Blue Exorcist

Publicado: 05/06/2015 en Rincón crítico

Bueno. Algún día había de pasar. Soy bastante positivo a la hora de analizar cosas. Hasta ahora, lo peor que había visto es SAO por motivos que ya he explicado. Pero en algún momento tenía que ver una serie que no me gustara. Para resumir, es una serie mediocre. No es mala y ciertamente tiene sus buenos momentos, pero es una serie mediocre.

Empecemos por lo bueno de la serie. La animación. Si yo digo que la animación es buena, siendo que no entiendo de animación, no os esperéis mucho. Es bonita, luce muy bien y no tengo mucho que comentar. No tiene un estilo especialmente llamativo y no puedo decir que sea especialmente… nada. Está bien.

La música… Bueno, hay algunas canciones que están bien. El primer opening mola. La música de saxo siempre mola. Y la música de batalla he de reconocer que es bastante épica.

Pero ahora viene la parte mala. Todo el resto. Toda la parte escrita. No se por qué desastre empezar. Empezaré por la historia.

Es predecible hasta el último momento. Fue fer los primeros capítulos, que todavía tiene su sorpresa, y pude predecir casi todo el rato lo próximo que iba a suceder. Sin fallar ni una vez. Ni siquiera he visto tantas series como para que sea culpa mía. Es muy genérica. De vez en cuando hay un giro de guión más o menos sorprendente que le da un aire nuevo, pero luego vuelve a ir por los mismos derroteros. También he de decir que hay bastantes deus ex machina por ahí metidos, que son bastante obvios, y además hay muchas subtramas que se dejan abiertas. De hecho, no se si cierran alguna. Hay tantísimas preguntas que no cierran que es hasta molesto.

Pero lo peor en la historia es lo desaprovechado que está el tema. Tiene una sociedad religiosa que hace exorcismos a escopetazos. Literalmente. Y lo haces aburrido. No se explica nada de la sociedad. No sabes nada de nada, así que no te interesa. Pero en cambio te dan mucha información en otros temas que no te importan nada de nada, como en plantas o salmos.

Y entonces saltamos a la parte verdaderamente mala. Tienes una sociedad religiosa que caza demonios. Y los demonios se aprovechan de las debilidades humanas. Eso queda todo bien explicado. Pero lo más religioso que vemos es una cruz de vez en cuando o un trozo de salmo. Podríais haber hecho cosas tan guays. Cuestionarse la fe, el más allá, la existencia de Dios. Proponer preguntas y temas profundos, aunque no se resolvieran, proponerlos. Que la gente viera que están. Pero se pasa por encima de todos ellos sin prestarles atención.

Y ahora los personajes. Oh dios mío los personajes. Sabéis que, paso de hablar de ellos en detalle. Son todos lo que se llama “cardboard cutout”. Estereotipos con patas cuyas reacciones son extremadamente previsibles poco después de conocerlos. Nada más ver a un personaje, sin que dijera una sola palabra, ya supe que era el malote de la clase, que iba a tener un choque frontal con el protagonista y que al final iban a ser mejores amigos. Y adivinad qué. Era el tio duro de la clase, tuvo un choque frontal con el protagonista y al final fueron mejores amigos. Así con todos los personajes, con alguna pequeña excepción momentánea que me sorprendió un poco.

Pero hay una cosa que debo mencionar.

Satán.

No puedes hablar de demonios y no hablar del jefe de los demonios. Satán. Y aquí  no es una excepción. Alguna cosa hacen bien. Nunca se muestra la apariencia de Satán como tal. Siempre posee a alguien. Está bien. Una entidad mística que nunca vemos directamente. Pero fallan en lo más elemental a la hora de hacer a Satán.

Esto lo pensaba desde antes, pero Extracredits hizo un vídeo que me permite poner nombre a lo que pasa aquí. Demos crédito a quien se lo merece. Veréis. Satán no es alguien. Satán es algo. Es una fuerza de la naturaleza. Es el nombre que le damos a todos los sentimientos negativos. Es odio, temor, envidia, pereza… Satán no es alguien. Satán personifica a los pecados. Es la esencia del mal. Es maldad en estado puro. Por eso, intentar darle a Satán un personaje es un error. No es alguien. Es algo, Hacer que sea un personaje es difícil. Puede hacerse, pero es difícil. Pero lo que no puedes hacer bajo ningún concepto es darle unas cualidades diferentes a las que representa. Si satán es la lujuria, la ira y eso, no puedes hacer que su plan sea mezclar los humanos y los demonios para que aprendan a vivir en paz. Y sobretodo y más importante, NO PUEDES HACER QUE SATÁN QUEDE INSPIRADO POR EL AMOR. Es el diablo. Lucifer. Astaroth. El innombrable. Es lujuria, ira… es todo menos amor. Satán es todo lo contrario a Dios. Y Dios es Amor. ¿Cómo puñetas quieres hacer que Satán se enamore? Es literalmente lo contrario a lo que es Satán.

Lo he dicho mil veces. Lo más importante en una historia, al menos para mi, son sus personajes. Si tienes una historia mediocre, seguiré viéndola por sus personajes. Y si tu historia es mala, tus personajes han de ser muy buenos. Así de simple. Si tus personajes son malos, más te vale que la historia sea excepcionalmente buena para mantenerme interesado. El peso de los personaje es mucho mayor que el de la historia. Al fin y al cabo, es a través de ellos que descubrimos la historia. Si son malos, la historia que nos llega es mala porque pasa por ese filtro.

Blue Exorcist es una serie mediocre. No es mala del todo y tiene sus momentos buenos, pero es extremadamente predecible y lo que le han hecho a Satán no tiene nombre. Esta la recomendaría solo si no tienes nada más que ver, y aun así, con reparos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s