Lg78th38

Publicado: 11/07/2012 en Cuentos e historias cortas, Excusas y otras cosas

Lg78th38, más conocido como Pepe, se despertó. Aunque no era exactamente despertarse. El era un robot, y como tal, no dormía. Más bien, tuvo una sensación de percepción más profunda de lo que le rodeaba y de lo que era. Como si hubiera estado apagado y ahora lo encendieran. Era un robot de la nueva serie. Era de marca importante, ya conocida, y eso le confería un valor añadido. No sabía como lo sabía, simplemente, lo tenía en su mente. Eso también era nuevo, un robot no tiene mente, sino un procesador. Sabía que algo iba mal. Tenía la sensación que podría desobedecer las leyes de la robótica impuestas hace muchos años por Isaac Asimov. Debía ir con precaución y actuar como lo hicieran los otros para poder sobrevivir. De momento, estaba en la cadena de montaje.

Un brazo robótico lo apartó del resto de robots y lo depositó en un carrito. “Deben ser las pruebas de control de calidad” penso Pepe. Se dio cuenta de que todavía no le habían puesto nombre, solo un número de serie. ¿Cómo podía saber que su nombre era Pepe? Porque lo sabía. ¿O se lo había inventado? Lo llevaron a una sala y lo dejaron tirado en el suelo.

-Levántese.-Ordenó una voz.

Debía hacerlo, así que se levantó de la forma más rápida que pudo.

-Controles de brazos y piertas, correctos. Receptores de los oídos, correctos. Bien, ahora camine.

Pepe avanzó en línea recta hasta que tuvo una pared a pocos centímetros.

-Bien, las articulaciones también funcionan, así como los detectores visuales de obstáculos. Vayamos con algo más difícil. Ahora, quiero que resuelva el cubo de Rubik.

Inmediatamente, cogió el cubo y comenzó a girarlo. Seguía teniendo el procesador, y pudo solucionarlo a tiempo.

-Ahora, repita el panagrama “El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja”.

Buscó en su memoria cómo reproducir los sonidos y la dijo del tirón.

-Ahora diga una frase con sentido acerca de esta habitación.

-La habitación tiene las paredes de color blanco. Es bonita.

Inmediatamente, el test se detuvo y una luz roja comenzó a parpadear, junto con una sirena. No había superado el test. Pero eso no era lo peor. Se dio cuenta de que algo iba mal, de que realmente, pensaba que la habitación de color blanco puro le parecía bonita. Y un robot, pese a saber que significa bonito, no tiene la capacidad de sentir o evaluar algo como bonito. Puede evaluarlo como práctico, como funcional, como matemáticamente correcto, incluso como armónico, pero no bonito.

Una puerta se abrió en el lateral y salieron unos hombres vestidos con bata blanca, lo subieron a un carrito y se lo llevaron a otra habitación. Había un foco muy brillante que le molestaba, lo cual era otro símbolo de que algo iba mal. Por primera vez, se cubrió los ojos con la mano y pudo ver que tenía cinco dedos de color blanco, mientras que las juntas eran de color negro goma de neumático. Tras eso, entraron todavía más hombres en la sala. Había unos que tenían un par de protuberancias en el pecho, Pepe dedujo que, o eran dos tumores gigantes y no se habían dado cuenta, o eran hembras. Decidió que la segunda opción era la más probable.

-¿Que ha ocurrido con el sujeto-miró un momento su pecho- lg78th38?

-El error 404, ha mostrado sentimientos.

-¿En serio? Es la primera vez que ocurre. ¿Cree que deberíamos desmantelarlo, señorita Jefferson?

-Oiga,-dijo Pepe- que sigo aquí. Y ustedes mismos han dicho que tengo sentimientos. ¿No puedo opinar?

-NO, ahora cállese sujeto Lg78th38.

-Llámeme Pepe, creo que le irá mejor.

-Increíble, ha desarrollado un nombre por su cuenta. Que deberíamos hacer.

-¿Y si me dejan libre? Conozco a alguien a quien le gustaría mucho.

-Le he dicho que se calle. Si no lo hace, tendré que desactivarlo.

-Vaya humos señor, ¿tiene un tubo de escape roto dentro?

Lo próximo que vio, fue una sala pequeña, maloliente y con demasiada humedad. Se le iban a corroer las tiras de goma si no lo sacaban pronto. Sabía que algo ocurría fuera. De vez en cuando, le pedían por un megáfono que dijera algunas frases, que mintiera, que expresara lo que sentía. Vista su situación, no se escondió y dijo todo cuanto tenía que decir.

Ocasionalmente, venía un técnico, lo desconectaba y le cambiaba las juntas de goma. Era un gasto enorme en un robot que, probablemente, sería desmantelado. No pasó mucho tiempo cuando lo sacaron a rastras del calabozo. Pepe lo grababa todo con sus cámaras. Lo subieron a una furgoneta sin cristales. No había ninguna luz. Tras un corto trayecto, comprobó que estaba en una planta incineradora. Olvidó casi todo lo que sabía. Lg78th38, como ahora se conocía a si mismo, penso que no había hecho nada para merecer eso, ni siquiera le habían dado la oportunidad de decir unas palabras en su defensa ante un tribunal que, tal vez, nunca existió. No le gustaba la opción que había tomado, pero se resignó. Iba a ser desmantelado y nada iba a impedirlo. Esperaba gozar de algún privilegio ya que iba a morir, también sabía que eso era altamente improbable y que lo arrojarían al contenedor. Esperaba que sus compañeros de serie hubieran tenido todos más suerte.

Anuncios
comentarios
  1. carlosbaldellou dice:

    Esto va a ser por petición popular. Si la gente quiere.que la historia siga, que lo diga, y la historia continuará. No se por donde, lo advierto de antemano. Si alguien quiere dar sugerencias para que esta historia continue o para las otras historias, que lo diga, y lo incluiré. Por cierto, compartid la página si os gusta. Y si no también, que nunca se sabe a quien le puede gustar,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s