Publicado: 23/09/2011 en La muerte fría

Ven sobrino, que te explicaré la historia de la humanidad y de las estupideces que cometió-dijo el abuelo Paul. Paul era un anciano de 85 años de edad, una barba incipiente y una media calva. Conocía la historia porque la había vivido.

Joel se la sabía de memoria, pero le gustaba que se la contara, así que se sentó en el asiento enfrente de la mecedora y su abuelo comenzó el relato.

-Como ya sabes, nosotros siempre hemos sentido fascinación por el espacio, por eso estamos aquí, en medio del universo, perdidos en la nada. Cuando llegó el hombre a la luna, el avance tecnológico fue imparable, construimos asentamientos en la luna, alcanzamos Marte y colonizamos ahí, aumentamos la velocidad de nuestras naves, adaptamos los planetas para sobrevivir, creamos naves individuales, y cuando salimos de nuestro sistema solar, nos creímos los amos del universo.

Exploramos sistemas solares colonizándolos, descubrimos planetas con plantas e incluso descubrimos un planeta con seres inteligentes que capturamos y convertimos en casi esclavos, al fin y al cabo, pensamos, solo son unas tribus, no conocen nada.

Creímos que éramos los únicos inteligentes de nuestro universo, cuando llegamos al centro de nuestra galaxia y exploramos todos y cada uno de los planetas, y no descubrimos más que un par de tribus, decidimos que ya se nos había quedado pequeña nuestra galaxia, y fuimos a la galaxia vecina, hicimos lo mismo y fuimos yendo cada vez más lejos- entonces Paul hizo una pausa, su voz era casi un grito, porque la había ido alzando cada vez más, llenó la pipa con trozos de plantas, la encendió, y continuó su relato- Entonces, llegó la gran catástrofe, descubrimos otra nave, estábamos eufóricos, había vida inteligente que había conseguido salir al espacio. Decidimos contactar con ellos, descubrimos que eran idénticos y que aquello era un carguero, por eso iba lento respecto a las otras naves, intercambiamos varios regalos y continuamos, una semana después, el carguero llegó a la tierra y no comunicó que toda su civilización había sido destruida. Imagínate, toda una civilización destruida en siete días. Decidimos que era hora de preparar una defensa, por si nos atacaban. Construimos acorazados, desarrollamos blindajes, nos costó años de trabajo pero conseguimos crear un cañón solar que pulverizaba todo lo que tocaba, creamos ejércitos todo para un eventual ataque, pasaron varios lustros y nos fuimos relajando cada vez más, hasta que ocurrió la Gran Catástrofe: nos atacaron a nuestros más grandes asentamientos, todos tenían una buena defensa, pero nos la destruyeron, no recibimos ninguna transmisión, decidimos ir a investigar.

Cuando casi habíamos llegado a nuestro destino nos encontramos a los atacantes, eran altos, fibrosos, con el pelo del color de fuego y un brillo mortal en los ojos , nuestra cañonera blindada voló en mil pedazos, los que íbamos en ella y nos salvamos, fue por los pelos. Era un infierno en el espacio. El planeta había sido pulverizado completamente, solo quedaban pequeños asteroides flotando. Cuando nos reunimos los supervivientes, descubrimos que había pasado lo mismo en todos los planetas, entonces, la raza entera se echó a temblar.-Paul hizo una pausa.

Entonces se oyó un estrépito en la puerta: un alienígena estaba plantado en ella.

-La cena, malditas babosas, y deja de contar la historia o tendremos que freírte, maldito abuelo.

La cena consistía en unas tostadas, un poco de agua y un puré grisáceo, de aspecto asqueroso.

-Joel-dijo Paul- aprovechando que están todos durmiendo, que te parece si continuo con la historia.
-Vale- dijo Joel- me encanta como la cuentas.

-¿Recuerdas que nos estaban destrozando con los acorazados?
Joel asintió.
-Pues un día decidieron atacarnos en donde más duele, en la tierra, todos la amábamos, a pesar de que le habíamos hecho tantos túneles que no se caía por pura suerte, todos la queríamos. Nos atacaron con naves ligeras, yo las vi pasar desde el campo, era el único campesino de la tierra, todos los trabajos pesados los hacían robots, pero a mi me gustaba sudar, pincharme con las malas hierbas y trabajar. En cuando volví a casa y puse la televisión, las imágenes me sobrecogieron, habían destruido la mayor base aérea de la tierra, había fuego por todas partes, cascotes volando y ríos de sangre. La base estaba completamente destruida, también algunos de nuestros más importantes monumentos, la torre Eiffel, la gran muralla china…

Estábamos todos desolados y, en nuestra furia, decidimos devolver el golpe, lanzamos la mitad de nuestra flota, una semana después volvió un tipo, nos dijo que habían aniquilado parte de su tropa y que el era uno de los pocos supervivientes.

Estábamos desesperados, un día, vimos una de sus naves sin guarnición, decidimos capturarla, como los piratas, la asaltamos y la capturamos a cambio de un montón de vidas. Pero descubrimos por qué era tan difícil destruir sus naves, tenían un escudo, generado a partir de las moléculas de hidrógeno del espacio, desviaban o absorbían nuestros disparos laser, así que creamos una réplica y probamos con la munición normal, pólvora y un trasto, el escudo no lo resistía, armamos todas nuestras naves así, pero nos quedamos con reservas muy bajas de metal. El Gobierno hizo un llamamiento de todos los humanos para probar que tal se nos daba la puntería y el manejo de las naves, a mi se me daba bien la puntería, de hecho me escogieron para la nave insignia, entonces comenzó una lucha sin cuartel, dejamos en la tierra a los que no nos servían, los otros planetas hicieron lo mismo, nosotros tardamos en levantarnos, pero cuando lo hacemos, somos fieros luchadores.

En los meses siguientes preparamos a toda la tripulación para la guerra, ejercicio físico todos los días hasta conseguir levantar 100 kilos como poco.

Un movimiento interrumpió la historia, habían llegado a su destino, habían llegado al planeta nasamef, cuna de la civilización enemiga. Hicieron bajarlos a todos y los fueron distribuyendo por la base, había no menos de 100000 millones de humanos alineados, a medida que los examinaban, se los llevaban a la calle o al interior, todos los que fueron al interior no volvieron.

Después de un largo día de trabajo, Joel volvió a casa de sus amos, había estado reparando los desperfectos de la valla tras un día de granizo.

Paul lo esperaba en la cocina, debido a su edad le había tocado cocinar.

Joel se puso a su lado y le ayudó, mientras, Paul, le siguió contando su historia.

-Salvo algunas escaramuzas sin importancia, nos reunimos todos en una base temporal, nos organizamos, trazamos planes, dividimos las escuadras…

Dos días después, nos fuimos de aquel planeta, era un yermo, no crecía nada, había montañas puntiagudas que daban escalofríos solo con verlas de lejos. Cuando nos fuimos, en aquel planeta hubo una gran zona calcinada en un cráter, continuamos con la rutina: ejercicio, comida y ejercicio.

Finalmente vimos el planeta enemigo, estaba como el planeta Venus, una gran capa de polución lo cubría. No detectamos ninguna nave por lo que pasamos a las armas laser convencionales, bajamos y destruimos todo lo que había: edificios, personas, estructuras subterráneas… no quedó piedra sobre piedra, aquel planeta acabó humeando, arboles humeando, ruinas, ríos teñidos de sangre y la tierra negra y estéril. Sabíamos que por eso nos guardarían rencor por siempre-Paul se detuvo a remover el puchero y vigilar la comida.- Entonces vimos la flota enemiga, eran montones, tapaban el sol y nosotros no sobreviviríamos en aquel planeta, alzamos el vuelo y nos fuimos a otro lugar, la flota enemiga nos seguía de cerca, hostigándonos hacia una dirección desconocida.

Alguien entró por la puerta, era el amo.
-A callar, toca comer.

Entonces fueron todos a comer y luego a dormir, mañana prometía ser un día agotador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s