mundo. Puedo esperar. Por cierto, como medida de presión no os voy a dejar abrir el cofre este hasta que no pase al otro lado.

En ese momento Viriato entró en el coche.

-Así que según dices, Alchi, para abrir el cofre tenemos que llevarlo al jefe de la iglesia. ¿Que te parece si hacemos esa la primera parada en el viaje. Seguramente nos tengan unos cuantos meses en lista de espera en los que podemos ir al resto de los templos.

-O podríamos enviar el cofre como un regalo.

-¿Estás loca? Con todo lo que puede haber en este cofre no me separaré de él ni muerto. Vamos a pedir audiencia y el cofre siempre con nosotros. ¿Que te parece si te encargas tu de manejarlo y eso?

-Te da miedo, ¿verdad?-Dijo Alchi con una sonrisa pícara.

La respuesta de Viriato quedó acallada por el ruido del motor al arrancar.


 

Y hasta aquí la historia que nos hemos montado de momento. ¿Qué os ha parecido hasta ahora? ¿Qué os gustaría ver? ¿Qué esperáis que pase? ¿Qué consejos nos podéis dar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s