Ya ni recuerdo de qué iba esta parte. Hace demasiado que lo escribí.

Publicado: 07/12/2015 en Elementum: Candela

En ese primer año como directora de operaciones, me di cuenta de una cosa mientras rebuscaba en la biblioteca. Había una enorme cantidad de libros explicando cómo usar los poderes, dando ideas de cómo funcionaban, cómo controlarlos mejor, técnicas para mejorar su uso y consumir menos energía… Todo un arsenal de libros prácticos. Pero no había absolutamente ninguno que tratara sobre cómo funcionaban los poderes a un nivel fundamental.

Todavía no estaba segura de cómo funcionaban mis poderes de fuego. Me daba la sensación de que me estaba perdiendo algo. Así que busqué información sobre los poderes. Pero solo encontré cómo funcionaban. Supongo que nadie más se había encontrado con el problema de  no entender su poder. De hecho, con el hielo no tenía esa sensación de que me perdía algo, con lo que no me había molestado en buscar información. Sabía lo que podía hacer, o eso creía, pero no sabía por qué podía hacerlo. Y nadie se había molestado en buscarlo. Era más urgente saber cual era el límite.

Como no encontraba información de ningún tipo acerca de cómo funcionaban los poderes elementales, decidí investigar en qué consistía el fuego para ver si podía inferir alguna cosa. Me pase un mes entero investigando sobre el fuego y tratados que hablaban sobre el fuego.

En principio, podía controlar el fuego. En general. Esto debía querer decir que podía controlar tanto su temperatura como la luz que emite, aunque estas dos vayan ligadas entre si. Tal vez era posible desligarlas debido a mis poderes, así que me dispuse a comprobarlo. Hice una llama a 1.000 grados y traté de alterar la cantidad de luz que emitía hasta apagar la luz, pero mantener la llama. Y funcionó. Me costó un poco pillarle el truquillo, pero pude desligar la temperatura de la luz. Esto me llevó a pensar. Podía controlar la luz. Podía llegar a emitir solo luz si hacía falta. Y la luz era la radiación electromagnética que nuestros ojos pueden percibir. Es decir, podía controlar la radiación o, al menos, la radiación electromagnética. ¿Podría controlar otros tipos de radiación?

Primero investigué acerca de la radiación. Otro mes entero buscando tratados y trabajos sobre ella. Un día, fui a una central nuclear de las que todavía estaban en uso. Una de las de fisión nuclear. Ahora las sabía distinguir de las de fusión. Me acerqué a la cámara del reactor con un traje de protección y me senté a tratar de observar las partículas radiactivas. Tras todas las capas de protección, había barras de plutonio. Traté de notarlas. Poco a poco. Primero lo grande. Luego iría a lo más pequeño. Y sí, con un poco de paciencia, pude notar las barras de plutonio sin verlas. Saber cuanta energía les quedaba. Estaba empezando a ver cómo funcionaba esto. Cuanto más observaba las barras y más me fijaba en sus entresijos, más me daba cuenta de cómo funcionaba realmente y más podía ver. No pasó mucho tiempo hasta que pude ver detalles microscópicos. Cada vez más y más pequeño, hasta llegar a ver y saber cómo funcionaba la fisión nuclear.

Todo un mundo de posibilidades se abría ante mi. Nuevas formas de usar los poderes. Nuevas formas de combinarlos. Todo con fijarme bien en las cosas y hacerme las preguntas adecuadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s