Confianza

Publicado: 20/10/2014 en Elementum: Candela

Un tiempo después, las cosas se volvieron a complicar. Creo que fue una de las que más me dolieron, y a la vez más me aliviaron.

Me dijeron que debía capturar a un nuevo objetivo. No me dieron información suya. También me dijeron que esta vez, Roc, Tom y los demás me ayudarían, puesto que tendrían también una misión ahí.

No caí en la cuenta que eso conllevaría que supieran a que tipo de misiones me dedicaba cuando iba sola. De algún modo, el director les convenció de escogieran ir a la misión conmigo.

Cruzamos el portal y aparecimos en un almacén. Estaba lleno de containers metálicos, de los de barco. Perfecto para tender emboscadas. Y para que nos las tendieran. Ellos debían encontrar un container específico y coger lo que había dentro. Yo debía capturar a quien lo había traído. Nos organizamos de forma que Roc y yo haríamos guardia para que no se acercase nadie mientras que Tom, Rax, Sativa y Mar buscaban el container.

Roc y yo nos subimos encima de una pila para ver cómo estaba organizado todo. Había una puerta muy grande en un extremo, que supuse que sería por donde entraría la grua para coger los containers y cargarlos donde tuviera. Aparte de eso, solo había una puerta y una sala de control acristalada en la parte superior. Roc fue a atrancar la puerta grande, Era relativamente fácil trabarla. Yo empañé los cristales de la sala de control, para que no pudiera ver nada nadie. Después de eso, fuimos a la puerta que había y nos escondimos cerca. No nos podían ver. Si lo hacían, mi objetivo huiría.

Roc no cuestionó mis órdenes. Supongo que creía en mi.

Llevábamos 20 minutos cuando dos figuras aparecieron por la puerta. Una era mi objetivo. Llevaba una camiseta negra y unos pantalones tejanos azules. La otra, no lo se. Esa llevaba un chandal de color azul, casi negro. Esa persona desconocida le hizo señas a mi objetivo de que saliera de ahí. Que se apartara. Eso no podía permitirlo. No podía alejarme demasiado o sospecharían todos. Y tal vez se fueran sin mi. No, tenía que capturarlo ahí.

Salí de mi escondite y le di el alto. Roc salió tras de mi. El matón fue muy rápido. Sacó una navaja y atrapó a Roc. Le puso la navaja en el cuello y le gritó a su jefe que se fuera. Después, me amenazó con matar a Roc si intentaba detenerlo.

Roc me gritaba que no me preocupase. Que él estaría bien. Que fuera a por el que se escapaba.

Ahí me colapsé un momento. No podía dejar escapar a mi objetivo. Pero era peor que mataran a Roc. No sabía que hacer y me quedé bloqueada, viendo como mi objetivo escapaba a través de un pasillo. Pronto, estuvo más lejos de donde yo podía crear materia, al menos por el momento.

Una lucecita se me encendió en la cabeza. Ya sabía cómo llegar hasta él. Y cómo salvar a Roc. Todo al mismo tiempo.

El hielo era una forma de materia en que los átomos están más juntos que en el resto de formas de la materia. Podía sublimar el hielo y hacer que pasara de sólido a gaseoso. Con esto, hacía un mecanismo similar al de las pistolas, que funcionaban expandiendo el aire de dentro de la bala con la combustión de la pólvora. Si creaba un tubo de hielo, lo llenaba de nieve y luego disparaba esa nieve, le golpearía con bastante fuerza como para tumbarlo y estaría rodeado de materia que podría manipular, ya que el radio al que podía manipular la materia era muy superior al rango en el que la podía crear.

Me lancé hacia el gorila que aguantaba a Roc. Parecían sorprendidos ambos. Al mismo tiempo, creé el cañón de nieve justo detrás de mi. Cogí la mano que tenía la navaja y la aparté del cuello de Roc. También le retorcí el brazo hacia atrás y le acabé clavando su propia navaja en el hombro. El cañón de hielo estaba ya preparado. El gorila lo vio. Intentó avisar a su jefe, pero la navaja en el hombro hizo que en lugar de algo comprensible solo soltara un grito.

Disparé.

Me pasé un poco con la potencia. Lo tumbé al suelo. Cuando la nieve estuvo en el suelo, la convertí en hielo, más duro, para que lo mantuviera aprisionado. Al gorila también le congelé el troso. No iba a mover los brazos. Roc le puso unas argollas de roca en los pies para que no saliera corriendo.

Fui a comprobar el estado de mi objetivo. Tenía una contusión en la cabeza y le había roto un diente. Y eso solo con nieve. No controlaba bien la potencia todavía. Pero estaba vivo. Lo arrastré conmigo. Y al otro también me lo llevé. Los chicos ya habían encontrado el contenedor correspondiente, así que nos podíamos ir. Le tapamos los ojos al gorila y nos lo llevamos. Nadie preguntó nada. Pero es evidente lo que todos pensaban.

Al día siguiente, Roc vino a verme.

-¿Por qué hiciste eso ayer?-Me dijo.

-No lo se, la verdad. Tenía que capturar a ese tipo. Eso lo tenía claro. Pero a ti no te podía dejar solo. No soportaría la idea de que te pasara algo malo por mi culpa. Esa fue la única idea que se me pasó por la cabeza.

-¿Lo de la navaja era necesario? ¿Tenías que clavarsela?-No parecía enfadado. Me dio la impresión de que realmente quería saber si era necesario que le clavase la navaja o no. Sabía que no me lo iba a echar en cara. Pero no podía mentirle.

-No lo se. Fue lo primero que se me pasó por la cabeza. Supongo que sí, para que no pudiera volver a usarla después ni nos pudiera atacar con otras cosas. Pero no estoy segura.-Estaba alicaída. Realmente no lo sabía. ¿En qué me estaba convirtiendo? Es en lo único que pensaba.

Pero Roc sonrió. Me abrazó y me susurró:

-Mi pequeño Fénix. Siempre sabes lo que hacer.

Solo años más tarde me di cuenta que realmente podría haberle dejado solo a cargo del gorila. Era de roca. Y la navaja era de metal. No solo tenía un control sobre la navaja, sino que esta debería ser capaz de cortar a través de la roca para poder haberle hecho algo. Ni siquiera hoy se cuanto sabía sobre mi Roc. Creo que quería que escogiera qué era para mi más importante. El deber, o él. Y escogí ambos.

Desconozco si fue un acierto.

¡Alejandro! Por fin me viene a la cabeza el nombre del director. Lo tenía todo el rato en la punta de la lengua y por fin me sale. Se llamaba Alejandro. Por fin. Que peso más tonto me he sacado de encima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s