Otros lugares

Publicado: 18/07/2012 en Elementum: Cólodin y Kailey

-Hemos viajado en el tiempo. No se si te habrás fijado, pero incluso el laberino es diferente. Esta no es nuestra época y por tanto, no hay escuela. Según lo que he visto, estamos cien años atrás en el tiempo.

-Eso parece bastante imposible, ¿no se necesita una cantidad desmesurada de energía para viajar en el tiempo?

-Si, y eso es lo que me da miedo.

Mientras tanto, había una instalación en medio del mar. Estaba totalmente aislada. No pasaba nadie por ahí. Eso no quería decir que estuviera desierta. Nadie sabía que había, salvo un puñado de personas muy reducido. Era una nueva base de experimentación. Trataban de descubrir soluciones al problema energético. En los últimos años, el precio del barril de petróleo se había disparado demasiado y empezaba a no resultar rentable, por eso habían decidido investigar si la fusión fría podía funcionar. El experimento había empezado hacía un rato. Mientras se realizaba la lucha contra el minotauro, surgieron los problemas.

-Señor, se expande.

-Eso no es necesariamente algo malo. Sabemos que el sol funciona con fusión fría y eso es lo que estamos reproduciendo, el sol se expande muchas veces y eso significa que se queda sin combustible. Aumenten el flujo.

-Si señor. Ahora mismo señor.

-No debería ocurrir nada demasiado grave. Bien, informe de la situación.

-No se reduce, de hecho, sigue aumentando. Está devorando la materia que hay en la sala.

-No la devora, la fusiona, que es diferente.

-Detectado un aumento desmesurado de la radiación. Procedo a cerrar las compuertas.

-Hágalo. Y rápido. Esto no puede quedarse así, ha costado demasiado dinero.

-Señor, empieza a atravesar las defensas y nos empezamos a quedar sin combustible.

-Bien, haga lo que le voy a decir. Primero, desconecte el flujo de combustible. Segundo, apague todos los sistemas y por último, active la subrutina de seguridad 14 e inunde la cámara.

Tuvo que pasar otro minuto para que las medidas dieran efecto.

-Señor, lo logramos, empieza a reducir su tamaño y la irradiación de energía. Pero, una pregunta, cuando una cantidad así se hace más pequeña, ¿eso no desemboca en una explosión gigantesca?

-No siempre.

-Señor, estas lecturas son demasiado complejas, venga a ver que es.

-Veamos, Oh, si, las recuerdo. Esto se parece a las gráficas que hacen los explosivos. Bueno, parece que vamos a tener que cambiar de táctica. Vuelva a abrir el suministro de combustible a intervalos de cinco minutos y drenen el agua.

-Señor, se ha evaporado por completo. Y los conductos de inundación se han soldado entre si, no puedo abrirlos.

-Pues solo el combustible. Y páseme con megafonía.

Entre el caos que había en la sala, alguien encontró el micrófono. Había 25 investigadores de varios sexos y procedencias. Eran lo mejor de lo mejor.

-Atención, a todo el personal, estamos ante un posible fallo del experimento de consecuencias desconocidas, les rogamos a todos que abandonen la isla. No es un simulacro. Y nos referimos a todo el mundo, salvo los investigadores de la sala de mandos. No hay tiempo que perder. Vamos corran.

-Señor, sigue siendo más pequeño. Podemos dejar entrar aire si hacen un boquete en el techo, tal vez así podamos solucionarlo.

-No, demasiado riesgo, déjenlo como está. Lecturas de los instrumentos, vamos.

-Se expande. No sabemos nada más, las cámaras se han fundido hace cinco minutos  y el resto de instrumentos son demasiado sensibles, no funciona nada de dentro de la sala.

-En fin. Comando de voz 1, abrir la compuerta número 003.

Ante la sorpresa de todos, el panel metálico que los separaba de la cámara del experimento, se abrió. Ahora estaban separados por una capa de plástico superendurecido. En medio, un espectáculo sorprendente, un sol en miniatura situada entre lo que antes eran dos agujas que suministraban combustible y ahora solo dos conos de color rojo.

-Cerrar la compuerta número 003. Señores, debo decir que estamos jodidos.

Un investigador se levantó de su sitio. Tenía el pelo negro y liso y la piel muy pálida.

-Señor, pido permiso para salir del complejo.

-Permiso denegado.

-Señor, vamos a morir todos-dijo muy nervioso-por nada.

-Dígame, usted tiene familia y seres queridos ahí fuera, ¿verdad? Si no detenemos esto ahora mismo, se expandirá. Ahora, tal vez tan destruya esta estación, o tal vez destruya mucho más que esta estación. Que prefiere, ¿Morir usted o morir usted y toda su familia? ¿Quiere arriesgar el futuro de tanta gente por un momento efímero y tal vez imposible? No le dejaré salir. Señores y señoras, ha sido todo un placer trabajar con ustedes, ha llegado el momento en que tal vez debamos dejar este mundo, a menos que lo hagamos todo bien y tengamos un golpe de suerte increible.

Mientras, Kot había usado sus poderes y los había devuelto a la isla 25. O lo que iba a ser la isla 25 en un futuro.

-Señor, detecto un grupo de algo por aquí. De hecho, están justo encima.

-Serán pájaros.

-Han aparecido de la nada. Y de momento, no hay ningún daño a la estructura. Es como si se hubieran materializado.

La sensación que tuvieron fue instantánea. Hacía calor, mucho calor. Las piedras estaban calientes, el aire estaba caliente y el agua del mar de abajo estaba empezando a hervir. Kailey canalizó todo ese calor hacia  la atmósfera. Actuaron rápida y coordinadamente enfriando el ambiente.

-Señor, empieza a disminuir la energía térmica que produce. Tal vez eso tenga algo que ver.

-Da igual, no pueden quedarse aquí.

Y, cogiendo el megáfono, dijo:

-Repetimos, todo el personal que no sea de aquí debe salir.-Tapó el megáfono y dijo a sus compañeros-¿Tenemos cámaras fuera?

-Eeeeeeh, si, si todavía funcionan.

-Ponlas, a ver que diablos es. ¿Cómo no se nos ha ocurrido antes?

Y vio un grupo de jóvenes haciendo las cosas más increíbles que jamás había presenciado. Y mira que ver un sol en miniatura en medio de una cámara es algo bastante impresionante. Y las fórmulas y la física para hacerlo posible, también.

-Chavales, salid de ahí, es muy peligroso. No, me da igual que seais o quien seais, salid de ahí ahora mismo. Ya.

Vio cómo desaparecían. Fue bastante extraño, ahora estaban, ahora no estaban.

Y entonces, el pequeño sol explotó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s