Primer día de clase

Publicado: 03/08/2015 en Elementum: Candela

No tardó mucho en empezar el curso. Y como ahora era profesora, ya no tenía que asistir a las clases como alumna. Ahora tenía que impartir clases. Me tocó con los de hielo de primer curso. No fue tan mal el primer día.

Lo primero que hice fue ver cómo cada uno de ellos manipulaba sus poderes. Estaban todos muy orgullosos de si mismos. Pero madre de dios si eran malos. En comparación, ellos intentaban operar con un cincel y yo hacía cirugía láser. Era extremadamente ineficiente. No sabían controlar la energía que gastaban en lo más mínimo y por lo tanto, se desperdiciaba mucha. Iba a tener que enseñarles mucho para que aprendieran a controlar la energía. Pero lo primero era bajarles los humos. Estaban demasiado seguros de si mismos. Tenía que humillarlos un poco para demostrarles que no sabían nada y que su nivel y el mío eran totalmente diferentes.

-Muy bien. Ahora veamos cómo os desenvolvéis usando vuestros poderes. Vendréis todos de vez a por mi. El que me toque, bien usando su mano, bien sus poderes, tiene un diez. Yo no me moveré y tendré los ojos vendados y las manos atadas.

-¿No cree que es un poco injusto?

-Sí. Tienes razón. Pero no se como daros más ventaja todavía.-Dije mientras me preparaba.

Cuando di la orden, todos se lanzaron cargando hacia mi. No se les ocurrió otra forma. Levanté un muro de hielo. Todos pararon su carrera. Era como guiar un rebaño de ovejas.

Después de eso, se diversificaron sus tácticas. Un par intentaron crear trozos de hielo delante mio para tocarme con sus poderes. Justo antes de que me tocaran las absorbí. Unos cuantos trataron darme lanzando hielo en mi dirección. De nuevo, absorbí lo que me lanzaron. Hubo uno que hizo un buen intento, congelando el suelo sobre el que estaba para, técnicamente, tocarme usando sus poderes. No le dejé, por supuesto.

Tres alumnos se decidieron a ir a por mi de frente, confiando en su agilidad. Tal vez debí contenerme todavía más. Les di en el pecho con un gran trozo de hielo. Salieron volando tres metros y no se levantaron hasta pasados un par de minutos.

La mayoría se lanzaron hacia mi. Algunos intentaron cooperar y distraerme, pero no tenía el más mínimo problema. Hubo uno más inteligente. Mientras el resto iban ciegamente a por mi, el decidió esperar y que me centrara en los otros. Luego, se puso a andar bien lejos de mi, rodeándome, para luego venir poco a poco hacia mi. Incluso usó nieve para cubrir el ruido de sus pasos. Sabía lo que hacía. Tal vez incluso había hablado con gente y aprendido algunos trucos. A dos pasos de mi, se lanzó hacia mi corriendo, intentando pillarme por sorpresa. Lo atrapé en un bloque de hielo antes de que pudiera llegar a mi.

-Bien pensado. No iba a funcionar, pero bien pensado. Tienes un cinco asegurado a menos que resultes ser un completo inútil.

No tuvieron la más mínima oportunidad de tocarme en todo el rato. Acabamos cuando estaban todos agotados. Yo todavía estaba fresca como una rosa.

-Bien, espero que os hayáis dado cuenta que todavía os falta un gran trecho por mejorar. A partir de mañana comenzaremos a trabajar el uso de energía. Es lo más básico y en lo que peor vais. Ahora estáis agotados. Terminamos aquí y descansad bien.

La verdad es que fue un buen primer día de clase y lo repetí todos los años. Así podía detectar a los estudiantes más avispados e inventivos con sus poderes y conocimiento limitado y al dejarlos humillados, al día siguiente venían con un poco de odio hacia mi, pero sabiendo que debian prestar atención.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s