Revelación

Publicado: 15/02/2012 en Elementum: Cólodin y Kailey

El mundo puede cambiar. Este mundo era igual al nuestro al principio. La gente normal iba con su vida normal, los gobiernos se tiraban pullas y las guerras estallaban y se cerraban. La tecnología avanzaba al mismo ritmo y se controlaba de igual forma.

Pero hubo un error.

La naturaleza hizo que un gen mutara. Una mutación no es nada, ocurre a diario en cientos de miles de seres y se puede transmitir de generación en generación. Esta mutación provocaba alteraciones graves en el cuerpo. No, no te convertía en un zombi. Los resultados eran una habilidad nunca antes vista de manipular la energía. Todos los bebés que nacían con esta habilidad, debían decidir inconscientemente sus habilidades. El número de habilidades era enorme y prácticamente ilimitado. Sin embargo, predominaban seis tipos: Agua, Fuego, Hielo, Aire, Tierra y Naturaleza. Dependiendo de su tipo, su mentalidad era de un tipo u otro: Mentalidad cambiante, alocada, calculadora, libre, constante y extensa.

No conocían su poder hasta que no llegaban a los 18 años, momento en que se manifestaba espontáneamente, provocando enormes destrozos en ocasiones.

Cólodin y Kailey eran parte de estos seres especiales.

Iban andando tranquilamente, volviendo de sus estudios  por la calle, comentando la jornada. Se conocían desde hacía muchos años y eran muy amigos. Una voz les interrumpió.

-¿Esto, chicos, me podrías echar una mano? Vivo en estos bloques de pisos y se me ha caído un regalo para mi mujer en el callejón. Está muy oscuro y no puedo encontrarlo.

-Yo no me fío de este.-Dijo Cólodin.

-Venga, no te lo pienses todo tanto, vamos a ayudarle, que no nos cuesta nada.-Replico Kailey.

-Gracias, de verdad, gracias. Hoy es el aniversario de nuestro casamiento. Son las bodas de plata y quería que fuera un regalo muy especial.

-Ooooh, que romántico. Venga Cólodin, vamos a ayudarle.

Ambos se metieron en el callejón. Aunque más bien Kailey arrastró a Cólodin dentro del callejón.

-Bueno, ¿por donde se le ha caído señor?

-Por el fondo. La puerta está ahí y se me ha resbalado al coger las llaves.

-Oiga, por aquí no hay ninguna puerta.-Dijo Kailey.-Seguro que es este callejón.

Dos sombras más surgieron de entre las sombras. Llevaban un objeto alargado en las manos que debía ser una pata de cabra. No parecía gente que trabajara con ellas precisamente.

-Hombre, vienen a ayudarnos. Muchas gracias. Nos han dich…

-Kailey, no creo que vengan precisamente para ayudarnos. Ni siquiera debe estar casado ese hombre.

-Listo el chico. No, todo era una trampa. Y ahora dadnos todo lo que tengais de valor.

-Pero, pero, pero…-Balbuceaba Kailey.

Kailey estaba llorando desconsoladametne, abrazada de miedo a Cólodin

-Venga, a que esperas. ¿No querrás que te hagamos daño, verdad nenaza?

Kailey no podía más. Tenía un nudo en el estómago y, si no lo sacaba, estallaría. Soltó un grito. También una llamarada que sobrepasó los edificios del lado. Todo lo que había a su alrededor se quemó o voló por los aires. O ambas cosas.

Los atracadores se taparon los ojos y retrocedieron un poco. Cólodin no pudo: la llamarada le alcanzó de lleno. Se levantó con una cobertura de hielo por todo su cuerpo. Tirado en el suelo, pero totalmente ileso (salvo algunas contusiones). En los brazos tenía un aura azulada. Kailey tenía el pelo en llamas. Ya de natural era pelirroja, pero esta vez su pelo era realmente de fuego. Cólodin se levantó todavía alucinado. No sabía si por haber sobrevivido o por ser un mago (como eran comunmente llamados).

-Kailey. Kailey cálmate y mírame.

-Entre lágrimas, Kailey levantó la mirada y vió el desrozo que había hecho. También vio las paredes y el suelo carbonizados. Y a los atracadores temblando de miedo. Se miró sus manos aureoladas de color rojo. No sabía que había hecho ni cómo había ido todo, pero estaba feliz y tanquila. Y rabiosa.

-Esta la vais a pagar malditos hijos de puta.-Les dijo.

-Creo que está más que claro lo que ha pasado aquí. Ahora estais en un problema. Y gordo.-Cólodin alzó el brazo y una pared de hielo se levantó en la boca del callejón.-Creo que lo vais a lamentar.

Kailey se adelantó y agarró a uno de los atracadores por la muñeca. Este emitió un grito de dolor. Tenía la muñeca quemada. Los otros dos retrocedieron hasta encontrarse con la pared de hielo. Tenían frente si dos jóvenes iracundos que tenían poderes extraordinarios y descontrolados. El lado positivo es que no estaban cayendo por un barranco. Todavía.

-Buh.-Soltó Cólodin.

Un puñetazo le dio al primero de ellos en toda la mandíbula. No notó como se le saltaba un diente. Tampoco la boca durante varias horas. Y parte del cuerpo. El otro prefirió golpearse con la pata de cabra y quedarse inconsciente.

-Te creías muy listo, verdad. Engañando a dos jóvenes pra atracarles. Bueno, pues te ha salido el tiro por la culata.

Una sirenas se escucharon al fondo de la calle principal. Hasta que no llegaron, al pobre hombre que le quemaron una mano, medio tórax y el pelo. También se le congelaron otras muchas partes.

Una motosierra comenzó a cortar el hielo. La policía entró por el hueco y en las casas contiguas. Kailey y Cólodin se calmaron en la medida de lo posible. Estaban exhaustos, lo que solía pasar tras la llamada “primera vez”.

 

 

Y hasta aquí hoy. Espero que os haya gustado de momento. Lalafosfo ha sido la que ha ganado el “miniconcurso” (permíteme la modificación del nombre porfa). El otro lo he escogido yo. A los otros, no os desanimeis, que ya pondré los otros nombres en otros personajes.

Por cierto: Los nombres no los he escogido al azar: Kailey lo he escogido ya que suena a cálido (fuego) y Cólodin es una adaptación fonética del ruso “hielo frío”, escrigo холодные (muy libre: la escritura fonética es kholodnye)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s