Flashback

Publicado: 10/11/2014 en Elementum: Candela

De golpe, me vino a la cabeza. El último día que estuvimos juntos, estaba en su casa. Era de noche. Acabábamos de ver una película. Y se hacía tarde. Fui al baño, me lavé los dientes y luego fui a su habitación. Cuando quedaba con él en su casa, siempre dormía en su habitación. En ocasiones, teníamos sexo.

Ese día, no se si hubo algo diferente o no. Se acostó junto a mí, como lo hacía cuando quería hacerlo. Le dije que no quería. Pero siguió insistiendo. Me cogió del brazo y me dio la vuelta. Y empezó a hacerme el amor. No era la primera vez que sucedía eso. Yo lo consideraba hasta normal. Hoy en día veo muy claro que no, pero no lo veía en aquel entonces. Nunca opuse resistencia a aquello. Hasta ese día. Ese día me lo quité de encima por la fuerza. Realmente no quería hacerlo.

Se puso de rodillas encima de la cama, me miró, y me dio un guantazo en toda la cara. Se me debió de quedar una cara de sorpresa que lo excitó todavía más. Me volvió a cruzar la cara. Del dolor, comenzaron a salirme lágrimas. Se puso encima de mi y siguió a lo suyo. Intenté quitármelo de encima otra vez, pero me volvió a abofetear.

No opuse más resistencia durante toda la noche. Tenía miedo. Sabía que podía ser un poco violento. Era bastante habitual que saltase a la más mínima provocación. Esa noche, me violó mientras lloraba en la cama. Hizo conmigo lo que quiso durante toda la noche. Perdí el conocimiento mucho antes de que acabara. Después de eso, solo recuerdo cómo alguien entró en el piso y despertarme en el hospital. El que entró en el piso, tengo la sensación que era un elemental, pero no tengo nada para apoyar lo que digo.

Volví al presente. Acababa de recordar lo que me hizo. Y estaba justo enfrente mío. Y esta vez, era yo quien era más fuerte.

-¡Tú, maldito hijo de la grandísima puta!-Grité, sacándome la máscara.

Vi cómo se sorprendió al ver mi cara.

-Nena, cuanto tiempo. Ven aquí.

Creo que eso fue la gota que colmó el vaso. No solo me había violado y abandonado, sino que encima hacia como si no hubiera pasado nada. Apreté el puño. Quería golpearle en toda la cara. Que le ardiera la mejilla como me ardió a mí aquella noche.

Mi puño derecho se puso en llamas.

Me di cuenta. Noté el cambio de temperatura. Casi me desconcerté, pero mantuve la calma. Traté de controlarlo. No me salió muy bien, pero no se descontroló del todo.

Le arreé un guantazo en toda la cara con el puño en llamas. Del golpe, cayó al suelo. Me puse a su lado.

-Nunca te perdonaré lo que me hiciste aquella noche.

-¿Cuando?

-La última vez que nos vimos, capullo. ¿No lo recuerdas? La noche que me violaste. Te perdoné mucho, pero eso no te lo perdonaré nunca.

-¿Cómo te voy a violar? No te hice nada. Éramos pareja.

Seguía sacándome de mis casillas. No era la primera vez que me encontraba con un violador. Alguno de los delincuentes que había tenido que atrapar eran violadores. Y me habían llevado a sus juicios, para testificar cómo los había encontrado. Eran de nacionalidades distintas, pero algo había aprendido en esos juicios. Da igual la relación que tengan. Me había encontrado con amigos que violaban a sus amigas. Compañeros de trabajo. Padres. Novios. Esposos. También había mujeres violadoras, pero solo me había encontrado un caso de esos. Sería anecdótico si no fuera algo tan grave.

-¿Eres imbécil? Da igual la relación que tuviéramos.

-Pero si somos pareja, si yo quiero, tu también. Haberte resistido. Es culpa tuya. Yo no lo sabía.

-Te dije que no. Varias veces. Solo con eso ya debería ser suficiente. Y por si fuera poco, te aparté de encima.

-Sí, pero luego te dejaste.

-Después de que me cruzaras la cara, por supuesto que dejé de resistirme. Lo que pasó luego es irrelevante.

-¿Cómo que irrelevante? Cualquier juez me declararía inocente.

-¿Ah si? Mira tu que bien. Entonces no te importará lo que voy a hacer.

Lo agarré de la camisa y lo puse contra la pared. Mi mano derecha todavía ardía. Usé el hielo para ponerle argollas y dejarlo fijado a la pared. Usé bastantes. Se iba a mover mucho.

Con la mano en llamas, escribí en su pecho, a través de la camiseta. Mientras mi dedo tocaba su carne, gritaba como un bebé. O como un cerdo. Era ambas, así que da igual. Cuando acabé, tenía la palabra VIOLADOR grabada a fuego en su pecho, para siempre. Aun si no lo cogían hoy, cualquier otro día que lo pillaran lo verían y le juzgarían por eso. Y había formas de sacarle lo que recordaba, aun si no quería decirlo voluntariamente.

Lo dejé colgando. Respiraba muy fuerte. Daba pena. Pero no sentí lástima. Tal vez, en otra oasión, habría tenido yo miedo de él. Tal vez, si no tuviera poderes, no habría tenido el valor de enfrentarme. Muchas veces pasaba. Por culpa del miedo, mucha gente ni siquiera denunciaba.

Volví a la realidad. Apagué las llamas de mi puño. Eso me iba a traer complicaciones de vuelta. Pero primero tenía que volver. Me giré hacia mi madre. Lo había escuchado todo. Miraba en mi dirección con miedo, aunque no me veía. Estaba con los ojos vendados y no le había quitado la venda. No se la quité. No quería que se enterara de lo que acababa de pasar. Y de hecho, nunca supe si lo llegó a saber. Yo alteré mi voz, cosa que siempre hacía por precaución. Pero el capullo de mi ex no. Si reconoció esa voz, es posible que atara cabos.

Llamé a la base para que hicieran lo que creyeran correcto. Les di la posición de los cinco secuestradores. El tipo al que había disparado se había desmayado por falta de sangre. Me había olvidado totalmente de él. Le hice un torniquete improvisado en las piernas y le cerré los agujeros de bala con un tapón de hielo. No parecía muy grave. Después, corté las ataduras a mi madre y la llevé hacia el portal que acababan de abrir desde la academia. Un grupo de gente se hizo cargo de ella. Antes de que le quitaran la venda, ya estaba lo bastante lejos como para que no me viera.

Anuncios
comentarios
  1. carlosbaldellou dice:

    Capítulo sujeto a posibles cambios importates en un futuro próximo. Si ocurren, los anunciaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s