misión

Publicado: 02/04/2012 en Elementum: Cólodin y Kailey

Cólodin, Anyreia, Lóraj, Ammós, Ántam y Kailey estaban puntualmente en la isla 25, esperando que les dieran su misión.

-Bien, siempre hay algún desastre que requiere nuestra ayuda. Algunos son más urgentes, otros no tanto. Normalmente, son impredecibles, pero no siempre. Las catástrofes naturales se pueden predecir y podemos preparar los escuadrones. Otras veces, sin embargo, uno de nuestros magos de tiempo tiene una visión del futuro. Este es vuestro caso. Un mago de tiempo llamado Blent tuvo una visión de una ciudad en llamas. Tras indagar un poco, pudimos averiguar la ciudad y la hora en que se produciría el incendio. Hace ya cinco minutos que ha comenzado. No os alarméis, las visiones que tienen nunca pueden manipularse: sienten el flujo del tiempo inexorable, el destino que ven no se puede cambiar, solo esperarlo. Este hecho es bastante inusual y ha ocurrido muy pocas veces. Normalmente, cuando ha ocurrido, grandes avances se han producido, antiguos tesoros han sido descubiertos y vidas humanas importantes han sido perdidas. Son episodios excepcionales que requieren la presencia de cierta gente. Esos sois vosotros. Ahora, id a la ciudad y sofocad el incendio. Rápido, no hay más tiempo que perder. Coged el portal número uno, ya está preparado.

Todos los integrantes corrieron hacia susodicho portal.

-Kailey, ve tu primero. Si son llamas, podrás controlarlas y evitar que nosotros la palmemos en llegar.

Sin rechistar, Kailey entró en el portal. Todos ellos esperaron un momento y saltaron dentro del portal, que les recibió con el típico caos de colores y formas al que se acabarían acostumbrando. Cuando aterrizaron, la habitación estaba muy caliente y calcinada. No sabían donde estaban ni que era esa habitación. De hecho, podrían haberles dejado en plena calle. Alguna razón habría, pero no la veían. Tras apagar las llamas quitando todo el oxígeno, bajaron las escaleras, apagando todos los fuegos que vieron. Todos ellos eran pequeños y no tardaron bastante en llegar a la planta baja. En ella, había una joyería. Productos químicos usados para pulir y dar brillo habían explotado y todo estaba ardiendo. Cólodin puso algunos carámbanos de hielo en el techo, que al deshacerse, apagaron las llamas. El fuego había echado a perder casi toda la mercancía. Sólo un pequeño collar se mantenía en perfecto estado.

Salieron a la calle para ver el alcance del incendio. Dos bloques de edificios estaban ardiendo y los bomberos no podían con ellos. Era un pueblo grande, de no más de 5.000 habitantes. Examinaron el cielo para ver si podían hacer llover. Había algunas nubes, pero estaban muy lejos.

-Bien, vamos a hacer esto: Kailey, controlarás el fuego: no debe extenderse a otros edificios. Lóraj, entra en los edificios tan rápido como puedas y saca a toda le gente que haya. Anyreia, trae esas nubes hacia aquí. Si no puedes, me lo dices y quitas el oxígeno de los lugares en que no haya gente. Ammós, lanza arena para sofocar el fuego. Yo pondré hielo para que se deshaga y apague el fuego y, cuando lleguen las nubes, haré que baje la temperatura y llueva. Entendido. Pues venga, rápido.

Todos ellos cumplieron su cometido rápidamente. Anyreia hizo una corriente de aire superior que arrastró a las nubes encima del incendio. Lóraj rescató a numerosas personas, mascotas y algún bien personal. El incendio no se extendió a otros edificios y comenzó a perder potencia con la arena que lanzaba Ammós. Finalmente, la lluvia acabó apagando el incendio.

La gente formó un círculo a su alrededor. Eso si, había un radio sin gente de seis metros. Fue totalmente espectacular. Ammós tenía un cráter delante del que salía un chorro continuo de arena disparada hacia el aire que se dirigía hacia los edificios correspondientes. A Kailey le rozaban las llamas y ni se inmutaba. El viento iba en aumento a medida que se acercaban las nubes y cada vez había más gente en el exterior, muchos sin tener ni idea de como habían pasado de estar en una habitación a estar en la calle. Y cuando comenzó a llover repentinamente, habiendo dicho en el parte meteorológico que no habría lluvias, la gente llegó al clímax. Todos los mirones se dispersaron. Y los habitantes de los inmuebles hicieron piña.

Finalmente, terminaron su trabajo. El incendio se había apagado. Una persona se apartó de la multitud y se les acercó con lágrimas en los ojos.

-Gracias. De verdad, gracias. Aunque mucho se ha perdido, habría podido ser peor. Por lo menos, no tengo que repetir todo mi trabajo. Oh, si. Soy el orfebre. Más o menos todo tiene todavía su forma. Y os voy a regalar una joya. Esperad un momento.

Tras un momento dentro de la tienda, reapareció con el collar que no se había quemado. La única pieza entera de toda la joyería.

-Tomad, lo único que todavía está entero de mi joyería. Os lo merecéis. Y ahora, por favor, marchaos. Tenemos todavía mucho que hacer.

Finalmente, llamaron a  la escuela y se abrió un portal en medio de la calle, lo cruzaron y volvieron a la escuela. Mientras, en el lugar del incendio, la gente le preguntaba al joyero por que había hecho eso. Era un collar bonito y que todavía estaba entero.

-Pues por dos motivos. Uno es porque no podía vender el collar. Todo lo bonito que quisierais, pero la gente nunca me preguntaba el precio. Y la segunda es que ahora puedo decir al seguro que todo se ha perdido y que no me queda nada. Más indemnización me darán. Con ese collar me habrían dado la mitad. ¿Que?, ¿os creíais que era todo un bonito gesto de buena voluntad?

El grupo, por su parte, había decidido dar el collar a Kailey. Había resistido al fuego, así que lo correcto es que volviera al fuego.

En algún lugar, alguien sonrió y dijo:

-Todo ha comenzado. La rueda inexorable del destino ha comenzado a girar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s