Parte 2

Publicado: 04/10/2012 en Cuentos e historias cortas

Tommy estaba perdido. Había un bosque pequeño, pero denso, en la falda de las montañas. Sabía que los demás habían ido hacia él, pero no sabía en que parte estarían. Había perdido toda la adrenalina y empezaba a tener miedo. Oyó un movimiento entre la maleza, hojas frotando. Una figura surgió de un matojo.

-Por fin has llegado. No sabíamos que te había pasado.

Era su hermano. Había encontrado al pueblo. O mejor, lo habían encontrado.

-No oía nada en la herrería y al final corrí lo que pude hacia aquí. ¿Dónde están los demás?

-En una cueva. Sígueme, vamos a planificar lo que haremos.

Una vez allí, comenzó la reunión sin tardar más. Había dos bandos. El de la mayoría de la gente, que prefería optar por quedarse en las montañas durante, al menos, una semana, y el bando minoritario, compuesto solo por Samuel, que optaba por ir a luchar. Estuvieron tres horas discutiendo. Dos horas y tres cuartos para convencer a Samuel de que era totalmente inútil ir a luchar y quince minutos para establecer turnos y lo que cada cual debía hacer.

Durante la noche, mientras Tommy hacía guardia, Samuel se sentó a su lado.

-Tommy, voy a ir igualmente al pueblo a luchar. Me esconderé y haré lo que haga falta.

-No, no lo harás. ¿No entiendes que son demasiados para ti, que están entrenados, que son fuertes y que tendrás suerte si llegas a acercarte a diez metros del pueblo?

-Tu no viste lo que le hicieron a nuestra casa.

-La casa se puede reconstruir.

-Y a nuestros muertos, ultrajaron sus tumbas, no tuvieron el más mínimo respeto.

-Demuéstraselo tu y vive. El respeto lo puedes volver a ganar, pero la vida, una vez la pierdes, no puedes recuperarla.

Samuel no dijo nada más, simplemente, se dio la vuelta y se fue.

Al día siguiente, todos estaban como locos. Habían desaparecido unas cuantas provisiones, una daga, brea que trajeron en un botecito para emergencias y no aparecía Samuel. Tommy se temía lo peor, pero dijo que esperasen  durante un par de días, a ver si volvía.

No volvió. Al cabo de dos días, le preguntaron, ya que seguía siendo su hermano. No pudo soportar la presión y les contó toda la historia y como Samuel, probablemente, hubiera ido al pueblo a luchar y estuviera muerto. Sus padres estaban horrorizados y el pueblo se quedó sin palabras, al fin y al cabo, era una comunidad pequeña y todos se conocían y querían a Samuel. A Tommy lo valoraban, pero no era el mismo aprecio. Al final, y sin saber muy bien como, acabó organizada una “gran” expedición para ir a buscarle y vengarle si se podía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s