Y de golpe y porrazo, un buen trozo de historia.

Publicado: 06/05/2013 en Elementum: Cólodin y Kailey

«¿Donde está Kailey?» Esa era la pregunta que Cólodin le hacía a todo el mundo. Nadie tenía respuesta. Si, todos sabían quien era Kailey. Habían conseguido cierta importancia con sus misiones y todo el mundo sabía quien era, pero nadie sabía donde estaba. Hasta que alguien le dijo algo que le hizo saber donde estaba.

-No se, la he visto esta mañana con un chaval de pelo negro.

Cólodin fue a buscar a Kot y le dio unas coordenadas. Era donde quería ir. Donde sabía que estaba Kailey.

-Ben, alguien acaba de llegar a través de un portal.-Le susurraron a Ben en la oreja.

-Vosotros dos id abajo a ver quien es y que quiere. Paradle los pies si es «ya sabéis quien». Yo me quedo con Kailey.

Cólodin llegó y entró directamente por la puerta. Estaba enfadado y se le veía en la cara. El sigilo a la hora de entrar lo había dejado de lado. Justo cuando entró, se encontró a dos chavales. Ni siquiera sabía sus nombres. Le sonaba que estaban con Ben. Y se lo confirmaron.

-¿Así que quieres ir a ver a Ben?

-Pues que pena, no va a poder ser.

-Apartad de ahí si no queréis salir mal parados.

-Pues creo que vas a tener que…

Cólodin no había esperado, se había lanzado directamente. Al primero, que parecía controlar la roca, le dio un puñetazo en la nariz que le dejó atontado. Aprovechó para coger al segundo, que controlaba el aire según su pulsera, y lanzarlo al suelo. Le puso una arandela de hielo alrededor del cuello y mirando hacia abajo. Cuando el primero se recuperó, Cólodin le cogió del cuello y lo estampó contra la pared. Le dejó colgando, con la boca tapada y las manos emanilladas. Estaba colgado de cuello.

-No tengo tiempo para vuestras gilipolleces.-Y se fue por la puerta que estaba al otro lado. Subió unas escaleras y llegó a otra habitación. En ella, estaba Kailey sola.

-Kailey, por fin te encuentro. Venga, vámonos.

-No.

-¿Cómo que no?-Cólodin ya sabía el motivo. Y la respuesta. Y todo lo que iba a seguir. Pero tenía que hacer teatro.

-He decidido que me uno al equipo de Ben.

-¿Por que?

-Porque así quiero. Ya he solicitado el traslado. En dos días estaré con ellos oficialmente.

-No digas tonterías Kailey.

-No son tonterías. Es lo que quiero. Y nada de lo que digas me podrá hacer cambiar de opinion. Me has engañado y ocultado cosas. Eso es algo que Ben nunca haría.

-¿Estás segura? ¿Te ha contado que conoce a Drake? ¿Te ha dicho lo que realmente ocurrió cuando fue a buscarle? ¿Sabías que Ben ordenó varios atentados para que fuéramos nosotros?

-Calla, calla calla. TU NO LO SABES TODO.-Kailey tenía sus puños en fuego y se lanzó hacia Cólodin.

Cólodin la esquivó. Esquivó tanto el primer como el segundo golpe. El tercero ya no pudo y le dio en la cara. Intentó protegerse, pero Kailey estaba realmente furiosa y deshizo el hielo que se había puesto, quemándole media cara. Cólodin intentó hablar con ella. Trató de razonar. Pero cada vez que decía algo, Kailey se enfurecía todavía más. No atendía a razones. Terminaron con los puños de Kailey chocando contra las palmas de Cólodin. Cólodin sabía lo que debía hacer a continuación. No le gustaba nada, pero sabía que no tenía otra opción. Dejó de usar sus poderes y Kailey le lanzó hacia la pared. Se golpeó muy fuerte. Seguía consciente, pero hizo como si estuviera fuera de combate. Vio a Kailey acercándose a el. Sintió como le cogía sus brazos y comprobaba su pulso. Cólodin sabía como hacerlo para que pareciese que no tenía pulso. Enfrió sus venas para que se retrayeran lo máximo y enfrió su sangre para que fluyera más lento. Kailey lo tomó por muerto.

Aun después de todo aquello, Kailey le quería. Estuvo a punto de levantarse, pero eso echaría por tierra su actuación, así que aguantó en el suelo. Oyó a Ben acercarse y hablar con Kailey.

-Tranquila. No pasa nada. Se lo merecía.

-¡Pero está muerto!

-No lo creo. Solo está inconsciente. Te lo habrá parecido.

-Le he medido el pulso.

-Pues lo habrás medido mal.

-¡Estaba frío!

-Es de hielo. Siempre está frío. Venga, vámonos. Déjalo aquí y que venga esa pelandrusca a por el.

-No me puedo creer que la besara y todo sin decirme nada. Creía que me tenía algo de aprecio.

Cólodin ya había oído todo lo que necesitaba. Ahora tenía que levantarse. Si hubiera sido solo teatro, habría sido más fácil, pero Kailey le había dado en verdad y tenía las piernas quemadas. Le dolían horrores, incluso aplicando frío. Hizo un esfuerzo y se sobrepuso.

-Así que era eso. Me viste con Marina.

Kailey y Ben se dieron la vuelta para verle. Kailey estaba aliviada y furiosa a la vez.

-En fín, iba a ser una sorpresa, pero que se le va a hacer. Feliz cumpleaños por adelantado. Mañana tendrás una increíble fiesta sorpresa. Si, era por eso que la veía. Me ayudaba a organizarlo todo. Es mucho trabajo y como supondrás, no te lo iba a poder encargar a ti.

-Pero os besasteis.

-¿Lo viste o te lo contaron? Porque es totalmente falso. Kailey, me conoces mejor que nadie. Piensa un poco.

-¿Y todo lo que me has ocultado?

-Sabes tan bien como yo que eso no es lo que te preocupa. Kailey, me conoces a mi. Y sabes que Ben es de un experto embaucador y que la mitad de lo que dice son mentiras. También que el hecho de que dos atentados graves ocurrieran mientras salías con el de exploración no puede ser una mera casualidad. Además, hay algo que no os conté. Cuando el otro día me secuestraron, los guardias dijeron algo.

-¿Que?

-«¿Esto se lo llevamos a Ben o a Drake?»

-¿Es eso cierto Ben?

-Ni de lejos. Se lo está inventando todo para embaucarte.

-Seguro, supongo que ese desgarrón que tienes en tu camisa no coincidirá con este trozo de tela que he traído, verdad. Porque es idéntico.-Cólodin mostró un trozo de tela. Tenía la forma exacta de un desgarrón en la camisa de Ben, que le había dicho a Kailey que había sido una zarza.-Por cierto, ¿Que tal anoche en el dormitorio de Kailey? ¿La convencisteis?

-¿COMO?

-Es todo mentira Kailey.

-Kailey, sabes que es lo que es cierto y lo que no. Fíate de quien te diga tu instinto.

Kailey miró a Cólodin. Luego a Ben. Entonces, se dirigió hacia Ben. Ben sonrió. Estaba a punto de decir algo, pero Kailey le arreó un guantazo en llamas que le cogió por sorpresa y le tumbó al suelo. Entonces se dio la vuelta y cogió a Cólodin, le levantó y se fueron.

Al día siguiente, Kailey tuvo ciertamente una fiesta, que habría sido sorpresa, si no fuera por lo que pasó el anterior día. Sin embargo, Kailey fingió la sorpresa. También canceló su traspaso de equipo. Hubo un gran papeleo y un pequeño cabreo por parte del director por ser tan poco constante. Ya tenía una edad para madurar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s