Publicado: 30/11/2011 en La muerte fría

Joel había ido a su habitación a dejar sus cosas. Ahora estaba andando por el pasillo para llegar a la planta baja.

-Que los adultos evacuen la escuela inmediatamente. Jean, pide ayuda a la escuela de Huerva y a esa que estaba en el aire, diles que es muy urgente. Ian, asegúrate de tener suficientes flechas. Sacad toda la artillería disponible. Quiero dos personas en el radar en cada momento y que nos avisen si se acerca algo más. Coged sólo lo que vayais a usar. Y lo más importante de todo, evitad que os den. No importa si no conseguís hacer nada, que no os maten. Siempre id en grupo. Si hieren a uno, que lo comunique su compañero y lo protega hasta que llegue el equipo de socorro. Tras eso, vuelve con ellos y espera a tener otro compañero. Recordad que son muy fuertes en formación, así que vamos a entrar a saco y mezclarnos con ellos para tener más ventaja. Rápido. Yo iré solo o destrozaré a quien luche conmigo.

Y diciendo esto, Joel salió al patio y se puso en la formación para darles una arenga.

-Chicos, hemos estudiado, entrenado y vencido este año. Ahora, tenemos un montón de asquerosos animales delante que quieren deshacer nuestro trabajo. Podemos vencer, direis muchos. Seré franco: No, no podemos vencer solos. Son demasiados. Sin embargo, hemos pedido ayuda. ¿Vamos a dejar que los refuerzos sean los que se lleven el triunfo? No. Vamos a dejar a estos animales tan destrozados, mutilados y tan cubiertos de sangre suya que van a desear no haber nacido.Vamos a dejarles las sobras, lo que no sea digno de nosotros. La gloria es nuestra y no pensamos compartirla con nadie. Vamos a enseñarles a todos ellos lo que valemos. Y recordad una cosa: Luchad de dos en dos, que nos hemos ganado las vacaciones a pulso. Adelante: Por la victoriaaaa.-Dijo alzando una espada al aire.

Cientos de gargantas soltaron el mismo grito al unísono:

-Au, Au, Au.

Comenzaron a avanzar unos pocos. Primero fue Joel. Todo el mundo le veía avanzar en solitario, con las espadas desenvainadas.

-A tomar por culo la seguridad, si el cree que podemos, yo me apunto.-Dijo Lawrence.-Ahora voy, Joel.

Lawrence se unió a su derecha, andando con sus armas en ristre. Uno a uno, todos los jefes de escuadra se le unieron. Súbitamente, un terremoto sacudió todo el terreno. Los que se habían quedado atrás se giraron. Varios robots se les habían unido. Eran de un blanco reluciente y medían tres metros aproximadamente. Llevaban una anorme espada en el brazo derecho, una flecha grande como una bala de cañón en su brazo izquierdo y en la cabina, se podía ver a todos los científicos del colegio. Todos aquellos de los que se habían burlado durante tanto tiempo, ahora conducían el arma más mortífera de que disponían. Cada vez más, los soldados se fueron uniendo a Joel en su avance hacia sus enemigos.

Finalmente, llegaron a cien metros de ellos. Frente suyo, solo había una muralla impenetrable de color marron. No iba a durar mucho.

-Chicos, es la hora de demostrar lo que sabemos. Y como alguien se muera, voy al infierno a buscarlo si hace falta a buscarlo. Por la victoria.-Aulló Joel. Y se lanzó contra la muralla el primero para destrozarla con sus propias manos. Su armamento tintineaba en su cintura. Una espada nue con una ampolla de veneno oculta en su mango (sólo para ocasiones especiales), sus dos Düssage (las espadas con la concha en la empuñadura), un par de dagas y tres explosivos.

Ian ordenó lanzar la primera andanada de flechas. El cielo se oscureció ligeramente con las flechas, lanzadas en rápida sucesión. Cayeron como una lluvia moratal contra sus enemigos. Por supuesto, el tamaño y resistencia de estos hizo que su efecto fuera menor. Hasta que lanzaron los primeros cañonazos. La primera bala de doce centímetos que lanzaron dejó a un animal sin cabeza (o, mejor dicho, sin la parte con ojos).

Joel llegó a la muralla aullando para infundir valor. No sabía si a si mismo o a sus compañeros. Era lo más difícil que había hecho de momento. El primer animal no lo resistió. Una espada se le clavó en el pecho y lo rajó de arriba hasta abajo. Se desplomó. La brecha se había abierto. Todos entraron por ahí para comenzar la auténtica batalla. Un animal de 6 metros deja hueco al caer.

Los grupos se distribuyeron por todo el campo de batalla. allá donde llegaban, se quedaban y se defendían mutuamente. Espalda contra espalda. Joel se situó en el lado este del campo de batalla. No había ser viviente capaz de derrotarlo. Por su interfono oía las últimas novedades. Ian había ordenado apuntar muy precisamente sus disparos para no herir, los soldados aullaban de euforia y todo parecía ir en su favor.

Todo iba bien. Y llegó la noticia esperada: Llegaba una escuadra por el aire del Oeste.

Joel se relajó pensando que eran sus refuerzos. Segundos más tarde, vio siluetas marrones recortarse contra el cielo. Eso no era lo que esperaba. Eran refuerzos aéreos, si, pero eran refuerzos enemigos.

-Ian, maldita sea, basta de lanzar flechas. Apunta a eso que viene volando, que no se nos acerque o se nos complica el trabajo.

-Ya lo estamos haciendo, pero es más complicado de lo que parece.

-Jean, ¿donde están esos refuerzos?

-Dijeron que esperásemos, que llegarían tarde por la ceremonia de graduación.

-¡Pero si eso termina a las ocho! ¿Les has dicho que es algo realmente urgente?

-Si, insistieron que podríamos manejarlo hasta que hubieran acabado.

-Serán cabrones. Puedes hackearles la pantalla gigante que todos tienen(menos nosotros. Malditos recortes)

-Si, dame un par de minutos y verán lo que quieras.

-Conecta mi casco con sus pantallas. Que vean y oigan lo mismo que yo.

Minutos después, Jean le dijo.

-Cuenta atrás: Cinco, cuatro, tres, dos, uno, en el aire.

Un enorme bicho apareció ante Joel, que  le golpeó con sus dos espadas, dejándole dos profundos cortes. Era más complicado de lo que parecía, ya que había trucado sus armas para que estuvieran calientes al blanco brillante del metal cuando se calienta en exceso. Cortaban el acero como si fuera mantequilla si hacía falta.

Mientras, en ambas escuelas, apareció la imágen de unas interferencias.

-¿Que está pasando?

-No se, no puedo controlar la conexión.

-Inténtalo como sea, pero arréglalo.

Esta conversación era común a ambas salas de audiovisuales. Entonces apareció Joel destrozando al bicho.

-Creo que todos me pueden oir y ver. Les hemos pedido ayuda urgente y aquí estamos esperando. ¿Que podíamos aguantar? No, no podemos. Juzguen ustedes mismos: este es el panorama que tenemos y por el que les pedimos ayuda. Es muy fácil quedarse sentado sin hacer nada, ¿verdad? Que otros luchen por tí. Yo tengo mis propios asuntos y son más importantes. Necios, esto es más que un montón de animales. Están en formación y eso no es algo natural. Si os pedimos ayuda urgente, es porque necesitamos la ayuda urgentemente. Mirad nuestras tropas, están luchando en grupos de dos para poder contenerlos. Nuestras mayores armas son estos robots que veis. No es fácil, son muy resistentes en todos los aspectos. Y por si no fuera poco, ahora están viniendo unos bichos voladores. Os pedimos ayuda porque sabemos que sois buenos, sois los mejores que hay, y esto es algo serio. Terminad vuestra graduacion, son sólo dos horas. En dos horas, todos nosotros estaremos muertos y vuestra raza estará condenada a la extinción.

Mirad el campo de batalla, es un caos total y no podremos. Ayuda enseguida. Todo el que nos oiga y se considere preparado que vengta. No tendrá ingún beneficio, sólo tendrá una batalla donde probar sus aptitudes y demostrar que realmente se merece ese título que le van a dar. Muchos no os lo mereceis: Vuestros padres han pagado a los profesores para tener aprobados. Eso no es algo nuevo. ¿Es justo? No, en absoluto, Ahora es cuando vuestro adiestramiento se debe mostrar ante vuestros padres. Que no sea en vano el tiempo que habeis pasado. Venid y ayudadnos YA.

Y Joel se volvió a concentrar en la batalla, confiando en que Jean desconectara la conexión de vídeo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s