Laberinto 48

Publicado: 06/07/2012 en Elementum: Cólodin y Kailey

Había llegado por fin el día de la recuperación. La isla 25 estaba ahora abarrotada de gente. Esperaron a que todos fueran a sus laberintos correspondientes y quedara un portal libre. Entonces actuaron rápido. Entraron sigilosamente  en un cubículo y Kot abrió el portal. Cuando los otros se dieron cuenta, todos habían pasado el portal. Cólodin, Kailey, Lóraj, Ammós, Anyreia, Ántam, Kot y el mago de tiempo, llamado Ian. El portal se cerró tras ellos y estaba programado para que no se pudiera atravesar otra vez hasta pasadas 2 horas de la primera vez que se atravesaba.

Cuando aparecieron todos en el lugar, se sorprendieron. Era un laberinto, si, pero no había bifurcaciones. Concretamente, había un giro a la izquierda y una sala gigantesca y muy alargada. Como en todos los laberintos, había un minotauro. Sin embargo, este era distinto. Habitualmente, los minotauros no superaban el 1.80m, no eran muy fuertes y combatían con las manos desnudas o con armas rudimentarias. Este parecía sacado de un videojuego. Medía más de dos metros, parecía un culturista y llevaba un martillo enorme.

El minotauro soltó un bramido en cuant0 los vio. Cólodin y su equipo se prepararon. Unos prepararon cargas de magia para lanzar, otros hicieron aparecer armas y armaduras, al más puro estilo juego de RPG. El primero que se lanzó fue Cólodin. También fue el primero al que lanzaron. Directo a la pared. De no haber reaccionado a tiempo, se habría roto varios huesos, peor un oportuno montón de nieve salido de la nada y  un aumento de ola densidad del aire de su espalda lo frenaron lo suficiente. Tras ese primer ataque comenzó el caos. Uno tras otro se lanzaron contra el minotauro. Ian ayudaba en la medida de lo posible, estando donde iba a golpear y reduciendo la fuerza del golpe. Kot hacía que se le golpeara por lugares donde no se lo esperaba y el resto lo bombardeaban continuamente, mientras los lanzaba una y otra vez a la pared. Ahora estaba cubierta por montones de nieve y arena.

Cólodin estaba realmente exhausto. Kailey no se aguantaba sobre sus piernas y el resto tampoco podía aguantar. Cólodin fue enviado a la pared por vigésima vez. La armadura de hielo que se había hecho se había roto 25 veces. Golpeó el suelo con frustración. Allí encontró una irregularidad. No sería raro, sino fuera porque las paredes eran de acero totalmente liso. Aunque habría jurado que antes eran de sillares de piedra. Examinó mejor la marca, mientras Kailey le pasaba por encima de la cabeza. Tenía una forma que le recordaba a algo. Era un círculo. Justo delante, había otra marca similar. También vio otras en las paredes y una en el techo. Había ocho en total. Inmediatamente, supo lo que debía hacer. Examinó más de cerca las muescas y vio que coincidían con el dibujo de su pulsera. Lo cual hacía todo más raro incluso. Cólodin deshizo su espada y colocó su pulsera en la marca, haciendo que encajara.

-¡Kailey! Déjame tu pulsera, quiero ver una cosa. Es lo único que se me ocurre para sobrevivir.

-¿Estás seguro de que funcionará?

-No, no tengo ni idea de si funcionará, de si creará un agujero de gusano o que pasará, pero si tienes una idea mejor, me lo dices.

-Cógela, y cuidado, que quema.

Cólodin la cogió, la soltó y la volvió a coger con las manos recubiertas de escharcha y maliciendo por las ampollas que tendría mañana. Examinó las marcas y las hizo encajar en un agujero de la pared.

-Chicos, hay unas muescas aquí, poned vuestras pulseras en ellas. Pero que coincida el estampado. Uno a uno, para poder controlar al jodido minotauro.

Tardaron más de cinco minutos en hacerlo, pero finalmente, Kot puso su pulsera en el techo, perpendicular con la de Ian.

-RETROCEDED,-aulló Cólodin- QUE QUEDE ATRAPADO ENTRE LAS PULSERAS.

-No estamos sordos, vale.

Cuando llegó a la altura de las pulseras, se quedó inmóvili, detenido en el tiempo y el espacio. Las pulseras de Ian y Kot brillaban con una luz propia. Luego, una a una, comenzaron a brillar el resto de pulseras, mientras un haz de luz de color salía de cada una e impactaba en el minotauro. Entonces, comenzó a moverse, pero hacia arriba. Una raja roja apareció en su pecho. Era muy brillante. Se fue extendiendo por todo su cuerpo, lo cubrió completamente y el minotauro dejó de existir, se desvaneció en una nube de polvo. Un sonido metálico atrajo su atención.

Justo en medio de todo, flotanto en el aire, había una pulsera nueva. No era de nadie y parecía ser del propio minotauro. No tenía nada marcado, no tenía marcas de ningún tipo, era totalmente lisa. Sin embargo, era de color beige, como todas las de tiempo. Cólodin se la metió en el bolsillo, esperando volver a la escuela para seguir descubriendo lo que ocurría, que cada vez se volvía más intrincado. Tras recoger sus pulseras, dieron la vuelta y se dirigieron al portal que les devolvería a la escuela. Si lo hubiera. Cólodin casi se rompió el tabique nasal cuando se golpeó contra la pared.

-¿Que ocurre? Debería estar abierto el portal. No será que no hemos terminado con el laberinto.

-Un momento, cuando terminabas con el minotauro volvías automáticamente a casa, ¿no?

-Si, pero no ha ocurrido. Esto no es normal. Kot, ¿puedes llevarnos a la isla 25?

-No debería ser difícil si ya han abierto un portal.-Kot se concentró y volvió a hablar-Por supuesto, si no hay portal, me costará más tiempo abrir uno estable. Y eso es lo que parece. Algo ha cambiado en el espacio mientras hemos estado aquí.

-No solo en el espacio.-Dijo Ian.-El tiempo también ha cambiado. No se que ocurre,  pero tal vez sea lo más inusual que nos ha ocurrido hasta ahora. Y lo más raro que nos ocurrirá.

-Teniendo en cuenta lo que estamos haciendo, lo dudo mucho, pero explícate, porque no te entiendo.

Anuncios
comentarios
  1. carlosbaldellou dice:

    ¿Que habrá ocurrido? Venga, le doy diez dólares a quien lo adivine. Palabra de honor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s