Y se acabó el desierto

Publicado: 22/04/2012 en La muerte fría

Sería bonito relatar todas las aventuras que les ocurrieron. Los ataques de bestias, las difucultades con los suministros, los ataques de bandidos y otros concursante, las frías noches a la intemperie, el sol a abrasadoras temperaturas, usando la energía que tuviera para no morir por la radiación…Sin embargo, eso lo dejo a criterio del lector, que rellene este hueco con su imaginación.

La cuestion es que finalmente llegaron a su destino. Había una fortaleza  en el polo norte. Exactamente en el polo norte. En realidad no era gran cosa, tan solo cuatro paredes de piedra y grandes depósitos de suministros y almacenes para los objetos personales de los condenados. También había varias habitaciones. Una vez a la semana, una nave se acercaba a la base y se llevaba a los que habían cumplido condena. Normalmente nadie volvía, no tenían ganas de pasar otra vez por la misma experiencia. Sin embargo, si alguien volvía, era fusilado nada mas llegar.

Tuvieron un día de descanso hasta que llegó la nave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s