La cosa se complica

Publicado: 04/11/2013 en Elementum: Cólodin y Kailey

Dos horas después de salir del castillo, llegaron al bosque. Había un sendero que era muy estrecho, pero podían pasar todos en fila india. Era un bosque muy espeso. Casi no se podía pasar entre los árboles, así que el sendero era el único camino.

Junco se detuvo en mitad del bosque y les hizo una señal para que se detuvieran. Cólodin, Kailey, Ammós y Lóraj ya estaban habituados y se pusieron a la defensiva. Cólodin y Kailey extendieron una figura tridimensional con puntos a distinta temperatura. Si algo los tocaba, lo sabían. Lóraj empezó a escanear posibles impulsos eléctricos y Ammós comenzó a mover las rocas. Pero no encontraban nada. Mar se quedó parada sin saber muy bien que hacer. No había tenido muchos encuentros violentos como exploradora. En ese momento de vacilación, un extraño animal se le lanzó encima. Junco fue el primero en reaccionar. Era el primero que había detectado que había algo y ya estaba preparado. Llevaba sintiéndolo desde que entraron, pero no se había acercado. Hasta ese momento.

Una rama golpeó al animal en dirección a Cólodin. Cólodin ya se había dado cuenta de lo que pasaba, así que remató al animal cortándole el cuello. Cuando lo examinaron más de cerca, vieron que era una especie de mantis gigantesca. Tenía la cabeza como un óvalo tumbado y una enorme boca llena de dientes. Sus ojos eran blancos, surcados por una multitud de venas. Su tamaño era como el de una persona y tenía dos enormes pinzas.

-Vienen más.-Dijo Junco.

-Cuantos más?

-Muchos. Muchísimos. ¡Demasiados! Corramos hacia algún lugar que podamos defender fácilmente. Veo un claro. Seguidme.

Corrieron hacia el interior de la selva. Los árboles se apartaban a su paso y se volvían a cerrar. Llegaron al claro. Era un montículo y no había árboles en una cierta extensión. Era extraño. Un riachuelo pasaba por el borde. Se pusieron en la cima del montículo y de nuevo se pusieron a la defensiva. Mar sí reaccionó esta vez, moviendo agua del riachuelo hasta su posición.

No aparecía nada todavía, pero todos podían sentir como les miraban esos seres. Hasta que comenzaron a salir. Lina estaba en medio del círculo defensivo que habían montado. Cólodin fue el primero que hizo algo. Estacas de hielo surgían del suelo, empalando a todos los que salían de los árboles. Eran rápidos. Sus patas les permitían saltar de árbol en árbol. Kailey chamuscaba al resto, pero como estaba en un bosque, tenía que controlar mucho su poder. Una chispa fuera de lugar y podría pasar una desgracia. Lóraj y Ammós todavía no tenían que hacer nada por sus lados. No salían bichos. Mar también esperaba y Junto junto a ella. Los había por todos lados. Pararon de salir un momento. No eran bichos estúpidos. Eso ya lo habían visto. Intentaban hacer cosas nuevas.

Cólodin y los suyos comenzaron a estrechar filas. Algo iba a pasar. Lo presentían. Tendrían que cambiarse los lugares para defender mejor. Comenzaron a moverse.

Un disparo sonó en el bosque.

Mar abrió la boca sorprendida. Tenía una bala en la cabeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s