Publicado: 23/09/2011 en La muerte fría

Joel comenzó a caer, pero no vio al director por ningun lado, miró hacia arriba y lo encontró pegado a lapared por magnetismo, como era previsor, le lanzó una cuerda normal y corriente, con un nudo corredizo, que le enganchó los pies y quedó colgando de forma casi cómica, por los pies de un tipo que parecía flotar. Sin perder tiempo, subio por la cuerda hasta la primera vientana, luego otra y así hasta llegar al director, que estaba luchando por librarse de la cuerda. Joel se enganchó a la pared y subio hasta el alfeizar de la ventana del despach,o. Ahi lanzó una silla hacia abajo, para comprobar si habia red, la había.

Siguiendo su forma suicida de actuar, agarró al director y se tiró al vacio con el, mientras peleaban en el aire, dando estocadas de forma más lenta por el efecto del aire. Joel aprovechó para hacer caida en picado y situarse debajo suyo para darle estocadas, gracias a la suerte o a cualquier cosa, consiguio darle una patada en la entrepierna justo antes de llegar a la red, a la cual llegó tumbado y el director agarrandose las pelotas(imaginaoslo XD). Joel se arrastró hacia él y le puso las esposas en la espalda para evitar su huida. Tras bajar de forma accidentada de la red, se puso de pie y desfilaron todos rodeando al director enemigo.

Estaban a medio camino cuando comenzaron a temblar todos, pero los arboles del camino y el agua de los rios no se movia y nadie más parecía notarlo, eso solo posía decir que estaban atacando la escuela, y no precisamente de forma amigable por el temblor. Joel dejó a los diez voluntarios a cargo del director enemigo y con el resto de gente emprendió una loca carrera hacia la escuela, que la encontraron rodeada de cazas y naves de color amarillo huevo( este es el color, diria yo). Tras dejar a los droides en el almacén y volver a ser el mismo, fue hacia la parte alta del volcán(ya debía estar cansado, tanto correr y subir escaleras…). Una vez ahí, comenzó a idear un plan para quitarselos de encima.

Cuando Joel llegó arriba, gritó:

-Estoy cansado, me duelen los pies y quiero dormir, quitemonoslos de encima rapido: traed morteros y munición magnética. Y de paso pasad los escaners Térmico y Biológico.

Una vez lanzado el escaner Térmico, detectaron que solo había calor en el motor, pero la cabina aparecía como forrada de aluminio o algún otro tipo de metal. Entonces lanzaron el escaner Biológico: este reveló que no había emisiones de CO2 ni ningún tipo de gás y que la cabina no contenía materia orgánica.

Joel mandó plantar los morteros en el suelo, cargarlos hasta arriba de munición y apuntar cuando los cazas se acercasen. Esto surtió efecto, puesto que todos los cazas recibieron una bomba magnética que, tras unos pocos segundos, explotaba, finalmente, solo quedó un montón de chatarra de colores en el suelo, tan solo cuando dejó de humear, Joel se fue a dormir, durmió como un tronco y no se habría despertado si no fuera gracias a la bocina, que casi despertaba a los muertos.

Cuando volvieron a las clases, Todos los que participaron en la defensa y ataque en grupos destacados se libraron de hacer un ejercicio físico, que consistía en correr mientras se cortaban muñecos. En cambio, se dedicaron a perfeccionar el manejo de las armas. En cuanto llegaron a la herrería, tuvieron una grata sorpresa: las armas que habían pedido estaban talladas en madera y encima de sus mesas. El profesor les explicó que, tras tener las armas con las proporciones indicadas, se tallaba en madera para hacer mejor el molde, que consistía en un gran trozo de metal más resistente al calor que el acero de las armas, una vez se vaciaba el molde, se fijaba soldandolo y se guardaban las virutas para poder volver a usar el molde. Tardaron toda la mañana para hacer el hueco de forma exacta y luego volvieronn a las clases teoricas.

Tras un tostón acerca de tipos de ataques, se fueron a cenar, con el mismo puré poco apetitoso de siempre y luego a dormir.

A media noche, Laurence despertó a Joel, que se levantó refunfuñando y que preguntó por que lo había echo, a lo que Laurence contestó:

-¿No te dije que había días en que se hacían torneos clandestinos? Hoy se hace uno y se fijará la fecha y el lugar del próximo, venga, vamos, coje dos armas y no te preocupes del resto, se solucionará allí.

Joel examinó sus armas, que estaban en el armario de enfrente, escogió la espada y el mangual.

Joel escondió las armas bajo la camiseta y se puso a seguir a Laurence, a mitad del camino, apareció un profesor, Laurence pudo esconderese a tiempo, pero Joel no, así que hizo lo primero que se le ocurrió, hacerse el sonambulo.

-¡¡Joel, que estas haciendo levantado a estas horas!!
-Zzzzzzz
-¡Responde, que estas haciendo tan tarde fuera de la cama!
-Zzzzzzzz
-¿No me digas que eres sonambulo?
-Zzzzzzzz
-Vale, te dejo, no sea que me metan un expediente por provocar lesiones a un alumno(jodida educación).

Cuando el profesor desapareció por el pasillo, Laurence salió de su escondite y fue a “despertar” a Joel y continuar el camino, que finalizaron sin problemas, la sala en cuestión era un almacen de armas vacio, una sala de 80x80x3 aproximadamente y llena de cajas de carton y chapas. En el lugar había casi 100 personas y en el centro, había alquien de unos 16 años, con el pelo moreno, Joel reconoció a uno de los que lo habían acompañado. No sonaba ni una mosca, en cuanto fue la 1 en punto, comenzó a hablar:

-Bien, yo fui el ganador del año pasado y me toca organizarlo todo este año, para empezar, haremos tiro, pero serán dos partidas distitintas: una de paintball y otra de cañonazos(que consistia en coger pelotas negras, de tamaño y peso parecido a las de balomnano que se chutaban todo lo fuerte que se podía y se tenía que eliminar al enemigo), podeis formar alianzas temporales para eliminar a una o dos personas, alianzas para todo el rato y el ganador conseguirá 100 puntos por cada prueba, en total pueden ser 200 puntos, si hay una alianza hasta el final, se repartiran entre los integrantes de la alianza, todo el que quiera participar en el paintball, que entre en el campo, se puede refugiar donde querais menos bajo tierra. En cuanto te toquen, te retiras del campo.

Media sala entró en el recinto y el chico, que se llamaba Alan, repartió una escopeta semiautomática (de las de clak-clak) y un cargador con 100 bolas. Se situaron cada uno en un sitio y comenzó la cuenta atrás.

-Cinco…

Todos agarraron la escopeta más fuerte.

-Cuatro…

Joel comenzó a buscar un refugio seguro cercano.

-Tres…

Con el corazón a 100, Joel seguía buscando un refugio freneticamente.

-Dos…

Por fin, Joel encontró una caja vacía a dos pasos de el con la que se podría cubrir hasta que pasara el frenesí inicial.

-Uno…

Todo el mundo dio un paso delante y puso el dedo en el gatillo, todos estaban buscando un blanco y mirando de evitar que los eliminaran, todos con el corazón acelerado.

-Y cero

Joel dió una voltereta hacia la caja y se tapó con ella justo a tiempo, puesto que impactaron contra la caja 5 bolas a la vez. Mientras Joel hacía un agujero en la caja con una navaja pequeña, el sonido de disparos disminuyó, cuando por fin hizo el agujero para pasar la escopeta y apuntar, comenzaron a caer como moscar, puesto que no veian a Joel, que los iba elmiminando uno a uno, sin desperdiciar ni un tiro, finalmente, quedaban 5 en el campo y Joel y Laurence estaban entre ellos. Joel dejó el refugio de la caja, muy colorida debido a los tiros recibidos, y fue a buscar a Laurence, por el camino estuvo a punto de recibir varios disparos que esquivó más por suerte que por otra cosa y llegó a la chapa en la que se defendía Laurence, que no le disparó por poco y por las palabras que le dijo Joel:

-Hagamos una alianza, tu y yo contra todos esos de fuera, no te traicionaré.

Esas simples palabras bastaron para que Joel se refugiara bajo la misma chapa y una lluvia de disparos que impactó en la pared de enfrente.

Joel no perdió el tiempo y lo eliminó de un tiro. El tiempo pasaba y nadie disparaba, la espera se hizo eterna. Cansado, Joel se levantó y preparó el disparo, cuando asomó la cabeza para apuntar, Joel le disparó en toda la jeta. Joel trazó rapidamente un pla disparatado: Que Lurence saliera a campo abierto y le hiciera salir, en ese momento Joel le dispararía, pero para engañarlo, Laurence debía pegar un tiro para hacerla creer que Joel estaba eliminado.

Como no tenían alternativa, Laurence pegó un tiro al suelo y Joel soltó varios improperios (insultos, para que nos entendamos) un segundo más tarde, Laurence salió a campo abierto y le dijo:

-Sal y deja de esconderte si eres hombre, o es que eres tan gallina que necesitas esconderte para ganar.

La treta dio efecto y el otro salió, pensando que Joel había sido eliminado, en cuanto levantó la escopeta para disparar, Joel hizo lo propio y Laurence también, mientras los dos cargaban, Joel puso el dedo en el disparador y apretó, por precaución, cargó otro tiro. A pesar de las precauciones, el otro se percató de que era una treta y fue a ocultarse, la bala de Joel cruzó el aire, directa hacia donde habría estado su corazón. A semejante distancia, la bala se desvió ligeramente de su trayectoria hacia la izquierda e impactó en su cabeza.

Joel salió de su escondite, se puso en medio del campo y dejó la escopeta con el cargador en el suelo, Laurence siguió con la escopeta en alto durante un instante, aunque terminó bajandola y dejandola en el suelo. La ovación fue generalizada a los dos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s