De vuelta

Publicado: 27/07/2012 en La muerte fría

Joel se quedó en la ciudad el tiempo  suficiente. Leía la prensa para enterarse de la situación política y económica, además del estado de la guerra.  Aprovechó un viaje barato que encontró por internet y fue a una ciudad que estaba cerca del frente y volvió con sus compañeros. No le ocurrió nada especial. No siempre  tienen que ocurrir cosas interesantes cuando uno está fuera.

Una vez estuvo en su sitio, fue a ver al comandante y le contó lo que sabía. Tan solo tres meses después, la guerra terminó. Joel recibió una medalla por todo su trabajo y se le dio una semana de permiso. La disciplina era muy férrea y no se podían tomar descansos.

Aprovechó esa semana para visitar a sus compañeros de clase y a Paul, quien le contó nuevamente su historia.

 

“Esta vez  fue algo más grande lo que nos prepararon. Empezaban a estar hartos. de nosotros, del poder que estábamos consiguiendo. Nunca iban a permitir que alguien tuviera más poder que ellos. Jamás. Decidieron que lo mejor, era destrozarnos en lo más hondo. De una forma muy literal. Seis equipos de sus mejores soldados aterrizaron en la Tierra. Cada cual cogió una de las seis entradas al núcleo, a la sala de mando. Dio la casualidad de que estaba de guardia en un puesto por una acción que había hecho que no viene al caso. Nos atacaron por detrás, con la guardia baja. Antes de que pudiéramos dar la voz de alarma, dos guardias habían muerto y el tercero tenía una espada clavada en su estómago. Luchamos lo más fuerte que pudimos y, finalmente, vencimos. Pero el grupo de guardia era de veinte personas, el de asalto solo tenía a cinco y terminamos vivos tres. Pero finalmente los otros grupos entraron y liquidaron a los que se habían quedado en el interior. Les advertimos y el personal más valioso, los técnicos, pudieron salir. Sin embargo, destrozaron los controles totalmente.

Tres eso, creímos que todo se había terminado, pero no. Enviamos a los técnicos al interior. Y el conducto explotó. Fue en el interior, así que no sabemos exactamente que hicieron, pero explotó. La tierra nunca más se movió. Tras eso, sembraron las ciudades de bombas y enviaron a su ejército al completo. No veíamos el sol provisional frente al que estábamos orbitando. Nos rendimos. Todos nuestros órganos de gobierno fueron desmontados y pasamos a depender de ellos en absolutamente todo. Nos barrieron de un plumazo del mapa. El resto de propiedades que teníamos estaban infestadas de agentes dobles y se pasaron a su bando. No pasaron ni 24 horas.

El resto, ya lo sabes. Nos explotaron hasta que no pudieron más y luego empezaron las recogidas de esclavos. La tierra se llenó de esclavos, esperando a ser deportados. A tu abuela y a mi se nos llevaron en distintas remesas de esclavos, así como a todo el mundo. Nadie conocía a nadie y te torturaban psicológicamente para hacer lo que quisieran ellos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s