Fanfic de ART 88/46

Publicado: 30/03/2015 en Cuentos e historias cortas, Excusas y otras cosas

Tony cogió el cartucho que buscaba y lo puso en el casco de realidad virtual. Tenía curiosidad por ver cómo sería la experiencia. Se había dejado aconsejar y había escogido el cartucho de “La batalla de las diez novas”. Mientras estaba en el Niköping había oído hablar de ella y una películas bélica siempre es interesante. Se puso el casco y se dispuso a ver cómo era ver una simulación dentro de una simulación.

El resultado era inesperado.

Lo primero que notó es que no se podía mover. Estaba parado en el sitio y aunque quisiera no podía ir de un lugar a otro libremente. Ni siquiera podía girar la cabeza. Por eso se sorprendió cuando vio que la vista giraba sola hasta volver a quedarse quieta. Entonces entendió por qué. No era una simulación. Era una grabación, y el estaba en la perspectiva de la cámara. Eso explicaría las pequeñas manchas que ocasionalmente cruzaban su visión. Parecía la cabina de mando y enfrente tenía a un hombre que no conocía de nada.

El hombre, que por el uniforme parecía el capitán de la nave, desplegó una pantalla holográfica y en ella Tony se encontró una cara conocida. Era el capitán Sebastián. Había comandado el Niköping cuando el había estado en la nave. El capitán Sebastían le transmitió las órdenes al comandante de la nave y cerró las comunicaciones.

Tony se preguntó si podría cambiar de cámara para ver lo que haría el resto del pasaje. La simulación se pausó y ante sus ojos se desplegó un mapa tridimensional de la nave, con los puntos de las cámaras especialmente marcados. También marcaba para que servía cada área de la nave. La orden que acababa de dar el capitán consistía en ir a una posición, con lo que se fue a la cámara de los motores. Además, nunca había ido a los motores.

Cuando se activó esa cámara, vio los motores. O más bien dicho, vio un motor. Debía tener cerca de 50 metros de radio. Había todo un andamio montado para ir de arriba hasta abajo. Los mecánicos y los técnicos lo recorrían frenéticamente, ajustando tuercas, tirando de palancas y pulsando todo tipo de botones para mantenerlos con el empuje adecuado. Lentamente, la nave giraba y avanzaba hasta su posición. Era una mole enorme.

Una alarma comenzó a sonar, así que volvió al puente de mando para ver en que consistía. El enemigo estaba enfrente. Por lo que pudo escuchar, acababan de salir del hiperespacio. Todas las naves estaban en zafarrancho de combate. Desde el puesto de mando estaban activando todos los sistemas que pudieran serles útiles. La central de energía de la nave estaba funcionando a máxima potencia. Se habían activado los campos de plasma para reducir el daño de los proyectiles enemigos en la medida de lo posible. Las armas también estaban con una actividad frenética.

Cuando llegó a ellas, vio que estaban llevando los proyectiles a los cañones. Uno esperaría que fueran cañones grandes, pero Tony no esperaba que fueran tan grandes. Los proyectiles debían tener dos metros de radio y solo los podían llevar los robots y grupos de humanos usando exoesqueletos. Todas las armas estaban cargadas y el área fue evacuada al completo excepto por los robots. Tony tenía un mal presentimiento, así que se fue a una cámara dos habitaciones más allá.

Incluso en esa habitación le llegó el retumbar del disparo. Volvió al puente de mando. Los proyectiles ya no se veían y tardaron varios segundos en llegar a su objetivo. Cuando lo hicieron, impactaron todos en el motor de una de las naves enemigas, lo que hizo que esta explotara en pedazos.

El capitán Sebastián volvió a aparecer en la pantalla. Era simple información. Varias decenas de naves iban a salir del hiperespacio. Tony pudo ver cómo algunas naves aparecieron enfrente suyo. Era como si hubieran aparecido de la nada.

Entonces Tony supo por que se llamaba la batalla de las diez novas. No se habías fijado porque la estrella estaba en la cola de la nave, pero pudo ver el efecto que la primera de las novas produjo en la nave. Todas las naves que habían aparecido del hiperespacio en ese momento aprovecharon la onda expansiva de la nova para girar hacia un mismo lado y disparar todas sus armas hacia el enemigo. El movimiento rotacional de las naves siguió y dispararon otra andanada con las armas del otro lado. Las naves se habían hecho de pantalla protectora unas a otras y la nave en la que el estaba había sido la primera de las pantallas protectoras. Si no se hubieran bloqueado unas a otras, el empuje habría sido igual en todos lados y no se habría dado el movimiento rotacional.

La flota riva, pero, no era excesivamente estúpida y también habían disparado sus armas. Lo habían hecho antes de que las naves aliadas salieran del hiperespacio, con lo que decenas de disparos les acertaron por todas partes. La nave aguantó los disparos, ya que no habían tocado zonas muy graves. La santabárbara estaba en el corazón de la nave y los motores estaban ocultos a los disparos. Los campos de plasma habían absorbido gran parte del daño de los disparos. Aun así, la mayor parte de las armas estaban inutilizadas.  El capitán ordenó poner los motores a máxima potencia hacia las naves enemigas.

Era evidente que era un suicidio. El capitán lo sabía y sus oficiales también. Eran un simple peón en la estrategia que el capitán Sebastián había formulado y era su turno de sacrificarse por un bien mayor. Tony intentó ir a los motores, pero la cámara estaba destrozada. Las cámaras de las armas y de varias habitaciones más también estaban destrozadas. Fue a la central de energía. El nerviosismo que había en el ambiente lo podía notar aun a través de las grabaciones de seguridad.

Comenzó a ver chispazos en el generador. No tenía buena pinta. Y de pronto, la simulación terminó. La electricidad se había ido y las cámaras de seguridad se habían apagado. Lo que había visto debía de haber sido recuperado de la caja negra de la nave. Tony se sacó el casco y le quitó el cartucho. Le interesaba la historia de Océano, aunque no sabía en que medida podía llamarlo historia, cuando todo había sido generado por Makoto en un instante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s