Watchmen

Publicado: 01/06/2015 en Rincón crítico

Madre mía, cuanto tiempo hacía que no hacía una review de algo escrito. Y por desgracia, cuanto tiempo pasará hasta que vuelva a hacerlo. A menos que queráis que os hable de mis apuntes de tributario, por supuesto.

¿Quis custodiet ipsos custodes? ¿Quien vigila a los vigilantes? Esta es la pregunta principal de watchmen. Pero antes de hacer como el Doctor Manhattan y empezar por el medio, empecemos por el principio.

Watchmen es un cómic de superhéroes (de hecho, es el único cómic de superhéroes que tengo. No me atraen mucho. Este me lo compré por recomendación de Lynxreviewer, quien también es culpable de que haya publicado más en dos semanas que en todo un mes antes). Pero se le ha dado un giro. A mi, todo a lo que se le de un giro en el planteamiento me gusta mucho. Y si además lo haces tan bien como Watchmen, pues mucho mejor. Debo decir que he leído el cómic una sola vez y mucha gente dice que para pillarlo del todo hay que leerlo una segunda vez.

A ver, que me voy por las ramas. Centrémonos. La historia empieza con la muerte del Comediante. Esto desata una investigación por parte de Rorschach. Y a partir de ese momento, todo va en una espiral hacia el infierno. Durante el viaje, se nos cuenta el pasado y la historia de los superhéroes en América. El mundo es el mismo. Empezaron a publicar cómics y todo eso, pero en un momento dado, a alguien le dio por ponerse un disfraz y darle hostias a los malos (por cierto, eso existe hoy en día). Y después, hubo un experimento que fue mal y apareció el Doctor Manhattan. Durante toda la historia el centro de atención no es lo que hacen los superhéroes. Se centra en lo que hacen EEUU y Rusia cuando, de repente, el poder nuclear de estos dos países en guerra fría, cambia y ya no están igualados. Y también se centra en las motivaciones de los héroes y su psicología. Sí, hay un argumento central, que se centra en la investigación de Rorschach, pero esa es la parte menos interesante, al menos para mi.

Podría habla del final, pero intentaré que tenga el mínimo de spoilers posible. Por ello, ni cuando hable de los personajes diré mucho ni hablando del final diré mucho. Lo que si diré es esto: El final de Watchmen es el mejor chiste que hay en todo el cómic, pero para pillar el chiste, has de tener la visión general de Watchmen presente.

Lo mejor de Watchmen son sus personajes. Hablaré de unos cuantos que parece que son los principales, pero no de todos. Y dejaré aspectos para sorprender a quien decida leerlo y no lo haya leído.

Doctor Manhattan: De este sí que puedo hablar libremente porque es el que menos cambia de todos. Es un tipo sin corazón al principio y es un tipo sin corazón al final. El motivo es simple. Es Dios. Manhattan nació de un accidente con cosas radioactivas. Es de color azul, con el símbolo del átomo de hidrógeno en la frente. Puede ver el flujo del tiempo y las partículas más elementales que existen en el universo. También pude teletransportarse y crear materia. Cuando digo que es Dios, es en el sentido más literal de la palabra. El Doctor Manhattan me da dolor de cabeza. El motivo es porque en los momentos dedicados a él, no para de saltar adelante y atrás en el tiempo. Es difícil seguirle el ritmo. Pero para él es muy sencillo. Manhattan ve a la humanidad en general como si fuera una colonia de hormigas. Es quien da una visión general de la situación y ve tanto lo mejor como lo peor de la humanidad. Con especial mención a “peor”.

Rorschach: Tiene graves problemas psicológicos. Si lo reducimos a lo más básico, Rorschach cree que la humanidad está podrida hasta la médula y que él es la cura. Nunca retrocede. Nunca cede. Nunca perdona, sean las circunstancias que sean. Los problemas psicológicos que tiene han conllevado a que se aisle y se insensibilice ante todo. Es muy bueno luchando. Y bastante inteligente. No llega al nivel de Ozymandias (este os lo dejo a vosotros), pero es muy superior a una persona normal. Se rige por un código moral muy estricto y no permite que nadie se aleje de SU código moral.

El espectro de seda: Hay dos. Me centraré Laurie Juspeczky. De ahora en adelante, Laurie Júpiter, ya que también se la conoce por ese nombre y es más fácil de escribir. Hace bastante poco. Al principio no quería ser una justiciera, pero su madre, la anterior espectro de seda, la convenció. Es la pareja de Manhattan y eso, en parte, le hace infeliz. Sinceramente, es de los personajes más normales que hay en todo el cómic. Y aun así, disfruta de ponerse unas mallas ajustadas y salir a dar hostias a los delincuentes, con lo que no está bien del todo. Está llena de dudas. Es el catalizador de casi toda la historia, junto con Rorschach.

Creo que mejor paro de hablar de los personajes. Hay muchos y hay mucho que decir de cada uno, y no siempre son iguales cuando tienen la capucha y cuando no la tienen. El Comediante, Búho nocturno, Ozymandias… Todos son grandes personajes, con puntos buenos y malos. Y hay uno en concreto en el que el equilibrio es, a mi parecer, justo, para que no puedas clasificarlo en una categoría o en otra. Leed el cómic y adivinad de quien hablo. Y ampliad la información de los personajes, porque hay mucho más por detrás.

Solo quiero hablar de dos cosas más antes de terminar.

Lo primero es de las páginas finales de cada capítulo. al menos en la edición que tengo. Al final de cada capítulo, hay cuatro páginas de texto puro. No son cómic, son texto. Exámenes psicológicos de personajes, fragmentos de libros, recortes de periódicos… El texto es lo importante. Dan más información sobre los personajes y el mundo en que están. Y hay veces que he tenido ganas de terminar el capítulo para segur leyendo esas páginas. Pero hay otras veces que me parece que podrían haberlo hecho mucho mejor. La parte de “Bajo la capucha” me gustó muchísimo. Pero creo que leer cuatro páginas de un artículo de Buho Nocturno sobre la poesía de los pájaros no es lo mejor que se podría haber hecho. Hay un poco de todo, pero sigue siendo interesante.

Lo otro de lo que quiero hablar es uno de los motivos por los que creo que, aun adaptándolo a cine, no se podría llegar a adaptar tan bien como en el cómic. Y es “Los relatos del buque negro”. Se trata de un cómic ficticio que se publica en el mundo de Watchmen. Y aparece como trasfondo para explicar lo que se ve en las viñetas. No siempre, pero en algunas partes. Es un pequeño añadido muy bueno. Gracias a esas partes, se añade una capa más de narración a lo que pasa, además de una narración propia. La verdad es que, aunque no siempre queda bien, muchas veces sí que queda bien. Es algo difícil de explicar, pero una vez leído, queda claro.

Resumiendo, Watchmen es un muy buen cómic. Es una deconstrucción de los superhéroes. ¿Que pasaría si hubiera superhéroes de verdad? ¿Qué motiva a los superhéroes a ser héroes? ¿Ante quien responden los superhéroes? ¿Qué objetivos tienen? Mira la psicología y las inclinaciones políticas que pueden tener los héroes, sus motivaciones, el tipo de persona que has de ser para ser un héroe… Me ha encantado, aun cuando solo lo he leído una vez. Estoy seguro que me he perdido muchas cosas y estaré encantado de descubrirlas en otra lectura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s