Se acaban las clases

Publicado: 25/11/2011 en La muerte fría

Finalmente, sonó el timbre y todo el mundo fue al sitio que le correspondía.

Todos los miembros de último curso formaron tras la tarima con todo su equipamiento, algunos, como Joel, parecían una montaña maciza de metal del monton de equipamiento que tenían encima.

-Estimados padres-dijo el director-, es para mi un orgullo presentarles a sus hijos. Nosotros hemos cumplido con nuestro deber y les hemos intruido en el manejo de las armas y en todas las disciplinas que nos pidieron. Ahora, sus hijos están preparados para cualquier contingencia que les depare el futuro. Nos gustaría hacer una mencion especial a Joel, que ha sabido guiarnos hacia la victoria que tanto nos había costado. Un aplauso por favor.

Y Joel se adelantó un paso e hizo un saludo marcial, mientras recibía los aplausos de todos los presentes.

-Ahora, vamos a repartir los diplomas por orden alfabético. Boris, ven a recoger el tuyo.

Y así pasaron diez minutos, recibiendo los diplomas y haciendo fotos con sus caras cámaras. Finalmente, fue el turno de Joel.

-Joel, ven a recoger tu merecidísimo diploma.- Y entre una tromba de aplausos, Joel se adelantó hasta recoger su diploma.

Un pequeño temblor resonó por toda la escuela. Minúsculos trozos de yeso cayeron desde lo alto, mientras los ecos del temblor se perdían. La congregación se quedó en silencio, extrañada.

-Ian, dime que hay fuera. Rápido.

-Pues no veo absolutamente nada.

-Eso es imposible, algo tiene que haber provocado ese temblor.

-Exacto. No veo absolutamente nada.

-Pero…

-Tengo varias cámaras situadas en todo el perímetro y todas han fallado. Solo se ven interferencias. Fuera hay algo, y sea lo que sea, es grande e inteligente.

-Mierdamierdamierdamierda.-Dijo Joel bajando de un salto de la tarima.-No había otro día para entrar y destrozarlo todo, ¿verdad? Tenía que ser el último día de todos. Maldito sea quien lo haya hecho.

Y se asomó a la puerta para ver que era eso que había causado tanto alboroto. Segundos después, cerró la puerta.

-Vale, tenemos ahí delante un pequeño problema. Y por pequeño quiero decir gigantesco. Y por problema quiero decir ejército de bharks.

-¿De que?-Preguntó un congregado.

-Para no entrar en detalles, son unos gusanos de cinco metros y piel muy dura por todos lados salvo por dos extremos. En uno tiene la boca y en el otro la bolsa secretora de veneno paralizante. Muy violentos. Son de sangre verde por la clorocruoninay son muy difíciles de matar.

-Bueno, pues dejemos que se vayan.

-No. No están de paso. Si tienes un cuadrado de seres vivos quietos y mirando fijamente tu posición, no están de paso.

-Pues llamemos al ejército. Ellos lo solucionaran.

-¿Cómo? ¿Lanzando una bomba y liquidándonos a todos? No, si alquien los mata, hemos de ser nosotros.

-¿Cómo habrán evolucionado hasta eso?

-Muy fácil: Están hasta las narices de vosotros y vuestros desmanes. Se han cansado, han evolucionado y ahora van a masacraros uno a uno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s