Minirex

Publicado: 05/10/2016 en Cuentos e historias cortas, Excusas y otras cosas

Resulta que hoy @MarelisaBlanco me ha dedicado un dibujo por Inktober. Y yo tenía ganas de escribir así que me he puesto a darle contexto al dibujo. Aquí está el dibujo y la historia que le he puesto. Magia. Dinosaurios. Intento de humor. Una imagen. ¿Qué más podríais pedir?

innktober

-¿Me explicas otra vez cómo acabamos atados por minirex?-Gruñó Lotte.

-Pues te intenté despertar porque había escuchado un ruido extraño, pero me caí encima tuyo y entonces…

-No hace falta que lo digas. Era una pregunta retórica. Maldita sea Brand, te contraté para algo además de ser un patán. No solo nos han atrapado los minirex, sino que se han llevado mi bolso con mis pociones y hierbas y se han llevado tu espada. Por el amor de todos los dioses, son minirex. Con sus manos no deberían ni siquiera podernos atar.

-…

-¿Brand?

-¿Si?

-¿No les darías un frasco con un líquido azulado que había en mi bolso, verdad? Con la etiqueta “Desarrollo de extremidades” escrita en él. Dime que no se lo diste, por favor.

-¿No?

-Cuando salgamos de esta te mato Brand. Pero antes tenemos que salir de esta. Puedo quemar las cuerdas con un hechizo pero seguimos teniendo que enfrentarnos a media docena de minirex. Y uno de ellos armado con una espada.

-¿No puedes quemarlos a todos?

Lotte soltó un suspiro.

-Los minirex son afines al fuego. No podría quemarlos. Y todavía no se otros hechizos que no sean de fuego. Para esto estamos viajando. ¿O no te acuerdas?

Brand y Lotte callaron un rato mientras discurrían lo que hacer. O más bien dicho, Lotte discurría lo que hacer mientras Brand murmuraba “Si tuviera cualquier tipo de arma…” y miraba a los minirex mientras se zampaban todas sus reservas de comida.

-Brand, tengo una idea. Puedo quemar la base de la rama que está encima nuestro con cuidado y que en cuanto se suba un minirex se rompa. Cuando eso pase, tu agarras la rama y la usas de garrote.

Así lo hicieron. Lotte quemó las cuerdas un poco con su magia para poder romperlas fácilmente con hacer un poco de fuerza y la base de la rama quedó convertida en carbón sin que los minirex se dieran cuenta. Ahora necesitaban que un minirex se subiera. ¿Cómo los iban a engañar? Brand no tenía ni idea. Lotte, en cambio, sí. Miró hacia arriba como si hubiera algo y dijo en voz alta:

-Anda, esa granada de ahí arriba tiene una pinta muy jugosa. Ojalá me la pudiera comer.

Los minirex adoraban la comida por encima de todo. Eran unos glotones. Si creían que había comida buena, irían a por ella sin pensárselo. En cuanto el primero subió a la rama, esta se rompió y cayó. Brand rompió sus ataduras y cogió la rama.

Al minirex que la había roto le dio un tremendo golpe en la cabeza que lo dejó inconsciente en el suelo. Luego fue a por el de la espada. Con la rama mantuvo la espada en el suelo y de una patada lo envió entre las ramas. Ya con su espada en mano, el resto de la pelea fue como un paseo en el parque. Brand tal vez fuera torpe en muchas cosas, pero con la espada no había quien le ganara. Despachó a dos con un solo tajo. Un tercero se lanzó a por él y mientras lo esquivaba su espada abrió un tajo en el cuerpo del minirex, que cayó inerte al suelo. El último era el que tenía la bolsa con las pociones de Lotte. Antes de que pudiera empezar a correr lo decapitó.

Ya no había minirex en el lugar. El cuerpo del último cayó al suelo, llevándose consigo la bolsa con las pociones, de la que salió un sonido de cristal rompiéndose. Mientras Lotte se acababa de librar de sus ataduras, Brand miró dentro de la bolsa temiendo que se hubiera roto algo importante. Solo vio una botella con un líquido naranja y una etiqueta medio despegada que tenía una raja en el cristal. Supuso que Lotte no la querría, así que la tiró entre los árboles.

Lotte le arrancó la bolsa de las manos en cuanto llegó a su altura y miró su contenido.

-Brand…

-¿Sí?

-Ya se que la botella de desarrollo de extremidades no está, pero me falta otra.

-Estaba rota así que la tiré entre los árboles. ¿Era importante?

Un fuerte sonido de madera rompiéndose llegó de la dirección en que había tirado la botella. La misma en que había tirado al minirex que se había llevado su espada.

Con una sonrisa forzada y un tono sarcástico tan marcado que hasta Brand lo notó, Lotte respondió a su pregunta.

-No, que va. Solo era la de aumento de tamaño.

Un gigantesco T-rex entró en el claro del bosque blandiendo un árbol caído como un garrote.

-Como salgamos de esta te mato, Brand.

-Como salgamos de esta, ya lo hago yo.

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s