Se acerca el fin

Publicado: 10/02/2014 en Elementum: Cólodin y Kailey

Y por fin, el último día llegó. Ese día, los alumnos de último curso tenian el día libre y hacían una fiesta hasta las tantas de la noche. Al día siguiente, se iban todos a sus nuevos trabajos. El director estaba presente todo el rato. felicitándoles por su trabajo y comunicándoles donde estaban destinados durante, al menos, un año.

Pero por supesto, ese año se truncó. Mientras el director estaba comunicando los destinos y felicitando, como cada año, una flotilla de barcos apareció por el horizonte. Por el otro extremo, aparecieron aviones. Cuando por fin desembarcaron, el primero en bajarse fue un hombre lleno de galones. Iba vestido de militar en combate. Eso debería haberles hecho sospechar, pero no lo hicieron. Ese hombre se acercó al director.

-¿Es usted quien manda en este lugar?

-Eh.. Sí. ¿Que…?

Antes de poder terminar la frase, le voló la cabeza de un disparo a bocajarro. Su cuerpo cayó interte al suelo. Las alarmas comenzaron a sonar para todo el mundo. Todos los alumnos oyeron las alarmas y acudieron al centro. Pero era un caos. Los barcos y los aviones soltaron soldados, que se esparcieron por toda la playa. Los alumnos de último curso y algunos profesores que no tenían nada que hacer en ese momento se organizaron como pudieron. Los más ofensivos fueron a primera línea. Los más defensivos atrás. Los de curación al fondo. Los profesores intentaban organizar a los alumnos que venían. Los alumnos de primero los enviaban entre los muros para refugiarse. Los de segundo se quedaban atrás, atacando a distancia. El resto, donde quisieran.

El campo de batalla era un caos. Isaac hacía lo que podía organizando los alumnos. El cuerpo inerte del director estaba siendo pisoteado sin piedad. Los soldados desconocidos comenzaron avanzando terreno y no tardaron en caer los primeros alumnos. Algunos tenían heridas superficiales y se retiraban un momento a curarse. Otros no tenían esa suerte y caían muertos. Los elementales de fuego que había se organizaron para encasquillar las armas. Fue un alivio momentáneo. Los soldados estaban preparados y sacaron armas blancas de todo tipo. No había un patrón claro de quien llevaba que, pero todos eran profesionales.

El caos ya fue total y absoluto. No sabían cómo ni por qué, pero su director había muerto y ahora tenían que luchar contra unos soldados desconocidos por su vida.

Cólodin había sacado ya sus armas blancas preferidas, que consistían en dos cuchillos cortos de hielo. En caso de que se le atascara uno, era más fácil recuperarlo. Comenzó a cortar carne. Primero rajó a un soldado su garganta. Su sangre salpicó en un buen radio. Acto seguido clavó su cuchillo en el pecho de otro soldado y usó su cuerpo para protegerse del ataque de otro. Cólodin estaba en su elemento. Una masacre. Pero el resto de alumnos no. Muchos eran reacios a matar y se limitaban a herir a sus adversarios en piernas y brazos. Kailey y otros muchos de fuego hacían enormes llamaradas para amedrentar a los soldados. Otros alumnos y profesores aprovechaban ese momento de vacilación y golpeaban. Elementales de agua y aire se habían puesto a los lados y no dejaban que se acercasen más barcos o aviones para descargar tropas. Por el aire volaban elementos de todo tipo. Además, el cielo estaba ennegrecido y caían rayos sobre los enemigos, conducidos por los elementales de retaguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s