Historia Conjunta parte 4

Publicado: 01/12/2016 en Elementum: Candela

4

Viriato pisó el acelerador a fondo, alejándose del lugar tan rápido como pudo. Hasta que no llegaron a la carretera principal, ninguno de los dos habló. Alchi fue la primera en romper el silencio.

-Casi no lo contamos.

-Pero ya todo ha terminado y tenemos el botín, ahora…

Un ruido vino de la parte de atrás. Sonaba como el cofre moviéndose.

-¿Qué ha sido eso?-Preguntó Alchi repentinamente nerviosa.

-Habrá sido un bache. Deberían arreglar la carretera un poco. Ya estamos muy lejos de esas ruinas. Además, los fantasmas no existen.

-Claro. Lo que tu digas…

La voz de Alchi sonaba apática. Viriato intentó animarla por todos los medios.

-Vamos, no te pongas así. ¿No es esto lo que querías? ¿Que ambos hiciéramos un viaje juntos y pasar tiempo junto a tu hermanito?

-Es que después de tanto tiempo sin verte, no esperaba que lo primero que hiciéramos los dos juntos además de ir en coche fuera entrar a unas ruinas a robar un cofre antiguo. Esperaba algo. Ni siquiera se qué has estado haciendo estos años fuera. Un día apareciste y te me llevaste. Cierto, quería ir contigo, pero esperaba poder recuperar el tiempo. No… esto.

-Ya te enseñaré y explicaré cosas luego, que ahora estoy conduciendo y no puedo. Tengo un montón de cosas en mi maleta que creo que te gustarán. Recuérdamelo cuando montemos en el zeppelín. ¿Por cierto, cual es el siguiente destino en tu mapa personal? ¿A que templo vamos?

-Creo que lo mejor es al del Fuego. Pero cuando montemos al dirigible tienes que contarme lo que has estado haciendo.

-Claro que sí. Pero cuando lleguemos al zeppelín, ¿vale renacuajo?

Le revolvió el pelo con la mano y Alchi soltó una risita. El sol brillaba fuerte en el cielo y el mar pasaba al lado del coche. El día era demasiado bueno para usar la capota, así que Viriato paró un minuto y le quitaron la capota para disfrutar del tiempo. El fresco y salado aire del mar animó a Alchi, al menos un poco. Incluso se permitió una pequeña siesta. Aunque el templo del aire estaba en una isla, era una isla grande y la estación de zeppelín todavía estaba lejos. Llegarían aproximadamente a medianoche teniendo en cuenta la hora a la que habían salido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s