Dreams

Publicado: 29/04/2013 en Elementum: Cólodin y Kailey

Era noche cerrada. Kailey estaba durmiendo, al igual que todo el mundo. O casi todo el mundo. Tres sombras se deslizaron hacia las habitaciones que les correspondían a los de fuego. Se elevaron hasta un dormitorio y abrieron la ventana. Era el dormitorio de Kailey.

-Muy bien. Voy a darle a oler unos vapores que harán que se suma en un sueño más profundo. Entonces tu me metes en su mente y me dejas hacer a mi. Eso si, es importante que se piense que es todo idea suya. Venga, al trabajo.

Kailey estaba soñando. Estaba muy feliz. Pero entonces el sueño empezó a cambiar.

Vio a Cólodin. Se estaba riendo con aquella chica. Y luego la besó y miró a Kailey con desprecio. La figura se desvaneció en el polvo y apareció Ben. Ben le tendía la mano con una sonrisa en la cara. Kailey fue a cogerla, pero también se desvaneció en el polvo. Se dio cuenta de que estaba en su escuela. Cólodin estaba ahí, con ella. Riéndose con ella. Defendiéndola. Ayudándola. Era muy amable. Le vio usar sus poderes y se dio cuenta de que estaban en una misión. Cólodin la protegía de todos los golpes y Kailey le ayudaba. Estaban los dos solos. Entonces le vio de nuevo con aquella chica y tonteando con Lóraj. Le comenzó a hervir la sangre.

Su sueño volvió a cambiar. Estaba en el banco y se le acercaba Ben. Ben le hablaba, pero era como si no emitiera palabras. No hacía falta, su rostro resultaba tranquilizante. Se vio explorando nuevas tierras con el. Los nuevos terrenos no eran interesantes, se dio cuenta de que lo que le gustaba era estar con Ben.

Su mente rememoró por su cuenta todas sus vivencias. Todas las que había tenido con Cólodin y las que había tenido con Ben. Cólodin le ofrecía amistad, protección y que no le ocurriría nada. Pero nada más. Era como una roca. Era seguridad. Ben en cambio le ofrecía ver lugares nuevos, experimentar cosas nuevas. Siempre tenía acción. Era la aventura.

Vio la disyuntiva ante si. Estaba en un precipicio y había dos caminos. Uno llevaba a Cólodin. Otro a Ben. Ambos le tendían la mano. Ella sabía que solo podía estar con uno. Dio un paso. Dio otro paso. Tomó el camino hacia Ben. El pilar que sostenía a Cólodin se derrumbó. Cólodin se estaba partiendo en miles de trozos también, como si fuera parte del pilar. Ben la cogió y la abrazó. Kailey ya había toma do una decisión. Sabía en el sueño que cuando despertara habría tomado esa decisión. Su sueño volvió a ser plácido. Alegre. Pero con un pequeño tinte oscuro. No podía olvidar que le iba a dar la espalda a Cólodin.

En la habitación, las tres figuras se fueron sin dejar rastro alguno.

En su habitación, Cólodin estaba despierto. Sabía lo que había ocurrido. Y pensaba ponerle arreglo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s