Y se van.

Publicado: 25/06/2013 en Elementum: Cólodin y Kailey

Tras todo el revuelo del asesino, Cólodin había conseguido un voto de confianza que había extendido a su equipo. Ahora estaban comiendo con Víctor, que les explicaba todo lo que querían saber.

Para empezar, se enteraron que había varios reinos. Toda la llanura era uno. Las dos grandes montañas eran las llamadas puertas del infierno. Aunque pintoresco, era solo el nombre y llevaban a otro reino, el cual era muy montañoso.

También se enteraron del motivo por el que les buscaban. Los originales habían traído mucha muerte y caos. Llegaron a atentar contra reyes y consejeros. Después, cada rey trató de controlar a la prole que podía para aprovechar sus poderes. Muchos lo consiguieron y el caos y la muerte siguieron durante años. Finalmente, un grupo religioso, los llamados naturales, consiguieron unificar a gran candidad de reinos para luchar contra la prole. Así, se dedicaron a atacar a todos los hijos que antes habían ayudado a esos mismos reinos. Habían conseguido un gran apoyo. El que habían visto era el gran sacerdote de su reino. Eran implacables y sanguinarios y habían conseguido influir en las altas esferas de poder. Algunos incluso mandaban en sus reinos. Tenían leyes a medida. De todas formas, en muchos otros reinos todavía se conservaban algunos hijos con poderes, pero bien ocultos.

Repentinamente, Víctor se levantó y desenvainó la espada. Detuvo un golpe de un sacerdote menor que iba destinado a matar a Cólodin.

-Han sido declarados inocentes. Lo que pretendes hacer es asesinato. Y eso no lo pienso tolerar. Y aunque fuesen culpables, tu no tienes autorización para ejecutarlos.

-Gracias. No hacía falta, en serio, pero gracias.

-¿Cómo que no hacía falta? Si te iba a matar.

-No soy estúpido, tengo mi propia protección. Por lo menos es agradable ver a alguien que actua de forma coherente y no movido solo por instintos.

-¡Oye!-Dijo Kailey.

-No es lo mismo mujer. Tu actuas mediante instintos, pero no es lo que te mueve. No actuas como actuas por los instintos. No usas el beneficio personal para enmascarar los motivos.

-De nada supongo. Por cierto, ¿ya tenéis dónde quedaros?

-Si no nos hemos separado de tí desde que hemos llegado. ¿Cómo vamos a tener sitio donde quedarnos aquí?

-Podeis usar mi casa si queréis. Esta noche tengo guardia.

-Gracias, pero creo que lo mejor será que nos vayamos a casa.-Dijo Cólodin mirando su reloj.-Llevamos aquí mucho tiempo.

-¿Que es eso que llevas en la muñeca?

-Oh, es cierto.

Anuncios
comentarios
  1. carlosbaldellou dice:

    Más justo imposible. Esta semana termino los exámenes y esta es la última historia de las que tenía preparadas. Recemos todos por un aprobado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s