Publicado: 23/09/2011 en La muerte fría

De la mochila, Joel sacó los dos diamantes. El padre de idemara fue a cogerlos con la mano, pero Joel se anticipó y se los sacó del alcance.

-¿De donde los has sacado?-fue la pregunta del padre.
-Del interior del crater del volcan. Hay un monton, tienen forma de piedras normales y el mismo color, pero cuando los limpias quedan así.-Dijo Joel enseñando un diamante pulido hasta ser totalmente transparente.

Mannel(el padre de idemara) se quedó quieto. Entrar a buscar los diamantes sería un peligro, aunque también un buen negocio. Le costaría una fortuna conseguir el equipo y la mano de obra, pero podría conseguir millones de dinuks(la moneda). Como contrapartida, sería muy fácil perder el equipo y la mano de obra. No, decididamente era demasiado arriesgado.

En cuanto se fueron, entró Joel, el cual decidió explicarle la continuación de su historia(por fin, el momento más esperado de todos o casi todos).

Recuerdas el final de la batalla. en la que 6000 soldados humanos destrozamos a cerca de 100000 enemigos. Pues en cuanto terminamos, decidimos retirarnos antes de que la vanguardia llegara. Esos 100000 soldados solo eran la avanzadilla. Mientras nos retiramos, vimos un fuego, o mejor dicho, una columna de humo. No era nuestra, dado que estabamos todos juntos. Del enemigo tampoco, puesto que vimos aterrizar a todas las naves. Con curiosidad, nos dirigimos al fuego.

En cuanto llegamos a el, quedamos asombrados: Había chozas que ese podían fundir con el entorno, el fuego era enorme y había unos seres escamosos distintos en su totalidad. En ese momento alguien recordó a los dinosaurios, seres enormes o pequeños, a cuatro patas o a dos, con cola. Ahí estaban, habíamos resuelto el misterio de la “extincion” de los dinosaurios. Entonces, el que parecía el jefe nos miró. Era un triceratops tres veces más grande que un humano, con una corona de hojas y flores en su corona(la parte ósea que rodea la cabeza). Portaba un cetro en su pata. Si, iba de pie.

Bueno, creo que ya es hora de que descanses, recuerda lo que dijo el médico.

Joel hizo caso a Paul y durmio de un tirón cerca de doce horas. Cuando despertó, vio el rostro de Idemara delante suyo. Envuelta en la bruma de la semiinconsciencia, era una vision hermosa. Joel comprendió en ese momento que la amaba. Cerró los ojos para disfrutar de la sensacion. Cuando volvió a abrirlos, estaba completamente despejado. Idemara seguía ahí. Joel levantó el brazó y la agarró. Atrajendola hacia si mismo, le susurró al oído:
-Te quiero, Idemara, más que a nada en el mundo, por ti volvería a la cueva de los horrores una y mil veces.

-Yo también te quiero, Joel, pero mi padre no nos dejará hacerlo, pertenecemos a mundos distintos. Yo soy rica y libre, y tu eres pobre y has sido esclavo. Yo soy culta y tu casi analfabeto. De momento no puede ser. Más tarde, si.

-Pues te juro que iré a la escuela y no descansaré hasta tener una pequeña fortuna y cierta cultura. Mientras espérame, por favor.

Era el último día de la recuperación de Joel, para pasar el tiempo, había estado mirando una saga que echaban por la tele, precisamente esa le había gustado, Joel apagó la tele. El próximo día era el día de inicio de curso en un internado y estaba dispuesto a matricularse. Los otros esclavos habían reunido cierto número de posesiones que tenían algo de valor para poder pagar la matrícula. Era un colegio alienígena y, dado que eran una raza guerrera, había una gran afición por las armas y los combates, se enseñaban artes de lucha elementales(segar para tirar, manejo de las armas, artes sucias, estrategia simple), artes marciales(judo, kárate y taekwondo), historia, gramática e idiomas varios. Era conocido en todo el planeta la competición de lucha de la escuela. El vencedor se matriculaba automáticamente. Tambien era conocido que todos los niños eran ricos y “regalaban” un aumento de notas a ciertas personas.

Paul vino a ver como estaba, la mejoría se notaba a la legua, estaba robusto, moreno y sereno, para distraerle le contó más historia:

El triceratops se nos puso delante y con voz grave y profunda nos dijo:
-¿Que quereis, seres venidos de fuera?¿por que irrumpis en nuestro planeta con vuestras naves espaciales y manchais nuestro sagrado suelo con sangre en nuestras festividades?

-Venimos en son de paz, somos de la tierra, salimos a explorar el espacio cuando esos que nos han atacado nos aniquilaron. Tenemos la sospecha de que vosotros venis del mismo planeta que nosotros.

-Sabemos quienes sois, de donde venis y quienes son ellos. Ellos trataron de atacarnos cuando salíamos de nuestro planeta a ver otros mundos. Debido a sus contaminantes naves, el cielo se oscureció durante una semana(no fue un meteorito). Por suerte, estábamos mejor equipados en cuanto a armas que ellos. Les inflingimos una derrota aplastante, que recordarán para siempre. Entonces todos abandonamos el planeta, nos establecimos en este y continuamos nuestra vida simple. Conocemos vuestro idioma por los observadores en el planeta natal, al que llamais tierra, por lo que sabemos, han evolucionado bastante.

-¿Y como es que no hemos encontrado restos de vuestras edificaciones?

-Al salir de nuestro planeta, las regamos con ácidos tan potentes que pueden derretir hasta el diamante, los edificios se fundieron con la tierra y desaparecieron. Nadie supo nada de los formidables guerreros que una vez lo poblaron, pero veo que tenemos que volver a actuar. Y somos como vosotros, cuando nos levantamos todos, no nos gana nadie, y menos si los hemos ganado ya.

El jefe dinosaurio hizo sonar un cuerno, era un sonido gutural, que llenaba el alma de un espíritu de lucha sin igual, después soltó un bramido potentísimo, que salía del alma misma. Cuando dejo de resonar, en el follaje se vio cierta agitación. Entonces, un tiranosaurio de 12 metros, completamente acorazado con metal y otras sustancias no identificables (plásticos y cosas así) salió del follaje, luego otro, y otro, y cien mas. Formaron en cuadrados de cincuenta con un gran espacio al medio. Entonces, se lleno el espacio con anquilosaros (dinosaurios acorazados con bolas de hueso en la cola) cargando cañones enormes en su espalda, además de estegosaurios(los que tienen pinchos en la cola), cargando otro tipo de cañones. Cada dinosaurio con cañón tenía un par de oviraptores pequeños a su lado, que eran los encargados de manejar los cañones, apuntar y cargar. El ejercito estaba compuesto además de una miríada de dinosaurios carnívoros acorazados mas pequeños y cierta cantidad de herbívoros de cabeza dura, en la cual tenían pinchos, el numero ascendía a mas de 5000 cañones y 10000 tropas de a pie.

Al hacer sonar el cuerno y lanzar el bramido, todos los enemigos se habían enterado de su posición, nosotros lo sabíamos y ellos sabían que lo sabíamos, tambien sabían que teníamos aliados, pero no sabían cuales ni cuantos. En cuanto la primera nave se puso a tiro, diez cañones dispararon a la vez, sin hacer ruido y de forma prácticamente invisible. El resultado fue una explosión que parecía fruto de un error de combustión. A medida que venían más naves, iban parandose, ya que los disparos eran diferentes y afectaban a los motores solamente. Cuando no había más naves a la vista, todos los cañones dispararon tres veces, fueron 15000 disparos, cada uno más destructivo que el anterior. Estos disparos eran bolas de cañón incendiarias, en cuanto tocaban algo, esplotaban, causando más explosiones a su vez. Cuando terminó la carnicería, casi no cayo ni un pedazo de chatarra, puesto que toda había sido pulverizada y reducida a polvo. Las tropas de a pie, cuando nos atacaron por el suelo, no esperaban ver como sus naves explotaban en pedazitos, y menos todavía esperaban el ataque por sorpresa de 1000 velocirraptores y todos nosotros, el resultado del enfrentamiento en ese planeta fue una masacre sin precedentes, con pocas pérdidas de nuestra parte.

Ahora, a dormir, que mañana empiezas en la academia.

Joel durmió como un tronco, al despertar, se vistió y cogio algo de dinero, para pagar la matrícula. Idemara y su padre lo estaban esperando en la puerta de la casa para acompañarlo. El edificio estaba a 30 minutos de la casa en coche, consistía en un edificio tallado en la falda de un volcán bajo, Era de roca y el centro del volcán se usaba como lugar de entrenamiento y como plaza de torneos, las habitaciones estaban talladas en la roca y las clases tambien, por fuera tenía columnas de estilo corintio(a buscar, vago, que yo no quiero explicarlo ahora) y un friso(lo mismo que antes), lo que le daba un estilo griego. Había un sismógrafo y una academia de estudio de volcanología al lado(por si acaso, XD). En la recepción había cola, había uno que no se aclaraba en la ventanilla. Joel cogió un folleto y miró que “asignaturas” le gustaría estudiar, había unas que eran fijas, Joel cogió además, idiomas, historia y estrategia.

Mientras Joel miraba el folleto, vino una limusina de 20 metros. De ella bajó un joven pálido, con el pelo negro y largo, sus ropas eran negras y parecía frágil, pero sus ojos ardían de fuerza mental(física no, estaba más flojo que un palillo). Entonces le tocó el turno y dejó de mirarlo. Cuando se matriculó, le dieron un plano y le dejaron escoger su paquete de armas, que iba incluido en el precio. El repertorio era variado, espadas largas, cortas, a dos manos, para lanzar, mazos, hachas, tridentes, redes, arcos de todos los tamaños, luceros del alba(algo parecido a un mangual, pero sin cadena), lanzas… el repertorio era enorme. Podía coger 5 armas. Joel cogió una espada corta, el mazo, un arco, una lanza y un mangual(un palo con una bola con pinchos). En el lote iba incluido una armadura y un traje de reproducción de movimientos en un robot(para los torneos). En cuanto estuvo listo, Joel buscó su habitación.

 

Joel tardó 5 minutos en encontrar su habitación, estaba en la misma planta que la dirección, en un piso intermedio, con vistas al interior del volcán. Había una mesilla de noche y un armario pequeño por cama. De las tres camas de la habitación, la de la derecha estaba ocupada por un joven de la misma edad de Joel, de pelo castaño y estatura baja sin ser regordete. Joel se cogió la del centro. Tardó otros 5 minutos en instalarse. Mientras se instalaba, trabó una conversación con el chico de al lado. Así averiguo que se llamaba Laurence, su familia era adinerada, se dedicaban al comercio de armas(muy fructífero en tiempos de guerra, o sea, siempre).

En cuando terminó de instalarse, llegó el que ocuparía la cama que quedaba. Joel se llevó una sorpresa cuando vió que era el chico pálido que había visto. Se instaló en silencio y guardó sus cosas en silencio, luego se fue. Joel preguntó a Laurence:
-¿Quien es ese chico de ahí?

-Se llama Ian. Es el hijo de un importante senador, que es amigo del presidente(pero de todo, no solo del planeta). Nunca dice nada que no sea indispensable.

-Ya puestos, ¿a que hora sirven la comida y cuando empiezan las clases?

-El almuerzo a las siete y media, la comida a las dos y la cena a las nueve. En la cama hay que estar a las diez y media. Las clases empiezan a las siete y media, con un espacio a las diez y media para comer algo. A la una y media, fin de las clases de la mañana y a las tres y media, clase hasta las cinco. A partir de las cinco, comienzan los combates de entrenamiento y simulaciones de batalla hasta las nueve menos cuarto. La primera semana no hay combates de entrenamiento ni simulaciones, solo se refresca lo aprendido. Tambien hay ciertas “cosas” por la noche, a cargo del ganador del último año de esas “cosas”. Los profesores lo saben, pero no saben la hora ni el lugar ni la fecha. Si nos pillan, nos mandan a las habitaciones, no por salir de noche, si no por habernos dejado pillar(estos profes si que son raros). Por la mañana, las clases de esfuerzo físico, por la tarde, las clases mentales, dicen que es para no cansarnos demasiado.

-Pues ya es la hora del rancho, anda, vamos a comer.

Despues de cenar, que solia ser potaje/sopa de sangre (la de los espartanos), fueron todos a dormir. No durmio casi nadie por el nerviosismo de la Prueba Inicial, una prueba que se realizaba a principio de curso para ver el nivel.

A las siete de la mañana, se levantaron todos por el megafono(si, los despertaban a gritos). Desayunaron una cosa blanca y poco apetitosa, pero con un sabor a fruta fresca y un regusto a chocolate que no estaba tan mal(cosa rara, la verdad). Luego formaron todos en el patio con armadura y armamento completo. Cada uno fue con su tutor cuando llegaron. El grupo de Joel siguio a Eklos, su tutor. Los llevaron arriba del volcan (que era alto, y con la armadura y las armas…). Una vez ahi, les dijo:

-Vais a caer hacia abajo, debeis evitar llegar a la red de seguridad, podeis hacer lo que querais. Cuanto más alto, más puntos. Adios.

Y dijendo esto, los tiró al vacio por trampolines. Eso los cogio por sorpresa. Joel agarro la primera arma que pudo. El martillo. Con el dio un golpe a la pared del volcán(que era extrañamente lisa, comparada con la del anterior que havia visitado, ya sabeis, el de la caverna de los horrores). La pared se resquebrajo. Sonriendo, cogio las armas que pudo. Se las puso bajo los pies y saltó sobre ellas con la intencion de frenar su caida. Cuando fue más floja, dió un golpe con todas sus fuerzas co el martillo a la pared (el martillo tenia una parte puntiaguda). El choque lo dejó sin respiración un instante. Mientras bajaba disminuyendo la velocidad, empujaba el martillo hacia adentro. Cuando por fin paró, trató de subir un poco. Pero una herida entre las placas de la armadura, a la altura del hombro se lo impidio. Entonces miró a los demás. La mayoria se habian enganchado al alfeizar, unos cuantos habian hecho como el, cinco o seis habian caido a la red e Ian habia usado una flecha con dispositivo de apertura retardado a tres segundos atado a una cuerda, que se habia enganchado a un colchon y habia parado su caida.

Eklos lo apunto todo en su libreta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s