Y a otra cosa mariposa

Publicado: 25/01/2013 en Elementum: Cólodin y Kailey

Cólodin terminó su ronda y volvió a su cama.Ya había visitado a Kailey, así que no supo que estaba despierta. hasta que, cuando llegó a la cama, esta se desperezó.

-Buenos día Kailey. Espero que estés bien.

-Si, estoy bien.-Mintió Kailey, que tenía un dolor atroz en el corazón.- ¿Que ha ocurrido exactamente?

-No lo se muy bien. Esperemos a ver si nos lo dicen.

Finalmente, el directos les fue a ver. Ya estaban todos despiertos y les contó lo que sabía.

-No se que ocurrió. De repente, en mitad de la sala aparecisteis inconscientes. Estábamos esperándoos para pediros explicaciones. Ya le habíamos dado la bronca a Kot por hacer eso, pero cuando aparecisteis de la nada, nos asustamos y os llevamos a la enfermería. Hace ya tres días que llegasteis.

-Por lo que ha dicho, aparecimos todos de golpe, ¿es así?

-Si, ¿por que lo dices?

-Porque no entramos todos de golpe en lo que nos devolvió.

-Mirad, yo no tengo ni idea de que ocurrió, si me lo contáis, tal vez entienda la mitad de lo que está ocurriendo.

Tras media hora hablando todos de lo que recordaban de su aventura, el director concluyó su dictamen:

-No tengo ni puta idea de que ha ocurrido.

Días pasaron hasta que volvieron a la carga con lo que había pasado. Entre tanto, hicieron algunas misiones para recaudar fondos. Kailey vio como Cólodin pasaba cada vez más tiempo con Lóraj y menos con ella. Hubo miles de indirectas de parte de Cólodin, pero tan veladas que se le tenía que conocer muy a fondo para detectarlas. Lóraj, por su parte, pasaba totalmente y prefería estar con mucha gente.

Finalmente, cuando todo se hubo asentado bastante, Cólodin contempló lo que le habían puesto en el bolsillo. Era otro medallón, con una gema azul intenso engarzada en plata. También tenía una pequeña pestaña, que abrió. Un montón de números sin aparente sentido estaban escritos. Lo más interesante era que daba igual como se vieran, eran solo números sin sentido, junto con un par de letras, que solo le quitaban sentido. Se lo enseñó al grupo para ver si descubrían el código. Nadie supo. Hasta que llegó Kot.

Kot examinó muy detenidamente el papel y le pidió si le habían dado el papel solo o con algún objeto. Cuando Cólodin le dio el medallón, Kot cogió otro papel y comenzó a apuntar unos pocos números de los que había. Luego, les explicó:

-Están ligados en el espacio. Este papel lo han escrito dos personas. Una de ellas era la dueña del medallón y ha apuntado estos números, la otra ha rellenado el papel con números aleatorios. Cuando aplico mis poderes en esto, puedo ver quien ha escrito cada cosa, o más bien dicho, puedo saber que números ha escrito A y cuales B. Luego, miro de quien era el medallón y he llegado a la conclusión obvia. Parecen unas coordenadas que apuntan a un lugar muy al norte. Creo que es un punto en Siberia.

-Vale, esto se está poniendo todo muy extraño. La cabeza me dice «ya vale, retírate, porque todo esto se va a liar un montón y te va a fastidiar mucho», pero por otra parte, no soporto quedarme con la incógnita. Vosotros decidís, ¿vamos?

Por unanimidad, todos se apuntaron a la excursión al lugar desconocido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s