No se porque tengo tanta manía en que los personajes vayan a clases. ¿Será para joderlos?

Publicado: 27/02/2012 en Elementum: Cólodin y Kailey

-Muy bien chicos. Par algunos, esta no es su primera vez aquí. Para los que si lo es, se lo voy a explicar, y los otros, os aguantais: Entendido.

-Sí señor-Dijeron unanimemente.

-Bien: Yo me llamo Tadeus. Soy vuestro primer instructor. Antes de poder aprender a usar vuestros poderes, debeis poder controlarlos. Ahora se han despertado todos los vuestros y son imprevisibles, sin embargo, debeis controlarlos. Llamarlos, regularlos, apagarlos… Eso es lo básico. Los más avanzados, estareis aquí tres meses, los más atrasados, puede que llegueis a estar un año. Eso depende de quien lo haga. Ahora, a entrenar. Intentad llamar vuestros poderes. No necesitais tener sensaciones ni recuerdos para llamarlos pasado un tiempo, pero los novatos si. Vuestros poderes están ligados a vuestra mente y vuestros sentimientos. No olvideis cómo os sentisteis cuando los descubristeis, ya que os ayudará a controlar la llamada. Es lo más importante. Calmados, agitados, enamorados, el centro de atención de todo el mundo… Venga, a trabajar.-Y se puso las gafas de protección.

Cólodin, Kailey y los novatos, se concentraron. Miles de explosiones, bolas de fuego, rayos y luces de miles de colores volaban por todo el campo. Era El Búnker. Acorazado totalmente para evitar los mayores desperfectos. De hecho, sólo volaron tres metros de techo ese día (bastante menos de lo habitual). Uno de ellos estaba encima de Kailey. Más que volar, se derritió y se le volcó encima, pero al caso, es lo mismo. Cólodin cerró los ojos y vació su mente. No podía, así que lo dejó estar. Entonces, se puso a pensar en toda su vida. No es que le gustara mucho, pero consideraba que había hecho lo correcto. Estaba tranquilo. Lo que había hecho era lo correcto en todo momento y no se arrepentía de nada. Sintió una sensación fría por todo su cuerpo. No venía de otros lugares, era un frío que venía de su interior. No se asustó por esa sensación tan diferente. Era parte suya intrínseca, no podía renegar de ella. Aceptó que ese era su destino. Era así, no había más remedio que aceptarlo. El frío se agudizó. Cólodin juzgó que debía estar  rondando los diez grados. Intentó concentrar el frío en sus manos. Para su sorpresa, le obedeció. Siguió intentando dirigirlo, pero sin forzarlo. Lentamente, moviendo las manos, intentó crear alguna estructura de hielo. Algo simple, ya que era su primer día. Seguía con los ojos cerrados, así que no veía lo que ocurría fuera. Los de fuera, veían un cubo de hielo sólido y macizo, alrededor del cual estaba nevando. También había siete tormentas, dos vendavales, un charco de lava, tres montañas, varios mares pequeños…

Kailey seguía intentando. Le había venido un pronto muy fuerte, que no había podido controlar. Se concentró también. Todas las sensaciones que te hacen subir la temperatura eran buenas para ella, eso lo sabía, simplemente. Intentó sentir verguenza y una pequeña chispa salió de sus manos. Era un comienzo, pero no era suficiente. Intentó con el nerviosismo. Otra chispita. Intentó sentirse presionada. Ni siquiera una chispa. Intentó sentirse enamorada. Ese podía funcionar. Pensó en todos los hombres y mujeres que conocía, en como eran. Nada, nada, nada y nada. Siguió pensando en gente a la que quería. Y llegó a Cólodin. Se sintió muy caliente en el interior. En más de un sentido, por cierto. Momentos más tarde,ntarsalía disparada contra la pared del lado contrario. Un acolchado especial la protegió de romperse la cabeza o algún hueso. Lo volvió  a intentar. Se concentró en Cólodin, en todo lo que sabía de él. Un chorro de fuego salió disparado de sus manos hacia adelante. Nadie resultó herido (por suerte). Tras eso, todos fueron mostrando sus poderes.

Para cuando terminaron, Cólodin tenía un área de cerca de veinte metros cuadrados cubierta de nieve y hielo.

-Pues así será cada día. Cada vez os será más fácil llamarlo. Lo automatizareis y os saldrá solo. Pero solo a base de práctica. Han sido diez horas bien aprovechadas. Venga, a dormir, que mañana os quiero aquí frescos. Rápido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s