Amores, desamores y un chaval desconocido

Publicado: 11/03/2013 en Elementum: Cólodin y Kailey

Y el tiempo comenzó a pasar. A lo tonto, ya hacía un año que habían llegado a la academia cuando ocurrió todo esto. Los equipos se iban especializando a medida que pasaba el tiempo. Los mejores se designaban para operaciones militares y una vez en eso, se dividían en multitud de ramificaciones. Los había que eran los encargados de defender a grandes personalidades, espías  exploradores, encargados de atacar… El resto peleaban por los puestos de operaciones de rescate. Incluso en eso se especializaban en operaciones de rescate en el espacio, en el mar, en la montaña, en el desierto… Los otros se integraban en la vida civil de una u otra forma. Una ventaja que tenían era que lo relacionado con su elemento les encantaba siempre.

Cólodin y su equipo destacaban mucho. Eran el mejor de los mejores. Estaban muy compenetrados y su eficiencia era altísima, solo superada por los equipos ya graduados. Todo el mundo podía ver que iban a ir lejos. Dependiendo de cada persona, había una u otra reacción con esto. Y estas de nuevo, despertaban nuevas reacciones en los demás.

Ammós, era como la roca. Lo hacía y no había más que hablar. Era lo que debía hacer. No le gustaba hablar mucho.

Lóraj se vanagloriaba de ello y lo explotaba al máximo para conseguir beneficios personales. Según el, ya se los había ganado. Ahora solo recogía los frutos.

Anyreia iba y venía. Le gustaba hablar, pero sin destacar en exceso su papel. Se consideraba una pieza más del conjunto del puzle.

Àntam no se sabía mucho. Siempre se quedaba en su habitación y hablaba muy poco. Pero siempre que lo hacía, eran análisis imparciales de lo que habían hecho todos.

A Kailey le encantaba hablar de ello y destacar que tenía un papel en todo ello, pero siempre intentaba ser modesta, aunque pocas veces lo conseguía. Le perdían las adulaciones.

Cólodin no decía nada. Como Ammós, consideraba que era lo que debía hacer y punto. Era bastante hablador y solía dar la cara cuando le tocaba. Nunca se destacaba por encima y era humilde de verdad.

En la vida privada, todo seguía igual. Kailey seguía enfadada por el hecho de que Cólodin fuese homosexual, pero lo estaba sobrellevando bien. Y Cólodin seguía intentando seducir a Lóraj, el cual no le hacía ni puto caso. Y un día, ocurrió lo que todo el mundo temía que llegara, que Lóraj apareció en una de sus reuniones con una chica. Era también de rayo y era preciosa y encantadora. Antes de partir todo a la misión, se dieron un beso en la boca. A Cólodin se le partió el corazón y durante la misión estuvo más frío y distante de lo habitual (que ya es decir) pero seguía siendo profesional y cuando debía involucrarse, lo hacía.

Kailey, que ya le conocía, notó la diferencia. Veía que estaba destrozado por dentro, pero que no lo mostraba. Debía hablar con el, lo sabía. El resto notaban que estaba un poco apagado, pero lo consideraron normal. En su última misión, en la que había ocurrido todo aquello, habían muerto tres colonos y eso es bastante normal que te apene, más teniendo en cuenta que murieron de forma muy violenta. Para hablar claro, explotaron vivos. Pero Kailey no sabía como hablar con el sin decirle que lo quería, cosa que no quería hacer. Finalmente, se tragó todo su orgullo y fue a verle a su habitación.

-Adelante.-Dijo Cólodin una vez ella llamó a la puerta.

-Cólodin. Me gustaría hablar contigo.

-Es como si lo que fueras a decirme fuese malo. ¿Lo es?

-Yo ya sabía que te gustaba Lóraj. Cuando te acercaste a el en el hospital, tras… Eso del pasado y todo ese lío… Lo vi. Me quedó claro.

-Oh. Eso. No te preocupes. Estoy bien.

Era mentira, por supuesto. En su cara no había ninguna expresión. Ni en su voz.

-No, no lo estás. Se te nota. Tal vez no lo ven los otros, pero yo si. Te conozco y estás destrozado.

-Te aseguro que estoy bien. No tengo ningún problema.

-Ese es uno de tus problemas. Siempre dices que no tienes problemas, pero no es así. Todo el mundo tiene problemas. Incluso tu.-Kailey empezó a alzar la voz. Empezaba a estar frustrada. Era tan reacio a hablar…

-Kailey, no te preocupes por quien quiero o dejo de querer. Es un golpe que me arriesgué a recibir y lo recibí. Lo superaré.

-¡¿Cómo no me voy a preocupar por quien quieres si yo te quiero?!-Explotó Kailey. Llevaba queriendo decírselo mucho tiempo y no aguantó más.

En ese momento si que apareció expresión en la cara de Cólodin. Estaba sorprendido. Kailey se dio cuenta de lo que había dicho justo tras decirselo. Su cara se puso de color rojo tomate y la temperatura ambiental subió unos diez grados de golpe. Tenía tanta vergüenza que ni vio la cara de Cólodin tras decírselo y se marchó corriendo a su cuarto, sin detenerse. Una vez dentro, se encerró con pestillo y se puso a golpear la almohada diciéndose lo estúpida que había sido, al más puro estilo cinematográfico. Tenía ganas de golpear cosas y su almohada era lo bastante blanda como para aguantar los golpes sin hacerle daño.

Los siguientes días, Cólodin no mostró ninguna actitud distinta. Se había animado un poquito y Kailey lo notaba. Su actitud hacia el resto de compañeros no cambió en absoluto, pero en su cabeza, Kailey veía que a ella la trataba menos que de costumbre, que hablaba menos y que la evitaba. No paraba de decirse lo estúpida que había sido.

Y todo explotó el día en que vio a Cólodin con una chica llamada Sara, la cual había sido la encargada de arreglarles las heridas. Ambos estaban sentados en un banco hablando despreocupadamente y riéndose mucho. Kailey se dio media vuelta y se fue a llorar a una esquina.

-Parece que algo va mal. ¿Te puedo ayudar en algo preciosa?-Dijo una voz a sus espaldas.

Anuncios
comentarios
  1. carlosbaldellou dice:

    Pues lo siento por no publicar hasta ahora, pero os toca esperar un tiempo. Tengo que estudiar para los exámenes. Tras semana santa, volveré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s