Que si, que he vuelto

Publicado: 05/09/2012 en La muerte fría

-¿Y luego que pasó abuelo?

Paul sonrió. Recordó cuando Joel todavía no era el hombre crecido que era ahora, tan independiente y seguro de si mismo. Siempre le preguntaba lo mismo cuando acababa de contar su historia. Le pedía más, que había ocurrido, que ocurría y que iba a ocurrir.

-Vinieron unos años en que simplemente nos controlaron en casi todas las facetas. Tuvimos que aprender su idioma y todo. Cuando acabó la guerra, tu eras un recién nacido y hacía poco que tu padre había muerto. Tras quince años tranquilos, ya creíamos que todo iba a seguir igual. Y comenzaron las deportaciones. Un día venía una nave enorme y se llevaba un miembro de cada familia. Procuraban que fuera solo uno, para confundirles y manipularles más fácilmente. Nosotros tuvimos suerte, hemos estado juntos mucho tiempo, pero en esas naves, nadie conocía a nadie. Estaban separados todo el rato y todavía sueño con los gritos que nos ponían. Ahora ya se que eran totalmente falsos. Unos gritos grabados que sonaban día y noche, sin dejarte dormir. Lo hacían para destrozarte el cerebro. Una comida floja, falta de sueño y desorientación. Es de manual. Y ahora estamos así. Ya no sabemos que ocurrirá.

Justo en ese momento, cuando Paul hizo una pausa para seguir divagando, dos soldados irrumpieron en la estancia.

-Joel Armstrong Asimov. Has sido seleccionado para las pruebas para el Equipo Especial de Operaciones. No, no puedes rechazarlo. Debes presentarte. Ha llegado a nuestro conocimiento que tienes armadura electrónica propia, si la quieres, puedes traerla y se le hará una revisión. Si no la traes o no pasa la revisión, se te dará una para la prueba. Mañana, debes presentarte frente al Coliseo. Si no lo haces, serás considerado desertor y se emitirá una orden de busca, captura y asesinato.

-¿Que vas a hacer?-Le preguntó Paul.

-¿Que crees que haré? Iré y les enseñaré quien manda a esos engreidos. Tampoco puedor perder mucho.

-Me temo que no es así. Tu has estado fuera, pero es un sistema brutal de clasificación. No hay segundas oportunidades. Son unas rondas de clasificación a muerte. Los cinco últimos pasan a formar parte de los Equipos Especiales de Operaciones. Hay varios y cada año deben reponer miembros.

-En ese caso, lo mejor es no perder. Si voy, está la posibilidad de morir, si no, es una certeza.

Y al día siguiente, a primera hora de la mañana, estaba haciendo cola en el coliseo. Había más de cien aspirantes. Unos cuantos eran soldados que habían sido promocionados, como Joel. Otros eran unos advenedizos. Se habían entrenado mucho y, pese a no tener la misma experiencia, no eran unos enemigos despreciables. Los hicieron pasar temprano. Entre los advenedizos, reinaba un gran nerviosismo. Estaban muy seguros de su victoria. Se habían entrenado para ese momento. Entre los soldados, no reinaba nada. Era tan solo un matadero más por el que debían pasar. Ya habían visto mucho horrores en la guerra, no pasaba nada por uno más. Habían perdido casi por completo lo que se denominaría humanidad (si fueran humanos).

Hubo una inspección rápida. Muy rápida. Había más de 1.000 concursantes y se tenían que inspeccionar todas las armaduras. Joel no tuvo problema, pero no así unos cuantos advenedizos, que habían modificado sus armaduras y no podían pasar con ellas. Una vez dentro, les dieron un pequeño refrigerio. No gran cosa, no querían que vomitaran en mitad de la prueba, pero tampoco que se desmayaran por no comer. A las dos, comenzaron las pruebas.

El coliseo era un lugar muy diferente. Por fuera, era una gran cúpula, casi perfecta. Por dentro, era totalmente funcional. Había unas cuantas filas de asientos para las personas más influyentes, pero nada más. Todos los eventos que se hacían se retransmitían por televisión de pago. Eran televisores holográficos, así que la gente no se perdía detalle. El interior era totalmente personalizable. Desde un vaciado completo para batallas navales en el interior hasta miles de pequeñas celdas para combates entre dos participantes, una gran pista de carreras… Todo lo que se le pasara a alguien por la cabeza podía hacerse. Y bastantes cosas más también.

La primera prueba eliminaría a la mitad de los concursantes. Consistía en una carrera. Habitualmente eran solo combates, pero era un año con una gran afluencia de participantes y no podían hacerlo así, la gente se cansaría de tanta carnicería. Todo el mundo se cansa de algo si se repite indefinidamente. El hecho de que la pista midiera tres kilómetros en línea recta y que todos los participantes tuvieran un metro de espacio puede dar la sensación de que el espacio era enorme. En realidad, era todavía más enorme y quedaba un gran espacio a los lados.

-Tres, Dos, Uno. Adelante.

Todo el mundo comenzó a correr. Salvo uno. Joel. Este se giró y preguntó al que daba la salida:

-Oiga, se puede usar la armadura de energía, ¿no?

-Hombre, en el reglamento no dice nada, pero…

-Me vale.

Y apareció en la meta en un parpadeo y la cruzó tranquilamente andando. Parece ser que a nadie más se le había ocurrido que se podía emplear. Estaban más centrados en demostrar su potencia física y seguir las órdenes literales que en buscar alternativas. Hubo grandes discusiones acerca de si lo que había dicho se podía hacer, pero al final, decidieron que no había nada en contra y que si se podía hacer, así que pasó de ronda como el primero. Debían recolocar todo para formar las arenas de batalla, así que los participantes se quedaron a descansar. Ese día no se había emitido por televisión, ya que a nadie le interesaba ver la carrera. Querían ver como se masacraban entre ellos, nada más. Los participantes que pasaron, se quedaron a dormir en el estadio. Los que no, los dejaron para el año siguiente. Una masacre de tanta gente (en concreto, 563 personas) por  haber perdido una carrera tal vez era demasiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s