SAO fanfic (parte 3)

Publicado: 29/05/2015 en Fanfic

En toda historia hay un momento en que todo se va al traste. Normalmente, los héroes consiguen arreglar el problema creado y ahí termina la historia. Todo el mundo es feliz, todo el mundo está contento y los héroes continúan su viaje, del cual nunca más sabremos nada.

Ese tercer jefe enemigo fue el momento exacto en que todo se fue al traste.

Habían estado atacándole muchas personas durante mucho rato. La barra de vida había bajado al color naranja. Es habitual que los jefes cambien de patrón de ataque cuando tienen poca vida. Muchas veces es un cambio más brusco. Algo radical, como si fuera un enemigo totalmente diferente. No siempre ocurre. Otras veces, mantiene los mismos patrones de ataque.

Aniya no vio ningún cambio en el comportamiento del jefe. Seguía atacando igual y se defendía de la misma forma de los ataques. Aunque no era un gran experto, eso significaba que podía seguir atacando de la misma forma que como lo había hecho hasta ahora. No había necesidad de contenerse. Sonrió. Corrió hacia su espalda mientras todo los demás atacaban por delante. Era la zona desprotegida. Ahí podría darle fuerte.

O eso creyó. Esta vez, la cola del enemigo reaccionó de forma nueva. Era un nuevo patrón de ataque. No lo conocía. La cola tenía un pincho. Iba directo a su cabeza. Intentó alejarse todo lo que pudo. Se acercó a Onatu. Con su escudo podría desviar el golpe hasta que adivinaran cual era el nuevo patrón.

Onatu estaba paralizado en su sitio. Veía como la cola con el pincho se acercaba a Aniya y cómo Aniya intentaba huir. Podría saltar hacia adelante. Intentar hacer algo, pero sus piernas no respondían. No podía moverse de su sitio.

La cola atrapó a Aniya. Le atravesó el cráneo de parte a parte. Luego, cogió el cuerpo y lo lanzó hacia el centro del campo de batalla. Justo para que la enorme espada que usaba le partiera por la mitad.

En la pantalla de estado (donde se muestra la vida, habilidades y otros aspectos clave del jugador y alguna información de los miembros de su grupo), Onatu pudo ver cómo la vida de Aniya bajaba hasta el cero. Y delante de sus narices, el cuerpo de Aniya desapareció, en una nube de píxeles, que se elevaban hacia la cúpula de la cámara hasta desaparecer.

EstFaux cayó de rodillas al suelo. Lágrimas bañaban sus mejillas. Su mente era un caos. No podía aclararse. Ese mónstruo había matado a Aniya. Delante de sus ojos. Tenía que derrotarlo. Ahora más que nunca. Tenía que acabar con todos los mónstruos del maldito juego. Empezando por los que tenía delante y acabando por su creador. No iba a dejar a ninguno con vida. Los odiaba. Odio puro, inadulterado. Era su único sentimiento.

No tardaron mucho en eliminar al jefe enemigo. En la batalla, la única baja fue Aniya. Cuando terminaron, todos avanzaron al siguiente piso. Pero antes de que Onatu subiera por la escalera, EstFaux le cogió por el hombro para que se quedase.

Solo cuando estuvieron solos, EstFaux comenzó a hablar:

-¿Por qué no le has salvado?

-¿Te refieres a Aniya?

-¿A quien si no me voy a referir? Nadie más ha muerto. Podrías haberle salvado, y lo sabes. Tan solo tendrías que haber andado un par de pasos hacia adelante y haberle cubierto con tu escudo. ¿No se supone que tu sabes de todo esto? ¿Por qué nunca proteges a nadie con tu escudo?

-Normalmente juego como DPS a distancia. Un mago o un arquero. Pero aquí no hay ninguna forma de hacer daño a distancia, así que decidí intentar algo nuevo y me hice un tanque. No esperaba que fuera algo que me diera tanto miedo de jugar en primera persona. Tener ese bicho enorme delante tuyo y tener que meterte en su camino… Aunque sepa que no me va a matar. Aunque sepa que no me va a doler. Da mucho miedo. Se me han congelado las piernas. No podía dar ni siquiera un paso adelante. Estaba clavado en el suelo. Además, es culpa suya por lanzarse de esa forma. No me eches a mi las culpas de que haya muerto.

-No intentes librarte de culpa. Si el se lanzaba como se lanzaba es porque era su trabajo. Y el tuyo era evitar que lo mataran. ¿Y encima ahora tienes los santos cojones de decir que no es tu culpa? Me voy. Y tú no vienes conmigo. No quiero que un patán como tú me proteja. Eres un mónstruo.

Sí. EstFaux pensaba eso. Onatu era un mónstruo. Y su objetivo era eliminar todos los mónstruos del juego. Fueran NPC o jugadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s